Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 1 2005 Internacional 27 Sarkozy desafía la autoridad de Chirac como líder de la derecha con su no a Turquía Discrepa también en materia de inmigración JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Con una amplia sonrisa de salón y unas maneras de crueldad bizantina, Nicolas Sarkozy, presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, centro derecha) se enfrenta abiertamente a Jacques Chirac en terrenos capitales y movedizos, como el ingreso de Turquía en la UE, la inmigración ilegal, las reformas pendientes, la elección del candidato conservador a la Presidencia de la República y la renovación de los cuadros del partido presidencial. Por vez primera en la historia reciente de las derechas francesas, el presidente del partido conservador, Sarkozy, toma posiciones contrarias a las consignas presidenciales, en abierto desafío desestabilizante para el jefe del Estado y su guardia pretoriana. Sarkozy ha confirmado a Chirac que la UMP hará campaña a favor del sí a la nueva Constitución europea, con un matiz de revuelta frontal contra las directrices presidenciales: Sarkozy propone apoyar la Constitución europea, para mejor oponerse al ingreso de Turquía. El 15 de diciembre pasado, Chirac defendió el ingreso turco en la nueva UE, explicando que cualquier otro estatuto sería vivido como una humillación por el pueblo turco Sarkozy se propone hacer campaña contra el ingreso turco, para mejor defender la construcción política de Europa No contento con desafiar al jefe del Estado en el antiguo coto privado de la diplomacia nacional, Sarkozy mete fuego a la mecha de una revuelta de notables conservadores, convocando para primeros de marzo el voto nacional de cuadros de la UMP, muy mayoritariamente hostiles al ingreso turco. Con la flexibilidad temible de un samurai experto en artes marciales a geometría variable, Sarkozy también se enfrenta a Chirac en muchos otros terrenos sensibles. Chirac se opone a cualquier discriminación en materia de inmigración; Sarkozy propone la discriminación positiva y las cuotas nacionales. Chirac apoya toda su acción política en una guardia pretoriana de viejos cómplices personales; Sarkozy propone la renovación marcha que promete muchas e imprevisibles escaramuzas, cuyo alcance más evidente es un proceso de cambio generacional y la eventual modernización de una derecha que el presidente Chirac desearía sometida a su imprevisible destino personal. Nicolas Sarkozy, durante su intervención ayer en París ante la UMP AP Pulso en la cumbre Los fieles de Chirac sugieren su candidatura a la reelección en 2007; Sarkozy propone que el candidato conservador a la Presidencia sea elegido por los militantes del partido, con los que cuenta desestabilizar a los chiraquianos de vieja cepa. Chirac quiere una UMP sumisa y a su servicio; Sarkozy lidera una UMP que espera convertir en sofisticada maquinaria de guerra contra las ambiciones del presidente. Nicolas Sarkozy inicia una larga