Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 SÁBADO 15 1 2005 ABC Deportes Llegó Gravesen, el jugador que le faltaba al Real Madrid El presidente elogió el perfil del primer fichaje de invierno de su mandato JULIÁN ÁVILA MADRID. El medio centro danés Thomas Gravesen se comprometió con el Real Madrid por lo que queda de temporada y otras tres más. El club ha pagado al Everton de tres millones y medio de euros y el jugador percibirá en torno a los dos millones y medio brutos por campaña. Se trata de uno de los fichajes más deseados por los últimos inquilinos del banquillo. Un medio centro de perfil defensivo. Ante la crisis de juego y de resultados del Madrid en la primera parte de la temporada, Florentino Pérez ha accedido a reforzar el equipo en el mercado invernal por primera vez desde que es presidente del club. Es el jugador que nos faltaba. Estamos encantados y convencidos de que con esta nueva dirección deportiva vamos a hacer un final de temporada ilusionante, acorde a nuestro club dijo el presidente en la presentación del jugador. Su llegada ha levantado expectación entre los medios de comunicación. Quizás sea por tratarse de un futbolista desconocido para muchos aficionados, aunque el propio presidente se encargó de elogiar su perfil: Dicen que es un luchador, un jugador de carácter competitivo. Thomas es un excelente futbolista de alta calidad técnica, que ha sido más de cincuenta veces internacional. Hemos fichado al mejor jugador danés, lo dice su seleccionador El jugador, por su parte, no se salió del guión más populista, plagado de tópicos. Estoy contento y orgulloso de estar aquí. Agradezco al presidente y a los directivos su confianza comprándome. Es un sueño llegar al club más grande del mundo. Voy a dar todo en cada partido... Las lesiones abren la puerta a los refuerzos Thomas Gravesen y Javier Portillo podrían estrenarse mañana contra el Zaragoza, partido que presenciará Pelé. Resultaría chocante porque sólo han participado en un entrenamiento, pero los acontecimientos mandan. La enfermería está al borde del colapso y Vanderlei Luxemburgo puede verse obligado a tirar de los nuevos. Guti no se ha entrenado a lo largo de toda la semana por culpa del virus de la gripe y el danés podría entrar en el once antes de lo previsto. La participación del delantero es más compleja, aunque también es posible porque los tres delanteros arrastran molestias. Ronaldo tiene problemas en el soleo de la pierna izquierda; Raúl sufre una sobrecarga en el bíceps femoral de la pierna izquierda; mientras que Owen regresó del partido de la Copa del Rey ante el Valladolid con un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Ninguno está descartado para el partido de mañana, aunque no sería extraño que alguno no entrase en la convocatoria. Por otra parte, Iván Helguera sigue con molestias en el tobillo izquierdo (jugará ante el Zaragoza) mientras que Mejía, también lesionado en Valladolid, se lesionó en la musculatura flexora del muslo derecho (está descartado para mañana) Sacchi saluda a Gravesen, que ya luce el número 16 blanco EFE PERFIL Un estibador en la corte Real JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Tercer danés Gravesen será el tercer futbolista danés que juegue en el primer equipo del Madrid. Le precedieron Jensen y Laudrup. Povlsen no pasó del Castilla a finales de los años 80. Henning Jensen llegó en 1976 procedente del Borussia Moenchengladbach alemán. Jugó tres temporadas, tiempo en el que disputó 101 partidos (19 goles) Celebró dos títulos de Liga y marcó el gol número 300 del Madrid en la Copa de Europa. Fue dirigido por Miljanic y Molowny. Michael Laudrup, quizás el mejor jugador danés de todos los tiempos, llegó después de terminar su contrato con el Barça (1994) Jugó dos años (76 partidos y 16 goles) Consiguió un título de Liga. Fue entrenado por Valdano, Del Bosque y Arsenio. Laudrup participó en el 5- 0 del Barça al Madrid (8- 1- 94) y el 5- 0 del Madrid al Barça (7- 1- 95) en los dos casos en el equipo vencedor. Una mezcolanza de estilos se da en él. Parece un estibador del puerto de Roterdam, o un tabernero irlandés capaz de abrirle la cabeza a Colin Farrell, compatriota macarrón donde los haya. Pero en Thomas Gravesen las apariencias engañan. Bien, es un gran danés con el que el Madrid intenta equilibrar sus líneas, un perro malo (otro de sus apodos junto al ogro) que haga el trabajo sucio. Sin duda, lo hará, pero no se engañen, es un jugador técnico de salida esmerada, un futbolista que juega mucho metros más arriba de lo que requiere un medio centro, casi un medio punta con llegada y gran visión de juego. Es un futbolista polivalente, capaz de correr kilómetros y kilómetros, pero con la pausa necesaria para hacer un fútbol de precisión. Sus cifras le avalan: diez goles en el Vejle, su primer equipo, seis en el Hamburgo y nueve en el Everton, pero los goles es lo de menos. Sus estadísticas hablan de un futbolista capaz de dar más pases de gol que Xabi Alonso, de tener un 77 por ciento de pases acertados, de una rentabilidad extrema (11.448 minutos en 141 partidos en total y 1.813 en 21 encuentros de esta temporada) Un futbolista que sobresalió en el Mundial y en la Eurocopa junto al atlético Gronkjaer. Un bromista de primera Luego está él, en persona, que es otra cosa. Laudrup le teme y dice que le ve con problemas en el Madrid, capaz de alzar la voz y acordarse de quien sea si tipos como Zidane o Ronaldo racanean a la hora de arrimar el hombro: Un jugador como él deberá tragarse muchas cosas, y no creo que le haga gracia Personaje de impulsos, que genera odios y amores en el vestuario (Rijkaard puso peros en este aspecto a la hora de considerar su fichaje) pero también capaz de crear fide- lidades a prueba de bomba. Es conocido como un bromista de primera (le metió hielo en sus partes a Gronjkaer, lo que no le hizo mucha gracia, y puso sus partes pudientes encima de la cabeza de Claus Jensen) Loco por nadar en las piscinas, dice que odia perder, es un competidor de primera y nunca se rinde, ni dentro ni fuera del campo. Un tipo de los de Santiago Bernabéu. El hecho de que Tyson se pusiera su camiseta antes del combate ante Brian Nielsen, y también otro de sus apodos, el Gascoigne danés le retratan. Pero a pesar de su fama de agresivo, no es un loco ni soy un demente ni un hooligan sólo que me gusta divertirme jugando al fútbol Es un devora kilómetros, pero buen jugador, considerado como uno de los mejores extranjeros en la Bundesliga (Hamburgo) y en la Premier (Everton) y un gemelo, pero mejor futbolista, de otro estibador de pro: Tofting, un culturista de primera en la selección danesa.