Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 SÁBADO 15 1 2005 ABC Madrid Las listas de espera para operaciones se reducen a la mitad en un año, según Sanidad Más de 30.000 enfermos estaban pendientes de una intervención quirúrgica a finales de 2004 b En diciembre pasado, el 54 por ciento de los pacientes registrados tenía una espera inferior a 30 días, que es el plazo máximo que se propone el Gobierno regional SARAH ALLER MADRID. El compromiso de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, de que ningún madrileño espere más de treinta días para ser operado en la Comunidad parece estar cerca de cumplirse, o al menos así se deduce de los datos hechos públicos ayer por la Consejería de Sanidad. Tan optimistas fueron las cifras con las que se despacharon los responsables del departamento que cuesta trabajo imaginarse la evolución de la actividad quirúrgica en los últimos doce meses. El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, fue el encargado de hacer balance y, con ello, un recorrido por el número de pacientes que están en lista de espera en la región, la demora media que padecen y los desvíos que se producen al sector privado. Según sus datos, que fueron rechazados automáticamente por la oposición, un total de 30.271 pacientes engrosaban a finales de diciembre las listas de espera de los hospitales madrileños, lo que supone un descenso cercano al 50 por ciento si se contrasta con los índices de principios de año, cuando cerca de 60.000 enfermos hacían cola. Este balance, no obstante, se refiere únicamente a los pacientes que Sanidad entiende en espera estructural es decir, aquellos que ya están totalmente listos para una intervención. Por lo tanto, si de lo que se trata es de conocer cómo estaba la lista de espera global a finales de diciembre habrá que sumar los enfermos que rechazaron operarse en otro centro público distinto al suyo o bien en clínicas privadas- -3.984 a lo largo de 2004- -y los más de 4.600 que estaban aún pendientes de pruebas o que adujeron motivos personales. El resultado, 38.908 pacientes en la cola para operarse. Listas de espera en la Comunidad El objetivo del Gobierno regional es que ningún madrileño espere más de 30 días por una intervención Demora media (días) 65 Pacientes derivados a clínicas privadas 60,6 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre TOTAL 155 1.204 3.151 3.450 3.403 1.317 1.095 1.034 2.032 2.258 2.432 1.444 22.975 60 Reducción: 30,2 días en un año 54,1 55 50 45 40 35 30 55,4 45,8 49,7 30,4 Enero 59.381 Marzo 54.594 Junio 42.354 Septiembre 40.433 Diciembre 30.271 Pacientes en lista de espera estructural Tiempo de espera 31 días o más 13.844 pacientes Intervenciones En centros propios Menos de 30 días 54 %46 %16.427 pacientes 183.635 213.547 En centros concertados 22.975 16.468+ 39,5 %6.507 intervenciones más +15,98 %29.912 intervenciones más 2003 Salidas de las listas de espera en 2004 TOTAL 272.870 Operados en centros públicos 213.547 Operados en centros privados 22.975 2004 2003 2004 Rechazaron un centro privado o no fueron intervenidos por decisión del médico 36.348 E. SEGURA ABC Eran 60 días en enero de 2004 Sin embargo, la espectacular reducción en el volumen de las listas que precisó Lamela casi se queda en segundo plano cuando pasó a defender los datos de demora media que se barajan en el departamento. Según Sanidad, en un año se ha reducido a la mitad el tiempo de espera en operaciones, es decir, que se ha pasado gradualmente de 60,6 días de media en enero de 2004 a 30,4 a finales del pasado diciembre. Si estas cifras de la Consejería se trasladan paciente por paciente, la pre- sidenta regional puede estar tranquila, porque ya hay 16.427 pacientes- -el 54,26 por ciento del total- -que llevan menos de treinta días esperando por una intervención quirúrgica, por debajo incluso del compromiso según se encargó de recalcar Lamela. El desafío está ahora en las 13.844 personas que sí tienen, según Sanidad, esperas superiores a un mes, y que no permiten aún redondear el órdago de Aguirre. El consejero, que afirmó estar en el buen camino para lograr el objetivo, detalló también el estado de las derivaciones a clínicas privadas y que ayer adelantó ABC. Según sus datos, un total de 22.975 intervenciones fueron desviadas al sector privado a lo largo de 2004. Las operaciones, que se realizaron en doce clínicas concertadas con la sanidad pública, generaron un gasto máximo de 24 millones de euros a las arcas regionales y permitieron descargar las listas de espera a las que se en- Sube el sector privado La salida de pacientes de las listas de espera quirúrgicas creció un 19,5 por ciento el año pasado con respecto a las cifras alcanzadas en 2003 y se situó en 272.300 enfermos. La entrada de pacientes en los listados también fue jugosa. A lo largo de 2003, 230.000 madrileños pasaron a formar parte de este registro sanitario. A lo largo de 2004, los hospitales admitieron un 10 por ciento más de pacientes, hasta superar las 253.000 entradas. Las cataratas encabezan el ranking de operaciones más derivadas a clínicas privadas (12.924 en total) Le siguen las vasectomías (1.206) las varices (1.156) hernias (887) artroscopia (859) y cálculos biliares (619) El número de intervenciones desviadas a centros privados concertados ha crecido un 39,5 por ciento en doce meses. Así, se ha pasado de 16.468 operaciones en 2003 a 22.975 en 2004. frenta el Gobierno autonómico. Estos pacientes, que voluntariamente aceptaron la oferta de ganar tiempo operándose en un centro alternativo, representan cerca del 10 por ciento del total de intervenciones que se realizaron en la Comunidad el año pasado. El resto, 213.547 personas más, siguieron su curso normal en la red pública y fueron atendidas en centros sanitarios dependientes de la Consejería. Más de 3.900 dicen no La otra cara de la moneda, por tanto, la representan los 3.984 madrileños que rechazaron la alternativa de pasar por un quirófano privado o uno público distinto a su centro de referencia y que, como consecuencia, ya no entran en el compromiso de ser atendidos en un máximo de treinta días. No obstante, y a pesar de la negativa de algunos pacientes y teniendo en cuenta que el grueso de las operaciones en Madrid sigue estando realizán-