Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 1 2005 Sociedad 55 Religión El Episcopado analizará con Juan Pablo II la actual situación de las relaciones Iglesia- Gobierno en España La Conferencia Episcopal acude al Vaticano en visita ad limina b La ronda de contactos se inicia este lunes con la presencia en Roma de los obispos de CastillaLeón, Navarra, País Vasco, Aragón y La Rioja JESÚS BASTANTE MADRID. Los obispos españoles comenzarán este lunes la visita ad limina apostolorum a Juan Pablo II, un encuentro que tiene lugar cada lustro y cuyo objetivo es que el Santo Padre reciba de primera mano toda la información referente a cada una de las diócesis de nuestro país, así como la situación de la Iglesia a nivel estatal. En los sucesivos encuentros que el Pontífice mantendrá con los obispos- -y que se prolongarán hasta el 6 de marzo, un día antes de que dé comienzo la Asamblea Plenaria que elegirá presidente del Episcopado español- Juan Pablo II pasará revista a la actual situación de las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno socialista, siendo bastante probable que el Papa pueda pronunciar varios discursos en los que abordará los nuevos retos y tensiones entre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y la Conferencia Episcopal, así como otras cuestiones, como el referéndum sobre la Constitución Europea o el plan Ibarretxe. Durante la visita, además, el Papa recibirá por separado a cada uno de los obispos, con quienes mantendrá una entrevista personal de quince minutos. Casi todas las diócesis han organizado peregrinaciones de fieles, que tendrán una audiencia con Juan Pablo II, un hecho que ya se ha convertido en tradición en el caso de España. Oración ante la tumba de los apóstoles Según establecen los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico, los obispos deben acudir a Roma cada cinco años para peregrinar y orar en la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo, así como encontrarse con el Papa, ante quien presentarán un informe de sus respectivas diócesis. Del mismo modo, los obispos visitan diferentes dicasterios de la Curia vaticana. El origen de las visitas ad limina apostolorum datan del siglo IV, aunque fue el Papa Sixto V quien en 1585 las institucionalizó. La última ocasión en que los obispos españoles rindieron visita al Papa en el Vaticano data de comienzos de 1998. Desde entonces, el estado de salud del Pontífice y sus viajes han impedido que el encuentro ad limina tuviera lugar en la fecha originaria, y han tenido que pasar siete años- -en lugar de los cinco habituales- -para que los prelados trasladen a Juan Pablo II su visión de la realidad en sus iglesias particulares, así como las difíciles relaciones que la institución eclesiástica encuentra en nuestro país tras la victoria del Partido Socialista en las generales, y su traslado en algunas disposiciones legislativas- -divorcio y matrimonio entre personas del mismo sexo- -y en cuestiones relativas a la enseñana de la Religión y la financiación de la Iglesia. Así, visitarán la Secretaría de Estado, las Congregaciones de Obispos, Clero, Educación Católica y Doctrina de la Fe, así como los Consejos Pontificios de Promoción de la Unidad Cristiana, Diálogo entre Religiones y Laicos. Juan Pablo II ayer, durante el funeral por el cardenal Schotte Durante su estancia en Roma, los prelados españoles permanecerán hospedados en el Colegio Español de Roma y en el Colegio Montserrat. En estas jornadas, los prelados participarán en dos misas en la Basílica de San Pe- AP dro- -previsiblemente presididas por el Santo Padre- -y otra en la Basílica de Extramuros, donde se encuentra sepultado san Pablo. Hay otras citas previstas en la agneda de los prelados españoles en Roma. Cuatro tandas Un total de 74 obispos- -más el administrador apostólico de Jaén- -acudirán, en cuatro tandas, al Vaticano para ser recibidos por el Santo Padre. Los primeros en acudir serán los responsables de las provincias eclesiásticas de Burgos- -que engloba dicha diócesis, además de Bilbao, Vitoria, Osma- Soria y Palencia- Pamplona- -a la que se suman San Sebastián, Calahorra y Jaca- Valladolid- -donde también se incluyen Ávila, Ciudad Rodrigo, Salamanca, Segovia y Zamora- y Zaragoza- -junto a Barbastro- Monzón, Huesca, Tarazona y Teruel- quienes permanecerán en Roma desde el lunes hasta el 26 de enero. Posteriormente, pasarán por la Ciudad Eterna las provincias eclesiásticas de Madrid, Mérida- Badajoz, Oviedo, Toledo y Castrense (24 al 30 de enero) Barcelona, Tarragona y Santiago de Compostela (del 21 de febrero al 2 de marzo) y Granada, Sevilla y Valencia (27 de febrero al 6 de marzo) El Cónclave se reduce a 120 cardenales tras la muerte del purpurado belga Jan Pieter Schotte JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. El número de cardenales que pueden participar en el Cónclave que elegirá al sucesor de Juan Pablo II ha bajado a 120, de un total de 184 purpurados que pierden el derecho a voto en la elección de Pontífice al superar los 80 años como los españoles Ángel Suquía Goicoechea, de 88, y Antonio María Javierre Ortas, de 83. El próximo mes de julio, cuando cumpla los 80 el cardenal Francisco Álvarez Martínez, el número de cardenales electores españoles se reducirá a cuatro, que son, por orden de edad: Ricardo María Carles Gordó, Eduardo Martínez Somalo, Julián Herranz y Carlos Amigo Vallejo. La cifra de 120 cardenales electores ria despues de los de Pedro de Betsaida y Pío IX. Los últimos tres cardenales de Pablo VI con derecho a voto son el alemán Joseph Ratzinger, decano del Colegio Cardenalicio, el norteamericano William Baum y el filipino Jaime Sin. es la máxima prevista en la legislación eclesiástica pero, para garantizar una participación máxima a pesar de los fallecimientos y exclusiones por edad, Juan Pablo II ha superado varias veces el techo llegando en 2001 y 2003 a un total de 135 cardenales electores. El Santo Padre presidió ayer las exequias del cardenal belga Jan Pieter Schotte, cuyo fallecimiento configura un hipotético cónclave de 59 cardenales europeos, 22 iberoamericanos, 14 norteamericanos, 12 africanos, 11 asiáticos y 2 de Oceanía. La práctica totalidad de los electores, 117 sobre 120, han sido nombrados por Juan Pablo II durante el tercer Pontificado más largo de la histo- El Papa permanece Los papables pasan, el Papa permanece es un comentario que refleja en Roma la extraordinaria duración del Pontificado de Juan Pablo II y su intensidad incluso en estos últimos años en que tiene que utilizar una silla de ruedas especial, de altura variable, creada para ceremonias y actos públicos. En otoño de 2003 perdió bruscamente la capacidad de hablar, pero la recuperó al cabo de unos meses. Recientemente, debido a una dificultad respiratoria, ha vuelto al antiguo sistema de leer tan sólo el primero y el último párrafo de sus homilías y discursos, delegando en sus colaboradores la lectura del resto.