Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 1 2005 Internacional 29 El yihad aún colea en Argelia Pese al optimismo gubernamental, la amenaza terrorista está presente b Coincidiendo con lo que el Gobierno de Buteflika ha calificado como la decapitación definitiva del Grupo Islámico Armado, los salafistas del GSPC han asestado su último golpe a las Fuerzas de Seguridad. No se habla de guerra, pero tampoco de paz Indignación en Francia por unas declaraciones de Jean- Marie Le Pen b El polémico líder ultraderechista manifestó que en verdad, la ocupación nazi de Francia no fue particularmente inhumana J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Dominique Perben, ministro de Justicia, decidió perseguir judicialmente a Jean- Marie Le Pen, líder de extrema derecha, por haber declarado que en verdad, la ocupación nazi de Francia no fue particularmente inhumana; y, si los alemanes hubieran multiplicado las ejecuciones masivas, no hubieran sido necesarios los campos de concentración para deportados políticos Con motivo del 60 aniversario del fin de la II Guerra Mundial, este año, Le Pen ha concedido una entrevista al semanario extremista Rivarol, para exponer unos análisis que han precipitado un nuevo escándalo, porque el presidente del Frente Nacional (FN) declara: En Francia, al menos, la ocupación alemana no fue particularmente inhumana, incluso si hubo algunos atropellos inevitables en un país de 550.000 kilómetros cuadrados Cuando los crímenes del ocupante nazi continúan muy presentes en la memoria colectiva, víctima de un trauma histórico, las declaraciones de Le Pen provocan indignación cuando agrega: Todo se ha exagerado. En realidad, si los alemanes hubiesen multiplicado las ejecuciones masivas, como afirma la vulgata oficial, no hubieran sido necesarios los campos de concentración para deportados políticos Los campos de concentración franceses dejaron un siniestro recuerdo, porque, en muchos casos, la policía del régimen colaboracionista de Vichy era la responsable de imponer el terror policial, obedeciendo órdenes alemanas. LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. El Presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, arrasó en las elecciones del pasado mes de abril- -la oposición sembró sus dudas- -y afronta su último mandato con la esperanza de borrar definitivamente del mapa el terror islamista. Argelia ya no es aquel país de pánico de la década de los noventa, en la que se pasaba a cuchillo a pueblos enteros. El presidente, no sin críticas por los favores prestados a ciertos líderes radicales, ha conseguido que la guerra civil se apacigüe, incluso que cada vez se hable menos de ella como tal. El Gobierno celebró el comienzo del nuevo año con la culminación de una vasta operación que les ocupó semanas, en la que parece que se ha puesto punto y final al grupo terrorista con el currículum más sanguinario del país, el Grupo Islámico Armado (GIA) El GIA ha quedado prácticamente desmantelado informó el Ministerio del Interior. Pero casi a la vez que se hacía este anuncio oficial, los miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) sucesores del GIA, acabaron con la vida de 18 miembros de las Fuerzas de Seguridad en una nueva emboscada unos 400 kilómetros al sur de la capital. Según el diario L Expression, medio centenar de terroristas esperaron en la carretera a un convoy del Ejército, a cuyo paso activaron una bomba. Los militares intentaron repeler el ataque en un intenso tiroteo que se saldó, además de con los 18 muertos, con una veintena de heridos. Fue una operación al más puro estilo del yihad (en árabe, guerra santa) argelino, siguiendo las enseñanzas de la banda hoy dada por desaparecida por el Gobierno. Un miliciano de los grupos de autodefensa popular vigila un cementerio REUTERS El GIA, criticado hasta por Osama bin Laden L de V. RABAT. El GIA, alumno aventajado de la escuela de Al Qaida, fue el principal artesano del terror en los años noventa de Argelia. En un claro intento por llevar las diferencias del campo político al religioso emprendió una implacable campaña de asesinatos. No se libraron ni diplomáticos, ni políticos, ni religiosos, ni militares, ni empresarios, ni intelectuales, ni cantantes, ni periodistas, ni activistas de los derechos humanos, ni extranjeros... y sobre todo, lo sufrieron los civiles, que no les prestaban el apoyo popular que ellos buscaban para imponer un estado islámico. Esta deriva, que impuso el degüello sistemático de la población inocente y dejó una lista de más de 150.000 muertos, llevó incluso a Osama bin Laden a retirar su apoyo a la dirección del grupo en 1996. El emir, Nuredin RPG En los últimos años el GIA había ido perdiendo gas y últimamente apenas eran una treintena de activistas sin capacidad para retomar los ataques a gran escala. A pesar de todo, para el Ejecutivo de Buteflika, por lo que esta banda supone, no deja de ser un triunfo de la seguridad interior esta última operación, abierta desde hace meses pero de la que no se informó hasta primeros de año. En ella agentes de Policía y el Ejército no sólo detuvieron al actual emir del grupo, Nuredín Budiafi, alias Nuredín RPG, sino que se ha sabido que el anterior líder, Rachid Ukali, alias Abú Turab, fue ajusticiado por sus propios compañeros el pasa- do mes de julio. Asimismo, las Fuerzas de Seguridad hicieron pública la muerte durante las redadas de diciembre del terrorista Yunes Chaabane, sucesor de Nuredín RPG. El golpe dado a los radicales se ha saldado con una docena de detenciones consideradas claves para el desmantelamiento de varias redes del GIA desperdigadas por el país Las fuentes oficiales anunciaron también la incautación de vehículos, oro y unas 250 armas que ya están siendo investigadas para determinar la autoría de algunas de esas matanzas y ataques que están aún sin esclarecer. Aunque el Gobierno insiste en que la operación sigue abierta, la Prensa argelina no cree que el dar casi por desaparecido al GIA sea un farol de Buteflika. Pero esto no significa el final de las pesadillas islamistas para el presidente. Con la pérdida de efectividad del GIA nació de la mano de algunos de sus desilusionados radicales el GSPC, que pronto tomó el relevo y que hoy sigue apostando de manera firme, aunque no con la fuerza que en los noventa, por el yihad Esos últimos 18 muertos del lunes 3 de enero dejan claro que, tras acabar con el GIA, Buteflika tiene aún un duro trabajo con los salafistas. Cuestión de detalle Le Pen ya fue condenado judicialmente hace años, por haber declarado que los hornos crematorios donde los nazis convirtieron en cenizas a millones de seres humanos fueron una cuestión de detalle Ante las nuevas declaraciones de Le Pen, el ministro de Justicia decidió actuar con severidad, ya que, a su modo de ver, es intolerable una ofensa de ese tipo contra la memoria de los millares de víctimas de la Ocupación Dominique Perben ordenó ayer la apertura de una investigación preliminar, encomendada a la Fiscalía del Estado. El ministro desea que tal investigación culmine con un proceso, para que Le Pen deba responder ante la justicia de unas declaraciones que han provocado una viva emoción nacional.