Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE DOMINGO 16 1 2005 ABC Rajoy pide en San Sebastián a Zapatero que no negocie con ETA- Batasuna Advierte que sería un disparate aceptar el diálogo propuesto por Otegi que presidió la reunión de la ejecutiva provincial, recuerda que la coalición ilegalizada está considerada como organización terrorista por la UE ANA ANTOLÍN SAN SEBASTIÁN. El dirigente del PP, Mariano Rajoy, defendió en San Sebastián la oferta hecha al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para garantizar la soberanía y la unidad de España y dijo que ahora habrá que ver si el Gobierno comparte o no estas cosas y cómo actúa En cuanto a la propuesta de Batasuna, afirmó que no tiene validez alguna. El líder de los populares coincidió ayer, en San Sebastián, con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero que, a escasos diez minutos de la sede de los populares, participaba también en un acto de partido. Casi al mismo tiempo en el que intervenía Zapatero, Rajoy compareció ante la prensa, junto a la presidenta del partido en el País Vasco, María San Gil, después de presidir la reunión del comité ejecutivo provincial. En su intervención, el dirigente popular reiteró que su oferta a Rodríguez Zapatero deja claro que el PP estará siempre al lado del Gobierno socialista en la defensa de la unidad, la soberanía, el modelo de Estado constitucional, la solidaridad, la igualdad y las reglas del juego A partir de ahí dejó claro que la pelota está en el tejado del Gobierno, que es el que, a su juicio, debe reconducir o evitar que se ponga en juego la unidad y la soberanía nacional. A partir de este momento, veremos si el Gobierno comparte o no estas cosas y cómo actúa advirtió en clara referencia a la tramitación del plan Ibarretxe en las Cortes Generales. Rajoy explicó que su oferta se fraguó a raíz de la aprobación del plan Ibarretxe el pasado 30 de diciembre y que, con ella, el PP quiere responder a la inquietud que ha generado en la ciudadanía en general, no sólo en los votantes del PP, este proyecto y otras actuaciones como la apertura de un proceso de reformas que no se sabe qué es lo que pretende así como determinadas declaraciones que afectan a la esencia de nuestro sistema de valores b El dirigente del PP, Aznar cede todo el protagonismo a Rajoy en su primer acto de partido b Los militantes guipuzcoanos le dieron las gracias al ex presidente del Gobierno por permitir que los demócratas vivamos mejor en el País Vasco A. A. SAN SEBASTIÁN. En un tono relajado y de emoción contenida, el ex presidente del Gobierno y presidente de honor del PP, José María Aznar, reapareció en un acto de su partido con motivo de la cena de Año Nuevo organizada por el PP de Guipúzcoa. Aunque no habló, su presencia en San Sebastián, donde acudirá de nuevo el próximo sábado para intervenir en el décimo aniversario del asesinato del Gregorio Ordóñez, congregó la atención de numerosos medios de comunicación. En el mismo escenario en el que hace un año Aznar no pudo contener la emoción al despedirse de los afiliados de Guipúzcoa y se echó a llorar, fue recibido con aplausos por los centenares de militantes que acudieron a este acto de confraternización. Esta es tu casa le dijo en nombre de los populares de Guipúzcoa su presidenta, María José Usandizaga. También, en medio de los aplausos, le dio las gracias por permitir que los demócratas vivamos mejor en el País Vasco Ambiente distendido La cena suscitó una enorme expectación al tratarse del primer acto público en el que Aznar coincidía con su sucesor, Mariano Rajoy. El ex presidente del Gobierno se reservó para sus compañeros de partido, con los que habló de forma distendida y despreocupada, a pesar del retraso, de dos horas, con el que hizo su aparición Rajoy. Y es que a la misma hora en que le aguardaban fotógrafos y periodistas, las nueve de la noche, comparecía en La Moncloa para informar de su encuentro con Rodríguez Zapatero. La cena comenzó sin Rajoy, con Aznar acompañado de su esposa, Ana Botella; los principales dirigentes del PP vasco, como su presidenta María San Gil o el alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, y también el ahora eurodiputado Carlos Iturgaiz, -Jaime Mayor justificó su ausencia por encontrase en otro acto- así como Loyola de Palacio. En la mesa a la que, después, se sumó Rajoy, y también el secretario general del partido, Ángel Acebes, los asuntos más comentados fueron. frente a la actualidad doméstica los de política internacional. La futura entrada de Turquía en la Unión Europea ganó por goleada al plan Ibarretxe y ni siquiera se mencionó la propuesta que el mismo viernes por la tarde formuló Batasuna al presidente del Gobierno. Rajoy prueba una torta de San Blas que le ofreció un periodista de EITB tan importantes En otro momento dijo que no tiene ningún valor la carta abierta de Arnaldo Otegi a Rodríguez Zapatero para que negocie con ETA. Dicho esto, añadió que el presidente del Gobierno no puede aceptar la invitación al diálogo del portavoz de una formación declarada organización terrorista por la Unión Europea y los tribunales, y que no condena la violencia. Para Rajoy, este escenario, del que EFE Una carta sin valor Para el presidente popular, a raíz de esta deriva de acontecimientos da la impresión de que partidos que representan al dos y pico por ciento de los españoles en referencia a los nacionalistas, estaban obligando al Gobierno a tomar decisiones que no eran las más razonables Insistió en que 148 escaños son más que ocho y que un dos por ciento de los ciudadanos no puede condicionar temas tan serios y Rajoy afirmó que con su oferta a Zapatero el PP responde a la inquietud que ha generado el plan independentista Insistió en que lo único que cabe esperar de Batasuna es su anuncio de que no apoya el terrorismo Zapatero y él no llegaron a hablar en el encuentro que mantuvieron el pasado viernes en La Moncloa, supondría un disparate y significaría negociar las vidas de las personas, sus derechos y libertades En la sede del PP de Guipúzcoa, donde presidió el comité ejecutivo provincial en compañía de la candidata a lendakari por esta formación, María San Gil, el líder popular subrayó que lo único que cabe esperar de Otegi es que anuncie que no apoya la violencia ni la actuación de ETA en primer lugar, y, después, que ETA deja las armas A su juicio, éste es el único mensaje importante que pueden aportar, en este momento, Batasuna y ETA, y que significaría la mejor apuesta por la paz que cabe por su parte. Así, afirmó, de forma taxativa, que el presidente del Gobierno no puede sentarse a dialogar con quien negocie con una pistola encima de la mesa Y se preguntó de qué va a hablar el presidente del Gobierno con un señor que apoya una organización terrorista