Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 15 1 2005 ABC Salud CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA JAVIER MENÉNDEZ Biólogo molecular de la Northwestern University de Chicago ECOGRAFÍA EN TRES DIMENSIONES a aplicación de la física a la biomedicina continúa dando sus frutos y, en el área del conocimiento de la obstetricia, la ecografía ha supuesto un avance extraordinario durante los últimos años para el diagnóstico prenatal. La mejora tecnológica se ha perfeccionado hasta tal punto que la exploración ultrasónica en dos dimensiones tiene ya una calidad importante. Por ello, el advenimiento de las tres dimensiones no ha hecho sino mejorar y perfeccionar las imágenes obtenidas. La reciente aparición de los equipos llamados 4 D añaden una nueva faceta, como la posibilidad de observar al feto intraútero en movimiento en tres dimensiones. Como señala el doctor Rafael Botín, director del Instituto Cinca, en Madrid, podemos ver al feto y estudiarlo, prácticamente, en tiempo real Este tipo de exploración durante el embarazo permite obtener cortes anatómicos más reales y aumentar la resolución diagnóstica al superarse la sensibilidad para detectar prenatalmente ciertas patologías estructurales fetales. Así, con la exploración tridimensional- -explica Botín- -se puede observar al feto en los tres planos del espacio, alterando la orientación del volumen de zona seleccionado previamente en imagen bidimensional. Hay que tener en cuenta que los actuales ecógrafos 3 D son de utilización menos problemática que los de la anterior generación, y necesitan una exploración con menor tiempo para la embarazada, aunque también es verdad que el estudio de las imágenes captadas requiere más tiempo por parte del especialista para analizar los órganos y sistemas corporales del feto. Un aspecto a destacar de la ecografía en tres dimensiones es que los especialistas pueden apreciar el contorno, perfil y características anatómicas del rostro y cráneo del feto cuando hay líquido amniótico suficiente por delante de estas estructuras. Esta situación permite- -según Botín- -llevar a cabo un diagnóstico de malformaciones faciales, que era más difícil de realizar con la ecografía 2 D A pesar de todo, aún no se ha conseguido el perfeccionamiento diagnóstico en este campo, pero sin duda la ecografía en tres dimensiones es una herramienta muy útil para obstetras y ginecólogos que también la pueden utilizar para detectar quistes y tumores del aparato genital femenino, precisando características volumétricas y morfológicas de forma más concreta. Podemos inhibir el oncogén más importante en cáncer de mama Acaba de demostrar en laboratorio que el aceite de oliva puede inhibir la expresión del oncogén más mortal en el cáncer de mama, presente en una tercera parte de los tumores. Ahora, tras publicar la investigación en Annals of Oncology intentará trasladarlo a animales y humanos TEXTO: GONZALO ZANZA FOTO: ABC L ¿Cuál fue el origen del trabajo? -El objetivo inicial fue el efecto del ácido oleico sobre distintos oncogenes. Elegimos el Her 2 neu (erbB- 2) el más caracterizado y más importante en el cáncer de mama, con presencia entre el 25 y el 30 de los tumores y el de peor pronóstico. ¿Se buscó reducir este oncogén con otras grasas, además del oleico? -Sí, con ácidos grasos poliinsaturados. Hemos encontrado que algunos son capaces de inhibir la expresión de este oncogén. El más importante es el ganma linoleico, procedente de distintos aceites de plantas, y su capacidad de reducción es muy similar. ¿A qué le da más importancia, a la reducción de un 46 de la sobreproducción de Her- 2 neu o a que duplique la eficacia del antitumoral trastuzumab? -Es mucho más importante la reducción del oncogén. Teníamos muy pocas evidencias de lo que pasaba a nivel molecular con los componentes del aceite de oliva y este es el primer estudio que demuestra que podemos inhibir el oncogén más importante en cáncer de mama. ¿Se hubieran conseguido estas reducciones del oncogén sin la acción combinada del antitumoral? -Sí, igualmente. En el estudio hemos publicado parte de los resultados que teníamos en el laboratorio utilizando concentraciones relativamente bajas, que se podían obtener con una dieta rica en aceite de oliva. Empleando concentraciones más altas, en condiciones de laboratorio, hemos llegado a inhibir totalmente, el cien por cien, la expresión del oncogén. ¿Es un éxito? -Es muy esperanzador. Por fin tenemos una evidencia molecular que nos hacía falta, sobre todo a la investigación que se ha realizado en el sur de Europa, especialmente en España, dedicada al aceite de oliva y a los procesos cancerosos como el de mama. ¿Qué pasos va a seguir? -Sin duda, lo que nos hace falta, es conseguir financiación para hacer nuevos estudios en animales. Tenemos que trasladar estos resultados a modelos animales, después daremos el salto a la clínica, sin duda alguna. -Su investigación es una de las primeras en demostrar efectos positivos del ácido oleico sobre tumores. -Abre un gran número de puertas, que hasta ahora estaban completamente cerradas. Todos los datos que disponíamos respecto a los efectos sa- Nos faltaba demostrar a nivel molecular que estábamos inhibiendo el proceso tumoral y parece que lo hemos conseguido ludables del aceite de oliva eran epidemiológicos. Nos faltaba demostrar a nivel molecular que estábamos inhibiendo el proceso tumoral, y parece que lo hemos conseguido. -Le veo muy convencido de poder trasladar los resultados de laboratorio al terreno clínico. -Es muy difícil trasladar los resultados de un laboratorio a in vivo Pero los datos epidemiológicos que disponemos señalan que el riesgo de padecer un cáncer de mama en España es entre cuatro y cinco veces inferior al de Estados Unidos, y uno de los factores más importantes es la dieta, y dentro de ésta el contenido en grasas. Nuestra dieta mediterránea es rica en aceite de oliva. En estudios animales realizados en España- -anteriormente nuestro grupo había colaborado con Eduard Escrich en Barcelona- -publicamos que dietas ricas en aceite de oliva inhibían procesos tumorales en ratas. Ahora demostramos un paso más. -Existen muchos indicios de las ventajas de la dieta mediterránea ante el cáncer, pero pocos que lo demuestren. -Si leemos toda la literatura mun- dial sobre dieta mediterránea y cáncer, la mitad indica efectos favorables y la otra mitad desfavorables. Estamos todavía empezando y nos falta mucha evidencia molecular de lo que está pasando. -Un grupo de científicos reclama que cualquier estudio que trate sobre la dieta mediterránea incluya como única grasa el ácido oleico. -No soy médico, sino biólogo molecular. Las dietas mixtas siempre han sido las más ideales y saludables. No creo que basar la dieta exclusivamente en un omega 9 (ácido oleico) sea lo adecuado porque, por ejemplo, los aceites de pescado (omega 3) han demostrado aspectos beneficiosos. Un equilibrio entre ácido oleico y aceites de pescado sería lo más adecuado. ¿Cuándo comenzó el estudio? -Es la culminación de una aproximación experimental iniciada hace más de siete años atrás por Ramón Colomer en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Una muy activa, sana y constante colaboración entre Colomer, ahora desde el Instituto Catalán de Oncología en Gerona, y yo mismo, desde la Northwestern University en Chicago, nos ha permitido avanzar un paso más en el entendimiento de las íntimas relaciones entre factores dietéticos y el cáncer de mama. Las ideas pioneras de Ramón Colomer en el abordaje dietético del tratamiento del cáncer de mama reciben, con el estudio que ahora hemos publicado, un espaldarazo definitivo.