Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 15 1 2005 ABC ENTREVISTA Lleva las riendas de Carrera y Carrera, la empresa española de joyería fundada en 1885, de cuyos talleres, en Madrid, salen esas formas caprichosas, de líneas innovadoras y materiales exquisitos, con que se adorna un cierto tipo de mujer, la que valora y, por tanto, paga ese minucioso trabajo artesanal con que están hechas cada una de sus joyas. Al estilo personal de la Casa, donde ante todo predomina el arte, se ha unido la gestión de María Eugenia Girón, consejera delegada de la empresa en estos últimos años, que ha repercutido en su proyección internacional y en el volumen del negocio. Una mujer con ese sexto sentido para la empresa- -hasta ahora patrimonio casi exclusivo del hombre- -que, con talento, pasión y tenacidad ha sabido definir estrategias y motivar a su gente para colocar el producto muy alto. Premiada por la Vedaba como mejor ejecutiva de 2004, trata de compaginar, como puede y le dejan, su vida familiar con el trabajo de alta ejecutiva, faceta nada fácil y a la que muchas mujeres renuncian de antemano superadas por sus propias situaciones. Este galardón ha sido un reconocimiento a una labor bien hecha y también una forma de motivación fantástica que anima a seguir adelante a esta mujer cuya trayectoria profesional ha estado siempre muy ligada a la industria del lujo. ¿Le parece que el mundo del lujo engancha? -No tengo ninguna duda, porque la belleza y la búsqueda de la excelencia enganchan. Pero lo que más engancha son las personas a las que atrae la industria del lujo, gentes que combinan el interés por la estética con la complicación de llevar un negocio. La industria del lujo engancha y los que empezamos en ella ya no podemos dejarla. Además, al ser internacional da una dimensión muy interesante. -La Real Academia dice que lujo es todo lo superfluo, pero detrás hay una industria muy importante. ¿Debería modificarse la definición? -Sí. No es una palabra que describa bien lo que representa esta industria, pues engloba aquello que se necesita cuando acaba la necesidad, cuando el lujo lo que aporta es algo más que sus valores tangibles porque, tanto al que lo compra como al que lo disfruta, aporta unos valores intangibles que van más allá del producto en sí. -Su empresa es de las pocas que da una idea de marca de lujo en España. -Carrera y Carrera es de las pocas marcas españolas inter- MARIA EUGENIA GIRÓN Consejera delegada de Carrera y Carrera Las grandes joyas hay que mirarlas por detrás Ha acabado el 2004 con el premio de la Fedepe- -Federación de Mujeres Directivas y Profesionales- -a la mejor empresaria y se dispone a comenzar este frío 2005 con tenacidad y pasión, la misma que ponen las mujeres cuando hablan de sus joyas POR CARMEN FUENTES que la fuente del éxito es que el producto sea creativo y diferente y el liderazgo de esa creatividad exige tener mucha sensibilidad. ¿Dónde se aprende eso, viajando, en museos o en la calle? -Mirando y viendo a la vez. Viendo arte, que es lo que nos va a educar el ojo, y aprendiendo a verlo y a sentirlo. -En joyería la competencia es terrible, ¿cómo lo llevan? -Nos gusta, porque creemos que en la medida en que se sea un gran conocedor de la joyería, y mas exigente se sea, más posibilidades de éxito tendremos porque el producto que hacemos tiene un altísimo nivel de excelencia. Nos gustan los consumidores formados, educados en el producto que hacemos, sensibles, exigentes... Japón, por ejemplo, es el mercado más exigente del mundo, en cuanto a calidad. ¿Cuál es su principal mercado? -Fuera de España estamos en 26 países y nuestro primer mercado es Japón seguido de Rusia y los países del Este. Los rusos son grandes conocedores de joyería porque han tenido una enorme tradición que, desgraciadamente, se olvidó durante décadas pero que ahora aflora con fuerza. Saben de joyas y están sacando las que les quedan de familia. En Rusia hay exigencia por la calidad de las piedras, por la terminación del producto. A nosotros nos va muy bien porque nuestras joyas tienen un altísimo nivel de calidad que apreciar y con detalles para disfrutar de unas piezas únicas y artesanales. -Algunas empresas joyeras tardan años en sacar mo- DANIEL G. LÓPEZ nacionales en el sector del lujo y la única en el mundo de la joyería. Al proyectarnos fuera hemos tratado de que esos valores intangibles estén muy ligados a los valores de España. Con nuestras joyas hacemos compartir a los clientes los valores de lo español y la imagen profunda de los valores de la España contemporánea. Hoy la tradición no tiene sentido si no se expresa en clave de contemporaneidad y de modernidad. Ese es nuestro reto, utilizar la técnica artesanal para crear un producto innovador y contemporáneo. ¿Cuál es la característica de sus productos? -La miniescultura, la fuente de inspiración (siempre en el mundo de la naturaleza y de lo orgánico) y el acabado mate que está al servicio de la miniescultura. Carrera hace la miniescultura y la reinterpreta con una técnica muy particular y específica basada en una fundición, donde conseguimos un alto grado de detalle y un acabado mate que per- mite apreciar el detalle de la miniatura. Con un acabado brillo no se podrían apreciar esos detalles que han sido esculpidos primero en cera, luego en plata y después en oro. La escultura en miniatura sigue siendo el ingrediente principal que hace a nuestros productos diferentes. ¿Cómo se renuevan? -Acercándonos a la moda. -En el mundo del lujo, ¿cómo buscan clientes entre la gente joven? -Nos dirigimos al consumidor que se interesa por el diseño, la innovación, la moda, la arquitectura... Ese que está buscando formas de expresión diferentes, porque la manera de captar nuevos clientes es innovando, pero con productos diferentes fieles al estilo de la marca. -Para dirigir una compañía de joyas ¿es imprescindible tener una gran sensibilidad por la estética? -Sin duda, por- Medallón Shangai en oro amarillo, con cordón de seda azul. Se aprecia la miniescultura característica de la casa, acabada en mate