Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 1 2005 Economía 83 Philips deja España tras cerrar su última planta y despedir a 415 empleados La compañía sólo ha abierto negociaciones con el comité de la factoría barcelonesa b El Guipuzcoano ganó un 20 más en 2004, hasta los 43 millones ABC MADRID. El grupo Banco Guipuzcoano obtuvo en 2004 un beneficio neto de 43 millones de euros, lo que supone un incremento del 20 respecto al año anterior. Según informó ayer esta entidad en un comunicado, el grupo Guipuzcoano culminó con éxito su plan estratégico 2002- 2004, ya que en este periodo la inversión crediticia aumentó un 50,9 los recursos gestionados un 34,7 y el resultado neto un 34,9 mientras que se abrieron 31 oficinas en localidades en las que este banco carecía de implantación. En cuanto a los datos más relevantes de 2004, destaca la apertura de nueve oficinas en Castilla y León, Castilla- La Mancha y Andalucía, con lo que esta entidad contaba ya con 242 sucursales al final del ejercicio. También crecieron los márgenes de negocio, ya que el de intermediación, por ejemplo, ascendió a 115,76 millones, lo que supone un crecimiento del 4,8 respecto al año anterior. Las mismas fuentes precisaron que esta positiva evolución en un entorno de bajos tipos de interés fue posible gracias al aumento del volumen de negocio, en particular de la actividad hipotecaria, y a la intensa actividad comercial de la red de oficinas. Destaca asimismo el incremento del volumen de negocio, dado que la inversión crediticia alcanzó los 3.575 millones de euros, con un aumento interanual del 23,9 Los sindicatos aseguran que el cierre ha sido premeditado y no responde a los vaivenes del mercado y exigen a Philips que reoriente su producción E. ARMORA BARCELONA. Los rumores de que Philips ponía fin a su presencia industrial en España empezaron a cobrar peso en septiembre del año pasado cuando la multinacional holandesa anunció que aceleraba el trasvase de producción de su planta de bombillas de Barcelona- -Lámparas Z- -a Polonia. Ayer, la dirección de la compañía comunicó oficialmente a los trabajadores de esta factoría que esos rumores son ya una realidad y que las instalaciones, en las que trabajan 165 empleados, se clausurarán definitivamente para trasladar la producción al Este, según informaron fuentes sindicales. Unas horas más tarde, la compañía hizo público un comunicado en el que especificaba que todavía no tiene del todo decicido el cierre y que simplemente mantiene un proceso de diálogo con el comité. Se mostró igualmente abierta a pactar con los trabajadores un expediente de regulación de empleo para la totalidad de la plantilla en el supuesto que, según afirmó, decidamos rescindir la actividad en la planta El cese de producción en esta última factoría supone el despido de los 165 trabajadores de la plantilla y la pérdida de otros 250 empleos indirectos, con lo que un total de 415 personas se Instalaciones de la multinacional holandesa en Barcelona quedarían sin trabajo. Estos despidos se sumarían a los 150 que ya se produjeron en junio de 2004 cuando la multinacional decidió poner fin a su actividad en la planta de La Garriga (Barcelona) CC. OO. mayoritario en la factoría, asumió ayer con preocupación la noticia, que confirmaba sus peores augurios. El sindicato exigió a Philips que continúe invirtiendo en actividades industriales en el Estado y que se intenten crear nuevas producciones. YOLANDA CARDO Una fábrica a medio gas Los sindicatos empezaron a desconfiar sobre los planes de la empresa en enero de 2003, cuando la dirección de la multinacional rechazó el plan de viabilidad propuesto desde el Centro de Investigación Empresarial- -vinculado al Departamento de Trabajo de la Generalitat- que planteaba una reconversión de la actividad de la planta hacia el sector de la automoción. Desde 2003 hasta ahora la planta de Lámparas Z funcionaba a medio gas según explicaron a ABC fuentes sindicales. En 2003, la factoría, instalada en Barcelona desde 1908, produjo 180 millones de lámparas y el año pasado apenas alcanzó los 130 millones, muy por debajo de la capacidad máxima. Como consecuencia de este declive, cerca de 50 trabajadores perdieron su empleo, aunque fueron indemnizados. Los sindicatos denuncian que el cierre ha sido premeditado. Recuerdan que en 1996 el Ayuntamiento de Barcelona recalificó los terrenos en los que se ubicaba Lámparas Z y que al año siguiente la compañía se trasladó, con lo que se embolsó 4.361 millones.