Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 JUEVES 13 1 2005 ABC Madrid Una brutal explosión en Getafe deja una mujer muerta y tres heridos graves, entre ellos un bebé La hipótesis del escape de gas perdió fuerza y los Tedax rastrearon horas en busca de explosivos b El marido de la mujer fallecida se encontraba bajo sospecha y su domicilio había sido registrado días antes por la Policía por delincuencia común MARIO DÍAZ GETAFE. El municipio de Getafe se estremeció anoche con una brutal explosión que sembró de caos y confusión uno de sus barrios más populosos. Una mujer española, de 27 años, perdió la vida después de que un enorme estruendo dejara hecho trizas un inmueble de la calle de Valencia. Además, otras doce personas resultaron heridas, tres de ellas muy graves, entre las que se encontraba un bebé de cuatro meses. Además, otras 18 personas fueron atendidas en el lugar del suceso de heridas leves. La explosión afectó a la tabicación de tres pisos y a la estructura de cinco viviendas de los dos inmuebles. La fachada trasera del edificio presentaba destrozos espectaculares. En la mente de todos, la sombra del atentado de Leganés de abril del pasado año. Pronto, los vecinos de las zonas colindantes- -se trata de uno de los barrios más populosos de la ciudad, con unos 40.000 habitantes- -se echaron a la calle, quizá, temiéndose lo peor. Las primeras personas que lo hicieron describieron el estruendo como una explosión tremenda incluido el alcalde getafense, Pedro Castro, quien con gesto severo y de preocupación intentaba tranquilizar a sus conciudadanos. La explosión se desencadenó a las 21.45 horas en el salón del bajo derecha del número 57 de la calle de Valencia, pero la deflagración también afectó al edificio anejo, el 55, y a viviendas cercanas, por lo que un total de 56 familias no pudieron pasar la noche en sus casas y tuvieron que ser alojadas en el polideportivo Juan de la Cierva, en dos hoteles y en viviendas de familiares y amigos. Los servicios sociales, asimismo, repartieron mantas y el Ayuntamiento getafense puso en marcha un dispositivo de psicólogos para atender a los afectados. En la imagen, a la izquierda, el edificio dañado por la explosión en la calle Valencia de Getafe sión de gas butano en su vivienda, situada en el número 5 de la misma calle donde ayer se produjo el suceso de Getafe. En un principio, los datos resultaron demasiado confusos. Fuentes sanitarias informaron en principio de tres fallecidos- -dos mujeres y el bebé de una de ellas- posteriormente. el consejero de Interior, Alfredo Prada, sólo confirmó uno, puesto que las otras dos personas que se creían muertas estaban en estado crítico. Ambas- -entre ellas, el bebé- -fueron trasladadas al Hospital Doce de Octubre; la otra, al de Getafe. El resto fue repartido entre el Hospital de Getafe y el Severo Ochoa, en Leganés. Otras 18 personas fueron atendidas por traumatismos, cortes y crisis de ansiedad. Solventada la atención a las víctimas, llegaba la otra gran cuestión de la noche: ¿Qué había ocurrido? Lo que en principio parecía un escape de gas al EFE Con el terrorismo en mente No en vano, la crispación y los nervios tomaron el centro de la ciudad. El fantasma de la explosión del piso de Leganés donde vivían los autores del 11- M planeaba por la localidad, y no fueron pocos los que pensaron, en un primer momento, que se trataba de un nuevo atentado. Además, se da la circunstancia de que, el pasado 2 de agosto, un hombre sufrió quemaduras de segundo grado a consecuencia de una explo- paso de los minutos no estaba tan claro. La virulencia de la explosión y la presencia de la Policía Científica, equipos Tedax y un helicóptero que sobrevolaba la zona, hizo temer lo peor. El recuerdo de aquel 3 de abril de 2004 en Leganés estaba demasiado fresco. Sin embargo, ya avanzada la madrugada, el consejero de Interior, Alfredo Prada, que se encontraba acompañado del vicepresidente primero de la Comunidad, Ignacio González, afirmó que has-