Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid SÁBADO 15 1 2005 ABC MADRID AL DÍA ESTAMOS APLANADOS MANUEL DE LA FUENTE ay vida más allá del Plan Ibarreche? ¿La hay más acá? ¿Hay otros planes pero están en éste? ¿Se expande el Plan Ibarreche? ¿Se expande el Universo? ¿Hay agua en el Plan Ibarreche? ¿Hay agua en Marte? ¿El Plan Ibarreche es finito o infinito? ¿Es de este mundo? ¿O es del más allá? ¿El plan de los solteros de Plan era un plan mejor que este plan? ¿El Plan Ibarreche es un buen plan, o es sólo un plan de fin de semana: sábado, sabadete, camisa nueva... ¿Es un plan con nata o es un plan con huevo? ¿En qué plan nos lo tomamos los que no tenemos nada que ver con el Plan? ¿El Plan incidirá en el precio de la cesta de la compra? ¿Es un plan de ataque? ¿Es un planazo, o es un planillo? ¿Entre cañita y cañita, se habla del Plan Ibarreche en los bares de La Elipa? ¿Qué se opina del Plan Ibarreche en los puestos del Mercado de San Miguel? ¿Y España no tiene un plan, un pedazo de plan que llevar ante el Parlamento de Vitoria? Vamos que se quieren poner a Plan y que de paso se pongan los demás, que están tan contentos con su dieta más o menos mediterránea y su rh de andar por casa. ¿Podemos domiciliar la hipoteca en el Plan Ibarreche? ¿A qué se parece más el Plan Ibarreche? ¿A un plan quiquenal? ¿A un plan de desarrollo, camisa azul, boina roja, y tijeritas de inauguración? ¿Al Plan Hidrológico? ¿O se parece al plan Marshall? vascongados os recibimos con alegría. La china del colmadito de abajo cree que el Plan Ibarreche (Ibaleche, dice la mujer) es como la fabada Litoral, y en lo de lata y latazo no le falta razón. Grisela María, la ecuatoriana de la pelu, creía que era un crecepelo, y a la pobre rumana que friega la escalera le entró como un mal pronto porque pensó que era un plan para resucitar a Ceaucescu. Y es que en la calle, la tropa, los de a pie, nos sentimos totalmente aplanados, con una depre que no se nos pasa ni hartos de chacolí, vamos que nos PLANteamos presentarnos en la Onu con nuestro propio plan debajo del brazo, porque esto ya lleva camino de convertirse en una gigan tesca amenaza PLANetaria. Mejor darles PLANtón. ¿H DIMES Y DIRETES SIGFRIDO HERRÁEZ Concejal delegado de Vivienda VIVIENDA CONCERTADA, UNA INICIATIVA A SEGUIR a vivienda es cada día más cara y por ello, las Administraciones Públicas deben redoblar sus esfuerzos para realizar políticas activas de vivienda alejadas de meros anuncios propagandísticos que, lejos de solucionar los problemas, contribuyen a generar nuevas dudas. Conscientes de ello, en el Ayuntamiento de Madrid y ante la frecuente acusación de que los ayuntamientos son los principales responsables del incremento de los precios, ya que especulan y se financian con la vivienda, hemos decidido actuar directamente sobre el problema. Sin entrar a valorar el escaso rigor de esas afirmaciones, para lo cual bastaría analizar fríamente los datos, hay que empezar por reconocer que la subasta, modelo seguido en muchos casos para la enajenación del suelo, puede servir de excusa perfecta para mantener las mismas. Precisamente por eso, pensamos que no sólo es necesario aclarar cualquier duda sobre la forma en que se vende el suelo municipal, sino que este suelo debe contribuir decisivamente en esa política activa de vivienda de la que antes hablaba. Por ello, desde el convencimiento de que en el momento actual es nece- L sario incrementar al máximo la promoción de vivienda protegida, y dado que entre nuestro patrimonio poseemos suelo urbanizable para la construcción de viviendas libres, que evidentemente no podemos desarrollar, se plantea cambiar éste suelo municipal, a través de un concurso desarrollado por la EMV, por suelo propiedad de promotores privados destinado a la construcción de viviendas protegidas que serían realizadas por la propia empresa municipal. En este caso además, se fija una cantidad de viviendas protegidas a obtener por cada una de las viviendas libres ofertadas, de modo que no consiste en ofrecer más suelo a cambio del suelo municipal al estar esta relación previamente establecida. De este modo, al no realizarse subastas, no deberían existir incrementos del precio del suelo achacables a la intervención municipal, por lo que debería además eliminarse cualquier sombra de especulación. Entonces, ¿cuáles son los criterios por los que se produce la adjudicación? Esta es precisamente la gran novedad de la formula, ya que, fijado de antemano el precio del suelo, serán las condiciones de la edificación resultante las que determinarán la adju- dicación del mismo. La propuesta, dado el precio que ha alcanzado actualmente la vivienda libre, considera que este es precisamente el criterio que debe ser el prioritario para la adjudicación, de modo que el adjudicatario será aquel que se comprometa a realizar las viviendas libres más baratas en ese suelo municipal. No será este evidentemente el único parámetro a valorar, ya que se considerarán también otros como el destino de las viviendas, valorándose así aquellas ofertas que favorezcan el acceso de los sectores con mayores limitaciones (jóvenes, familias con menores ingresos, discapacitados, etc. la oferta de viviendas en alquiler con rentas limitadas, la incorporación de criterios de eficiencia energética, y otros muchos que permitan que el patrimonio de suelo municipal contribuya activamente a una política real de vivienda. Nuestro objetivo es lograr el máximo beneficio social a partir del patrimonio público, y creemos que la puesta en marcha de la propuesta puede tener dos grandes efectos. Por un lado permitirá controlar el fraude en la vivienda protegida al incrementarse la promoción pública de las mismas; por otro se favorecerá la revisión del precio de la vivienda libre al introducir en el mercado un nuevo tipo de vivienda en condiciones muy diferentes a la que actualmente se realiza. Creemos que la vivienda resultante de estos concursos, que nosotros hemos denominado como Vivienda Concertada, puede ser realmente considerada como un nuevo tipo de vivienda, y que permitirá añadir un nuevo elemento al abanico de soluciones que deben aplicarse para afrontar con eficacia el problema de la vivienda.