Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad JUEVES 13 1 2005 ABC Ramón Tamames Tamames recibe el homenaje de la Universidad en su jubilación docente M. ASENJO MADRID. De la Universidad guardo las mejores experiencias, y de manera muy especial, la buena relación, muchas veces derivada a la amistad, que siempre tuve con los estudiantes. Incluidos los tiempos difíciles, cuando era un magma en el que se manifestaban las más diversas pasiones políticas Así se expresó ayer Ramón Tamames, catedrático de Estructura Económica y Economía del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en el discurso de agradecimiento al homenaje que le rindió la Universidad con motivo de su jubilación, tras 48 años en ella. Tamames comenzó los estudios de Medicina pero los abandonó por el Derecho y la Economía. Es Doctor en Derecho y Catedrático de Economía. Comenzó su labor en la Complutense como adjunto y, en 1968 se incorporó a la cátedra de Estructura Económica en la Universidad de Málaga, donde permaneció hasta 1971. Desde 1975 y hasta su jubilación ha desarrollado su actividad docente e investigadora en la UAM. Asimismo, entre 1983 y 1985, enseñó economía en la Cátedra de Civilización Española en la Sorbona de París. Desde 2004 es profesor ad honorem por la Universidad de Lima y desde 2002 de la Malaya University de Kuala Lumpur. Además ha dictado conferencias por todo el mundo y es autor de numerosos artículos. Su trayectoria nacional e internacional le ha hecho merecedor del reconocimiento de sus compañeros, que le definen como polifacético, agudo, humano, docto, hiperactivo, infatigable, poliédrico... Los rectores de la Complutense y la Autónoma, Carlos Berzosa y Ángel Gabilondo, respectivamente; el decano de Económicas, José Antonio Álvarez; el catedrático de Estructura Económica de la Complutense, Juan Velarde, maestro del homenajeado; el director del Departamento de Estructura Económica, José Serrano, o el economista Sáenz de Buruaga intervinieron en la sesión académica. Los Reyes felicitan a los doctores José María Mato, Jesús Ávila, José Domínguez Abascal, Jordi Nadal y Francisco Rico ERNESTO AGUDO El Rey pide a los poderes públicos un respaldo a la Ciencia sostenido en el tiempo Sus Majestades entregaron los Premios Nacionales de Investigación 2004 todas las instituciones a unir voluntades y conciliar energías para transferir a la sociedad los resultados de la actividad investigadora ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. La actividad investigadoras no es una tarea puntual, sino un esfuerzo que debe ser sostenido en el tiempo, contando con el respaldo de los poderes públicos y de la sociedad en su conjunto Así lo afirmó ayer Su Majestad el Rey, quien presidió, acompañado por la Reina, la entrega de los Premios Nacionales de Investigación 2004. Unos galardones que correspondieron a los doctores José María Mato de la Paz (Premio Gregorio Marañón, de Medicina) Jesús Ávila de Grado (Premio Santiago Ramón y Cajal, de Biología) José Domínguez Abascal (Premio Leornardo Torres Quevedo, de Ingeniería) Jordi Nadal Oller (Premio Pascual Madoz, de Derecho y Ciencias Económicas y Sociales) y Francisco Rico Manrique (Premio Ramón Menéndez Pidal, de Humanidades) En el acto, que reunió en los salones del Palacio Real a destacados investigadores de los más diversos ámbitos y a los presidentes de varias Reales Academias, también intervino la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo. Después de manifestar el pleno respaldo y aliento de la Corona al cultivo de la Ciencia como bien social de gran magnitud y herramienta imprescindib Don Juan Carlos instó a ble para asegurar el progreso de España Don Juan Carlos afirmó que España dedica importantes esfuerzos en materia de investigación y posee investigadores de primera fila La investigación española se encuentra en un momento de madurez dijo el Rey. No obstante, instó a todas las instituciones que participan en la actividad investigadora- -Universidades, fundaciones, institutos, hospitales, centros tecnológicos y empresas- -a unir voluntades y conciliar energías para generar los mejores proyectos, lograr la máxima eficiencia en la utilización de los recursos y transferir debidamente a la sociedad los resultados de la actividad investigadora La ministra de Educación y Ciencia también recordó, en su intervención, que la investigación es una inmensa nave que no podría marchar sin el esfuerzo coordinado de muchos y recordó el esfuerzo realizado por el Estado, que ha aumentado los presupuestos destinados a I+ D +i, a grandes instalaciones científicas y a becas de formación, así como las subvenciones al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Unos datos que, en opinión de San Segundo, reflejan un compromiso social y una muestra de apoyo del Gobierno y del Parlamento a nuestro sistema de ciencia y tecnología No obstante, la ministra reconoció que aún queda mucho por hacer y advirtió a los científicos que la continuidad de este apoyo dependerá de la capacidad para trabajar con acierto, mostrar resultados y perseverar en la búsqueda de la excelencia El lapsus de la ministra En un discurso con pretensiones literarias y algunas frases de difícil comprensión, como asentar sobre el suelo a ferrocarriles inimaginables o trabajar por la difícil perfección de nuestras vidas la ministra también sufrió un lapsus- -escrito y leído- -y habló del centenario de la novela de las novelas cuando parecía referirse al cuarto centenario de la publicación de El Quijote. En nombre de los premiados, intervino el profesor Jordi Nadal Oller, quien criticó los escasos recursos que en España se dedican a I+ D, pero también lamentó las reticencias de muchos investigadores españoles a colaborar con la empresa, sobre todo la privada. Según explicó, la ambición de numerosos científicos españoles se limita a publicar sus trabajos en las revistas especializadas internacionales y, después, desdeñan la aplicación práctica de sus saberes. Frente a este concepto elitista y autista del trabajo científico el profesor Nadal invitó a los investigadores a sacar nuestro trabajo fuera de nuestros cubículos y conectarlo más estrechamente con la realidad y las necesidades del país El profesor Nadal criticó a los investigadores que se limitan a publicar trabajos en revistas