Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 1 2005 Espectáculos 59 Sólo un beso Un optimista y romántico Ken Loach ¿se estará haciendo viejo? E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Ken Loach hace un cine que lo lleva escrito en la cara: afilado. Suele coger un lugar común y elevarlo a categoría de película social: el paro, la familia, las desigualdades, las injusticias, los malos tratos, la droga y la adolescencia... esos son los terrenos en los que florece su cine, generalmente pesimista, aunque veteado de un cierto y agrio sentido del humor. Su última película es, claro está, afilada y también sublima y olisquea un lugar común: el amor entre dos jóvenes de distinta raza y religión. Pero no es una película pesimista, sino francamente optimista, y que delata al pragmático y rojazo Ken Loach como a un viejo romántico: el amor es lo que importa y lo que prevalece por encima de diferencias y trabas familiares y sociales. Un beso, he ahí la rampa de lanzamiento de un amor inextinguible. El talento de cineasta de Ken Loach convierte esta película tantas veces vista en una nueva, en una historia pletórica de encantos y de señales de vida. Y despliega talento en dos terrenos difíciles, la elección de sus protagonistas y la descripción de sus ambientes. La pareja que forman los desconocidos Eva Birthistle y Atta Yaqub es modélica en todos los sentidos y cualquiera estaría encantado de incorporarla a su agenda de íntimos: son guapos, sencillos, buenos y tienen talante para regalar. Cada uno pertenece a un ambiente, el católico y el musulmán, y ambos son esculpidos con un cincel astuto que repasa y profundiza en los clichés que tan hábilmente domina Loach, pero que dejan una paisaje nítido, rotundo, revelador de lo que se puede y no se puede uno dejar devorar por sus propias tradiciones. Aunque también hay algo que nunca falta en una película de Ken Loach: su punta de lanza, con la cual atraviesa no sólo las intransigencias racistas de la familia paquistaní, sino también las hipocresías sociales y laborales de la comunidad católica, que envuelven hasta la asfixia a la joven en cuanto la Atta Yakub Dirección: Ken Loach Intérpretes: Atta Yakub, Eva Birthistle, Ahmed Riaz, Shamshad Akhtar Nacionalidad: Reino Unido, 2004 Duración: 108 minutos Calificación: pillan en el flagrante delito de enamorarse de alguien distinto En eso, Loach es ideológicamente irreductible y trata a todos igual: o sea, mal. Señala fundamentalismos sin pesarlos, y tal vez sin sopesarlos. Aunque todo esto se dirige hacia un final valiente, que se da de morros contra la lógica de la tragedia y los topicazos amargos de la vida real... Y eso ya sí que es novedad en el hiperrealista Loach: que vuele y respire y anuncie felicidad y perdices.