Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DEVASTADOR MAREMOTO EN EL SUR DE ASIA VIERNES 14 1 2005 ABC Amenazas contra la Embajada británica ABC YAKARTA. El Gobierno británico anunció ayer que ha cerrado de forma provisional su Embajada en Yakarta y dirigido advertencias a todos los ciudadanos británicos para que eviten viajar al país, después de recibir amenazas de bomba. El Foreign Ofice señaló que los servicios en la Embajada y las oficinas del consulado, en el edificio vecino, permanecerán suspendidos mientras se verifica la situación de seguridad en Yakarta. Obviamente, la seguridad del personal y de los visitantes es extrema indicó en un comunicado, que añadía que el cierre no tendrá efectos perjudiciales en las operaciones de socorro en Aceh tras el maremoto Miguel Ángel Moratinos visitó ayer el aeropuerto militar de Banda Aceh, donde pudo ver el trabajo de la misión española AP Llegan los primeros militares españoles a Indonesia, con 37 toneladas de ayuda El reparto de material a la población afectada puede comenzar mañana b El teniente coronel Guillamón, al mando de la misión, explicó que permanecerán en el país dos o tres meses... y si se prolonga, pues se prolongará LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL PEKANBARU (INDONESIA) Los primeros soldados españoles ya están en Indonesia. A las cinco de la tarde de ayer, hora local, aterrizaban en medio de un calor asfixiante los dos Hércules enviados por el Ministerio de Defensa, con 48 efectivos y 37 toneladas de material a bordo, en el aeropuerto de la ciudad de Pekanbaru, a 800 kilómetros al sur de la devastada Banda Aceh. El Gobierno indonesio decidió a última hora del miércoles destinar allí la misión española por la saturación del inicialmente previsto, el aeródromo de Medan, mucho más cercano a la zona de la catástrofe. El despliegue en este punto de la isla de Sumatra se completará esta tarde con la llegada de otros 96 militares y otras 7,2 toneladas de carga en tres aviones C- 236, que probablemente mañana mismo empezarán a desarrollar las labores de transporte de ayuda humanitaria- -incluidos una depuradora de agua capaz de proporcionar 8.000 litros a la hora, medicamentos, agua embotellada y alimentos de primera necesidad- -a los puntos designados por las autoridades indonesias encomendadas a este contingente. Tenemos muchas ganas de ayudar avanzó el teniente coronel Guillamón, al mando de la misión, que quitó importancia a la instrucción que les ha desplazado a un punto tan lejano del lugar donde ocurrió el terremoto, al subrayar que desde el aeropuerto que les ha sido asignado será más fácil llegar a otros sitios también pendientes de envío, como los situados más al sur de la isla Como muestra del ánimo que acompaña la operación, su jefe explicó que permanecerán en Indonesia dos o tres meses... y si se prolonga, pues se prolongará A falta de la instalación del campamento, los soldados han pasado esta primera noche en un hotel de la ciudad, donde han podido descansar de las 26 horas de vuelo, distribuidas en cuatro días, que han completado en un viaje que arrancó el lunes a las cinco de la tarde en la base aérea de Torrejón (Madrid) y que ha incluido escalas en El Cairo, Omán y una última en la India. La avanzadilla está compuesta por 18 miembros del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) 3 de la Unidad Médica de Aeroevacuación, 6 miembros del Equipo Técnico de Potabilización y los 18 tripulantes de los Hércules que hoy regresan a España en los mismos aviones. Armas cortas de autodefensa Pocas horas después del aterrizaje, los militares españoles recibieron la visita del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Durante su estancia en la isla de Sumatra, los miembros de las Fuerzas Armadas es- pañolas portarán solamente armas cortas de autodefensa, y están pendientes conocer si en los desplazamientos irán acompañados o no de escoltas. Otra decisión aún no adoptada es la definición de los puntos concretos del país a los que trasladarán la ayuda los aviones C- 235 y que, según el teniente coronel, se conocerán puntualmente en una reunión que se celebrará todas las mañanas El despliegue de la fuerza que España enviará al país que ha sufrido las peores consecuencias de la catástrofe tendrá una segunda fase con la llegada, entre el 2 y el 3 de febrero, del buque de asalto anfibio Galicia a las costas de Meulaboh. Lo hará con 257 militares, entre ellos ingenieros y una unidad de sanidad y material para reconstruir carreteras y redes básicas, así como equipos quirúrgicos, tres equipos médicos desplegables, 50.000 kilos de comida y tres plantas potabilizadoras, con lo que España colaborará en las tareas de recuperación de las zonas devastadas y su población. EL SAMUR, EN INDONESIA ROSA SUÁREZ Jefe de logística de la misión española en Sumatra DERROCHAN AMABILIDAD casi tres semanas del tsunami y cuando se reduce la necesidad de atención de emergencia, la misión española en Sumatra está centrando su trabajo en el arrasado Hospital Provincial de Banda Aceh, en el que desde hace dos días militares australianos intentan a marchas forzadas que reanude su actividad. La misión organizada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) estudia dónde es más necesaria nuestra ayuda, por ejemplo en los campos de refugiados, y es probable A que ya no viaje un tercer contingente. Nuestro trabajo en el Hospital Provincial- -enorme, enlodado y con casi la mitad de su plantilla muerta o desaparecida- -es muy gratificante. Es evidente que los pacientes necesitan nuestra asistencia, y el personal indonesio, que derrocha amabilidad, nos agradece continuamente nuestra ayuda. Diez de nuestros médicos y enfermeras hicieron turno de mañana, otros diez de tarde y dos de noche. Hoy me tocará a mí trabajar en urgencias como enfermera, después de una re- unión sobre las necesidades de medicamentos que tiene el centro hospitalario. Ayer recibimos la visita del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que a pesar del poco tiempo que tenía se empeñó en visitar los tres escenarios de la misión: el Hospital Provincial, el dispensario de la Facultad de Medicina y los hospitales de campaña del aeropuerto de Banda Aceh. Ha sido una inyección de ánimo para todo el mundo, estuvo amable y cariñoso. Con su expedición pude visitar, al fin, la zona cero del maremoto, donde vi cómo todavía siguen sacando montones de cadáveres. Es un magma de restos y destrucción. En lo que fue un parque había encallado un barco de gran tonelaje y había gente, mucha gente, rebuscando entre los escombros. Estas imágenes no se me van a borrar en mucho tiempo.