Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 JUEVES 13 1 2005 ABC Economía La CEOE rechaza la cláusula de revisión por ley del salario mínimo y exige su retirada La posición empresarial, compartida por Solbes, cuestiona la credibilidad del Gobierno en el diálogo social b Cuevas solicitará al presidente del Gobierno una reunión para que el diálogo social pueda seguir adelante, fijándose reglas adecuadas que permitan la negociación MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. El rechazo del comité ejecutivo de la CEOE al establecimiento por ley de una cláusula de revisión al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) era la crónica de un desacuerdo anunciado. El primero del diálogo social. Los buenos propósitos comprometidos en la declaración conjunta firmada el pasado 8 de julio por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los dirigentes empresariales y sindicales, deben ser revisados. Así se lo dirá el presidente de la CEOE, José María Cuevas, a Zapatero en la reunión que le va a solicitar para fijar unas reglas adecuadas con las que garantizar que el diálogo social va a continuar con protocolo de funcionamiento Detrás de esta petición se encuentra la necesidad planteada por la CEOE de que se cumpla lo comprometido en las negociaciones. Es decir, que si entre todas las partes se toma una decisión, el Consejo de Ministros no actúe por su cuenta en menos de veinticuatro horas como sucedió con el texto que se estaba negociando, que fue retirado en la tarde del 29 de diciembre por el titular de Trabajo, Jesús Caldera, tras una llamada de su vicepresidente económico, Pedro Solbes, y que en la mañana siguiente contó con el beneplácito de todos los miembros del Gabinete de Zapatero sin saber nadie por qué. El problema es que en estos vaivenes del Ejecutivo hay mucho en juego: una reforma en profundidad del mercado laboral y el futuro de la Seguridad Social, entre otras cuestiones. Los empresarios no quieren que la cláusula de revisión salarial esté reconocida por ley. Sería abrir una espita muy peligrosa que, antes o después, llegaría a las convenios. Y el vicepresidente económico, Pedro Solbes, les ha dado la razón, justo un día antes de que la patronal tomara su decisión, y poniéndose en contra de las tesis defendidas por el ministro de Trabajo, Jesús Caldera. Y era la segunda vez que ésto ocurría. Cuevas intentará dotar al diálogo social de la seriedad que requiere un proceso de reformas de tan profundo calado ción del diferencial inflacionista que tradicionalmente presentamos con los restantes países de la UE Los empresarios no se oponen a que el SMI alcance los 600 euros mensuales en 2008, sino a la introducción en la ley de un sistema de revisión del SMI de manera permanente e indefinida, referenciado a la inflación prevista Recuerdan los empresarios que la indexación de cualquier renta salarial ha sido una fórmula rechazada por empresarios y sindicatos durante más de 25 años al entender todos que con ello se resta productividad y competitividad, además de vaciar de contenido la negociación autónoma entre los agentes sociales DANIEL G. LÓPEZ Y además, esta indexación tiene efectos sobre el resto de las categorías salariales, provocando un desplazamiento al alza al margen de lo que ocurra en la economía. Y, siguiendo con los argumentos dados el día anterior por Solbes, la CEOE explica que esta situación llevaría a pérdida de empleos. El malestar de la patronal con el Go- Los partidos políticos exigen al Ejecutivo coherencia para salir del caos y desgobierno M. V. R. MADRID. Las discrepancias entre los ministros de Economía y Trabajo fueron ayer duramente criticadas por la oposición. PP, CiU, PNV e IU coincidieron reclamar coherencia al Gobierno. Más allá del acuerdo sobre el contenido de la reforma del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) desde el PP, su secretario de Economía y Empleo, Miguel Arias Cañete, denunció que la contradicción entre Solbes y Caldera genera caos y desgobierno y falta de una política Tres razones de peso Y claro está, CEOE no firmará. En un comunicado difundido tras la reunión de su comité, la patronal explica que esta medida tendrá efectos inevitables de estímulo de la espiral preciossalarios, disminuirá la capacidad de competir de la economía española con el exterior y hará imposible la reduc- económica clara, que no debe estar ligada a continuos enfrentamientos personales dentro del Ejecutivo Para el portavoz popular estas contradicciones ponen de manifiesto una posición del Gobierno cada vez más confusa por lo que exigió que Solbes explique en el Congreso cuál es la posición del Ejecutivo sobre el SMI. También el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, aconsejó a los ministros que abandonen la batalla sobre el SMI, y les aconsejó ponerse de acuerdo y no sacar a la luz pública sus discrepancias. Y en las filas del PNV se repitió la necesidad de coherencia entre los miembros del Ejecutivo, ya que las discrepancias entre Solbes y Caldera denotan que el Gobierno no se ha asentado todavía en nueves meses cuando no se puede perder más tiempo asentándose Sólo atemperó sus críticas IU, que favorable a la cláusula, lamentó las reticencias de Solbes. La única voz del Gobierno que se escuchó ayer sobre esta cuestión fue la del titular de Industria, José Montilla, quien calificó de simplificador decir que Solbes está más cerca de la CEOE y apoyó a su vicepresidente diciendo que es mucho más razonable considerar que la revalorización del SMI se haga en función de la economía y no de forma automática