Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 14 1 2005 ABC Mark Thatcher se declara culpable del intento de golpe en Guinea AFP CIUDAD DEL CABO (SUDÁFRICA) Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, se declaró ayer culpable ante un tribunal sudafricano de las acusaciones de financiar un intento de golpe de Estado en Guinea Ecuatorial. El tribunal lo condenó a pagar una multa de tres millones de rands sudafricanos (unos 490.000 dólares) y a una pena de cuatro años de cárcel condicional luego de un acuerdo con la acusación, tras lo cual dejó el país con destino al Reino Unido. El hijo de la Dama de Hierro, inculpado a finales de agosto de 2004 por violación de la ley sudafricana sobre los mercenarios, hasta ahora había negado formalmente toda participación en un golpe de Estado frustrado en marzo contra el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema. Mark Thatcher, que se encontraba bajo arresto domiciliario desde que fue inculpado, había pagado ya una fianza de dos millones de rands (unos 325.000 dólares) que le permitió recuperar cierta libertad de movimientos. Según varios fotógrafos de prensa locales, Mark Thatcher salió de Sudáfrica ayer por la tarde con destino a Londres, lo cual significa que el control judicial que le prohibía salir de la región de El Cabo le fue levantado de inmediato. Su esposa, de nacionalidad norteamericana, y sus dos hijos, se encuentran actualmente afincados en los Estados Unidos. El Reino Unido, escandalizado por el disfraz de nazi del Príncipe Enrique El Gobierno israelí dice no poder mostrar tolerancia ni comprensión b Varios líderes políticos británi- cos consideran insuficiente el comunicado de disculpa del Príncipe, y le exigen una intervención personal en TV para ofrecer excusas EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Hubo un comunicado de disculpa, pero no una intervención pública del Príncipe Enrique de Inglaterra para presentar personalmente sus excusas, como le reclamaban los partidos de la oposición, grupos judíos internacionales y el propio ministro de exteriores israelí, Silvan Shalom, para quien el uso de símbolos nazis es siempre intolerable, especialmente para Israel y para los judíos, y no podemos mostrar tolerancia ni comprensión afirmó desde Tel Aviv. La publicación de una fotografía en la que el hijo pequeño del Príncipe de Gales aparecía disfrazado de nazi, con una camisa del Afrika Korps y una esvástica de brazalete, provocó ayer un gran escándalo en el Reino Unido y protestas en todo el mundo. Diversos diputados reclamaron que el Príncipe Enrique, de 20 años, no sea admitido a final de año en la Real Academia Militar, y líderes judíos pidieron que como reparación acuda el próximo día 27 a Auschwitz a la conmemoración del 60. aniversario de la liberación de ese campo de concentración. La fotografía, publicada en la portada de The Sun bajo el título de Harry el nazi fue reproducida en varios medios junto a imágenes del Rey Eduardo Portada del Sun con el título de Harry el nazi VIII en compañía de Hitler después de haber abdicado, lo que ha reabierto viejas polémicas sobre una Familia Real que adoptó el nombre de Windsor en la I Guerra Mundial para desprenderse de su procedencia alemana. El Príncipe Enrique acudió con su disfraz la pasada semana a la fiesta de un amigo, a la que los invitados debían presentarse con atuendos nativos y coloniales Su hermano, el Príncipe Guillermo, optó por vestir un traje de león y leopardo. Nadie disuadió al tercero en la línea sucesoria del Trono de permanecer en la fiesta con su disfraz. Me pesa de veras si he ofendido o causado vergüenza a alguien. Fue una EPA mala elección de disfraz y pido disculpas afirmó el Príncipe Enrique en un comunicado. Esto fue juzgado como insuficiente por el líder del Partido Conservador, el judío Michael Howard, y el del Partido Liberal- Demócrata, Charles Kennedy, que reclamaron una disculpa por televisión. Un portavoz real lo consideró innecesario. La campaña de mejora de la imagen del Príncipe Enrique se ha ido al traste, después de habérsele visto junto a su hermano como voluntario de la Cruz Roja en ayuda de los afectados por el maremoto. Sólo un mes antes protagonizó una pelea con fotógrafos a la salida de una discoteca. Seis diputados del SPD alemán cobraban indebidamente bonificaciones de Volkswagen RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El grupo VW reconoció ayer pagos indebidos a seis políticos del Partido Socialdemócrata (SPD) penúltima etapa de un creciente escándalo sobre lealtades de algunos políticos hacia sus antiguas empresas. La conmoción social ante las bonificaciones en electricidad, gastos o incluso sueldos de algunos políticos viene siendo grande, en un momento de gran desempleo y recortes de gastos y en un país donde los políticos caen por el mero empleo en beneficio propio de las millas que acumulan en sus vuelos oficiales. En las últimas semanas y a partir del caso de un antiguo ejecutivo de la eléctrica RWE, que siguió cobrando de su empresa varios meses después de ser designado secretario general de la CDU, han emergido varios ejemplos del mismo tenor, no mencionados en sus declaraciones fiscales. Los políticos alemanes están obligados a declarar todo ingreso ajeno al cargo, para evitar conflictos de intereses. Aunque el ex secretario general democristiano dijo haberse ocupado del traspaso de responsabilidades de su despacho, otros casos han tenido seria dificultad en explicar con qué motivo cobraban. Ambigüedad calculada Ayer Volkswagen, con una larga relación con el SPD, admitió haber pagado a los diputados federales Jann- Peter Janssen y Hans- Jürgen Uhl y a otros cuatro regionales, todos ellos socialdemócratas y anteriormente empleados del grupo. VW rehusó especificar los oficios por los que eran retribuídos, pero prometió retirar de sus nóminas a todo político en ejercicio. Ninguno de Schröder, durante una reunión con los jefes de los Länder en Berlín AFP los seis quiso expresarse al respecto. El canciller Schröder guarda un discreto silencio. Verdes y socialcristianos bávaros exigieron la publicación de todo ingreso no regular de un político y la conge- lación inmediata de toda relación laboral externa al cargo. La democristiana Hildegard Müller ha sido asaeteada por ciertas ayudas de su antigua empresa, Dresdner Bank, y un mes antes, su correligionario en la directiva, Hermann- Josef Arentz, tuvo que abandonar la misma al saberse que seguía en nómina de su antigua empresa. La práctica de VW, Allianz o RWE ni es ilegal ni parece limitarse a estas empresas; paralelamente ha suscitado el argumento de cómo las empresas deberían relacionarse con sus antiguos empleados que ejercen cargos públicos pero esperan retornar a sus puestos. La derogación en VW coincide con un malestar interno hacia el principal lobista del grupo, Reinhold Kopp. Las investigaciones han probado que al menos 367 políticos, sea en el plano local, regional o político, siguen estando activos honoríficamente en sus empresas. Pero un análisis del Tagesschau (telediario) de la televisión pública cuestionaba ayer el alcance de la influencia de los grupos de interés sobre los políticos aunque el politólogo Thomas von Winter advertía contra cierta demagogia de viejo cuño