Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE SÁBADO 15 1 2005 ABC El líder del PP defiende un acuerdo que me exigía mi conciencia y mi país Mariano Rajoy cree que la reunión de ayer es el inicio de un buen camino dos grandes partidos deben tirar del mismo carro y decir a los españoles que tranquilos, que esta batalla la vamos a ganar C. H. MADRID. Mariano Rajoy quiso trascender ayer su condición de líder del primer partido de la oposición para convertirse en el portavoz no sólo de sus votantes, sino de muchos otros españoles que sin ser del Partido Popular creen que hay que salvaguardar lo que ha dado en llamar el espíritu constitucional Su conciencia y su país fueron los dos acicates que le hicieron presentar ayer una propuesta de pacto de Estado sobre modelo territorial que fue aceptado por el jefe del Ejecutivo y que se traducirá en la constitución de una comisión que estará en marcha mucho antes de la celebración de las próximas elecciones autonómicas vascas, según la estimación hecha desde el Partido Popular. b Defiende que los El pacto de Estado Rajoy acudió a la reunión con un documento de siete folios en el que se fijaban los puntos del pacto de Estado a acordar con el Gobierno y el PSOE, aunque, finalmente, no se concretó ninguno de ellos. Los principales puntos eran los siguientes: Cualquier reforma constitucional debe contar, como mínimo, con un nivel de apoyo similar al de 1978. Hacer las modificaciones necesarias para que la modificación de los estatutos de autonomía requiera mayoría de dos tercios, tanto en los parlamentos autonómicos como en las Cortes. Favorecer la gobernabilidad de las instituciones alavesas. Convocar de inmediato la conferencia de presidentes. Celebrar al inicio de este periodo de sesiones el debate sobre el Estado de las autonomías. Recurrir ante el TC el plan Ibarretxe. Inadmitir a trámite en la Mesa del Congreso la propuesta aprobada por el Parlamento vas. Retirar la reforma prevista para que la convocatoria de referendos ilegales continúe siendo un delito. El acuerdo alcanzado tendrá consecuencias inmediatas en la disminución de la crispación política y comenzará a visualizarse con toda probabilidad a partir de hoy mismo, cuando ambos líderes coincidan en San Sebastián en actos de sus respectivos partidos. Lo importante es que se recupere un espíritu exhortó Rajoy. queda aquel he entrado preocupado y he salido más preocupado de hace unos meses, cuando hablaron de las reformas constitucionales y estatutarias. Lo de ayer fue muy distinto. He venido en una circunstancia excepcional a hacer una oferta y el presidente del Gobierno la ha aceptado. Creo que es bueno para España proclamó para admitir a continuación que habrá dificultades, pero convencido de que se superarán como se superaron en el Pacto autonómico de 1992 o en el de 1996, que él negocio con el PSOE, primero en la oposición y luego en el Gobierno. Abrir un horizonte de certidumbre fue el deseo expresado por el presidente del PP, que se mostró convenci- do de que el acuerdo de ayer es el inicio de un buen camino que pasa, incluso por apoyar la estabilidad del Gobierno en caso de que esta fuera cuestionada debido al pacto con los populares, tal y como han llegado a amenazar desde ERC. Rajoy no quiso ser más explícito sobre hasta dónde llegará este apoyo a la estabilidad gubernamental y parlamentaria, pero justificó que tanto su partido como el Gobierno tienen que hacer un esfuerzo en defensa de principios básicos sin desdeñar en absoluto Zapatero que tiene un partido que está dispuesto a ayudarle porque, recordó, 148 diputados son más que ocho en referencia tanto a su poder parlamentario como al de ERC. Un compromiso por la estabilidad que pasa hasta por los Presupuestos Generales ¿Qué representa y hasta donde llega la oferta para asegurar la estabilidad parlamentaria del Gobierno en caso de que ERC cumpla su amenaza y lo deje en minoría? Entre otras cosas por la posibilidad de que el PP permitiera pasar los Presupuestos Generales del Estado absteniéndose en la votación y dejara de decir no por sistema según indicaron fuentes asistentes al retiro de Sigüenza, donde se suscitó este asunto a iniciativa del propio Rajoy. Se trataría, agregaron los mismos medios, de que el presidente del Gobierno no se sienta acosado por los nacionalistas e independentistas a la hora de abordar las cuestiones referentes al modelo de Estado. En el núcleo duro del PP consideraban difícil que Zapatero rechazara esta oferta de pacto de Estado aunque no esperaban un sí tan rápido como el que dio ayer. Con este bagaje, el PP también está dispuestos a negociar, retrasar o eliminar, llegado el caso, algunas de sus peticiones como la reunión de la conferencia de presidentes o el debate sobre el Estado de las autonomías, además de alguna otra de tipo jurídico. Tiempos díficiles Vienen tiempos difíciles y los españoles nos exigen tranquilidad y certidumbre comentó Rajoy convencido de que no hay nada que no pueda ser reconducido Y esa reconducción de una situación crítica abierta por la aprobación del plan Ibarretxe en la Cámara vasca viene de la mano de un acuerdo en el que creo y que me exige mi conciencia y mi país dijo. El líder del PP dijo salir satisfecho de su reunión con Zapatero. Muy lejos Diferentes estrategias También admitió que hay diferencias sobre las estrategias, hasta el punto de que, a pesar del acercamiento de ayer, el Grupo Popular puede volver a insistir en que la mesa del Congreso de los Diputados inadmita a trámite el plan Ibarretxe para que no se debata en pleno, tal y como quiere el Gobierno, aunque luego los representantes del PSOE y del PP vayan a votar en contra del mismo. En todo caso, Rajoy- -que se mostró dispuesto a un pacto con los socialistas vascos para intentar cambiar el signo del gobierno autonómico- -acudió ayer a la reunión con un documento mucho más amplio en el que explicitaba, por ejemplo, que PP y PSOE acordarían dar una respuesta conjunta al Plan Ibarretxe tanto en el Congreso, como en otras instancias políticas así como en los tribunales, asuntos en los que no se avanzó. Tras reiterar cuestiones ya conocidas como su petición de recurrir el proyecto secesionista en el Tribunal Constitucional, también proponía un cambio en las mayorías parlamentarias requeridas para modificar los estatutos de autonomía, pasando de la mayoría absoluta a otra cualificada dos tercios de la Cámara. Estos y otros serán asuntos para tratar dentro de la comisión, ahora, lo que quiere el PP es que las dos principales fuerzas políticas del país tiren del mismo carro y digan a los españoles, que tranquilos, que esta batalla la vamos a ganar Aznar, en la cena de Año Nuevo del PP de Guipúzcoa ABC MADRID. El presidente de honor del PP, José María Aznar, asistió anoche en San Sebastián junto a Mariano Rajoy a la cena de Año Nuevo que tradicionalmente organiza el PP de Guipúzcoa. Rajoy se trasladó a esta ciudad en una avioneta particular tras reunirse con Zapatero. Rajoy, acompañado por Ángel Acebes, fue recibido por José María Aznar y su esposa, Ana Botella, y por destacados dirigentes del PP como la presidenta de los populares vascos, María San Gil (en la imagen entre Rajoy y Aznar) y numerosos simpatizantes del partido. AFP