Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 1 2005 53 Lluvia de estrenos teatrales en Madrid: de Valle- Inclán a un nuevo montaje de Carmen JORGE EDWARDS Escritor, premio Cervantes En realidad, Pinochet es un ladronzuelo, sólo se robó 10 millones de dólares ¿Por qué eligió a Joaquín Edwards Bello como protagonista? -Porque era el escritor de la familia, y lo era en una familia que no te llevaba a la literatura, sino al dinero. Él era considerado un personaje sospechoso. Además, esta idea de que era un inútil salía cada cierto tiempo. Y eso hizo que escribiera una novela, publicada en 1910, que se tituló El inútil y que produjo un escándalo fenomenal en Chile, porque hay claves sobre las grandes familias... El personaje principal, que se parece a Joaquín, participa en una huelga obrera a principios de siglo, tiempo en el que hubo huelgas muy sangrientas. En mi novela, estos personajes de la burguesía chilena, cuando se produce la matanza de Iquique, están escuchando una ópera italiana y, al saberse la noticia, la galería el gallinero que estaba llena de gente empieza a tirarles frutas podridas a la platea. Yo puse a Joaquín abajo y recibe un tomatazo, pero él ya se había solidarizado con los obreros durante una huelga en Santiago. La novela produjo un escándalo fenomenal. -A pesar de que muestra un paisaje social culturalmente mediocre, lo cierto es que Chile fue una potencia literaria en el siglo XX. -Joaquín era descendiente de don Andrés Bello, un gran ilustrado que hizo el Código Civil, una famosa Gramática y que fue el primer rector de la Universidad de Chile. Pero había un tipo de burguesía de acción que desdeñaba el mundo intelectual y eso lo padeció él y lo padecí yo. Es nuestro punto en común. -Su literatura siempre ha tenido aliento autobiográfico y en este libro usted proyecta en los datos biográficos que aparecen en los libros de su protagonista otros que son parte de su vida. -Hay una biografía medio ficticia y medio real. Es una autobiografía fugaz. A veces narro una cosa autobiográfica para tomar ritmo. Mi literatura es una literautura que parece muy reservada y que en el fondo es impúdica. Hay unas confesiones un poco audaces. -Así fue con Persona non grata -El libro menos diplomático que se puede hacer, aunque sea muy leído en la clase diplomática... y detestado entre la clase intelectual de la época. Cuando lo escribí, sabía que no se podía publicar y lo guardé durante dos años. Lo primero que hice cuando me nombraron en Cuba fue comprar un cuaderno. Escribo a máquina, como todo el mundo, pero las primeras versiones las hago en cuaderno, soy un poco El novelista y diplomático chileno acaba de publicar El inútil de la familia (Alfaguara) ficción biográfico- autobiográfica alrededor de su pariente el escritor Joaquín Edwards Bello TEXTO: TULIO DEMICHELI FOTO: JAVIER PRIETO Jorge Edwards, ayer en el Círculo de Bellas Artes maniático, me gustan los cuadernos sin líneas y escribo con pluma fuente con tinta negra. En Cuba me vigilaban tanto que alguien, vecino mio de habitación, me decía que cuando me iba, entraba gente y se quedaba rato. Al final tenía que escribir en clave. Mi cuaderno estaba lleno de pequeños signos Joaquín era el escritor de la familia, y lo era en una familia que no te llevaba a la literatura, sino al dinero. Él era un personaje sospechoso jeroglíficos inventados por mí. Ese cuaderno luego me lo robaron. -El juego y las mujeres son fundamentales en este libro. -Joaquín tenía un problema con las mujeres de su clase y no podía, o le costaba mucho, hacer el amor con ellas. Sentía una gran excitación en el mundo prostibulario o en el mundo popular. Le gustaban las mujeres muy grandes, con grandes culos y tetas. El juego le sedujo absolutamente y fue un jugador empedernido. -En el libro apenas se menciona la historia reciente de Chile. -En ninguna parte de esta novela aparecen dos personajes que son referencias para el Chile de hoy. Allende y Pinochet. Supongo que Joaquín se pudo encontrar en algún momento con Allende. Pero no hay testimonios. Joaquín muere antes de que pase todo. En los capítulos finales, que son pura invención y que llegan al año pasado, ninguno de los personajes quiere acordarse de esa época. Es una novela que dobla una página con ese Chile que aquí es más real que allá, porque aquí se habla más de Pinochet y Allende. También creo que Joaquín vislumbró antes de morir que se iba a producir una gran quiebra. -Sin embargo, los chilenos se enfrentan hoy a una importante revisión de su historia reciente. -Se hizo hace poco un informe sobre la tortura. A raíz de eso ha habido bastante reflexión. Un importante socialista ha dicho: Lo que ocurre es que el golpe se hizo inevitable Lo grave que es decir eso. Yo no sé si la represión fue inevitable... Pinochet no era un analfabeto total, era lector de temas militares, cuando lo tomaron preso en Londres estaba leyendo una biografía de Napoleón. Y seguro que estudió mucho a Franco. Aunque su sorpresa fue salir del poder y no morirse en él, como Franco. -La corrupción económica parece que va a pesarle más que aquellos crímenes... -Una persona de derechas te puede decir hubo represión o tortura, pero salvamos a Chile de la guerrilla, que había en todo el vecindario, en Argentina, Perú, Uruguay Pero, ¿cómo justificas el latrocinio? En realidad, Pinochet es un ladronzuelo, porque sólo se robó, por lo que hasta ahora se sabe, 10 millones de dólares, que es poco para un dictador. En Chile hay una tradición de sobriedad en la Jefatura del Estado, los presidentes anteriores regresaron a su propia casa.