Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 13 1 2005 ABC Internacional Europa y EE. UU. miran a Palestina como motor para la reactivación de las relaciones trasatlánticas Bush se reunirá con los 25 jefes de Estado o de Gobierno de la UE aprovechando su visita a la OTAN b Fuentes diplomáticas conside- ran que si Washington quiere reavivar el espíritu de cooperación, se ha de notar en su actitud respecto a Oriente Próximo ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. El futuro de las negociaciones de paz en Oriente Próximo se perfila como el elemento más importante para la reactivación de las relaciones trasatlánticas, según fuentes diplomáticas europeas. Al inicio del segundo mandato de Gorge W. Bush, el escenario internacional parece haber puesto todos los ingredientes necesarios para que el desbloqueo de la delicada situación en Palestina pueda convertirse en el combustible que ponga en marcha otra vez el oxidado mecanismo de cooperación entre Europa y Estados Unidos. No es de extrañar que en estas circunstancias cobre un significado muy importante la visita de Bush a Europa el 22 de febrero, la primera que realizará en su segundo mandato. El presidente norteamericano viene a la OTAN, pero ayer el primer ministro luxemburgués, Jean- Claude Juncker, presidente de turno de la Unión, confirmó que Bush se reunirá también con los 25 jefes de Estado o de Gobierno de la UE y que, naturalmente, las relaciones transatlánticas estarán en la parte principal del programa. Javier Solana y Peter Hansen, comisionado para la Ayuda a los Refugiados Palestinos, ayer en la Franja de Gaza que este juego de intereses está ya en marcha han sido declaraciones como la del ministro francés de Asuntos Exteriores, Michel Barnier, que la semana pasada se pronunció a favor de empezar una nueva relación con Estados Unidos pero para ello la cuestión palestina será el test principal, y su momento político, los próximos cinco o seis meses El embajador de Estados Unidos en la OTAN, el influyente Nicholas Burns, respondió en Bruselas el lunes diciendo que EE. UU. espera también que el nuevo clima que pueden crear las elecciones en Irak ayude a que los aliados, que hasta ahora se han mostrado reticentes a colaborar con la misión de adiestramiento del ejército iraquí, cambien sus posiciones, porque la agenda de la OTAN para 2005 está encabezada por Irak En el lado europeo, el mensaje sigue siendo que Palestina es un paso previo AP Desbloqueo positivo Oriente Próximo no significa lo mismo para Europa, que lo tiene geográficamente en su vecindario, que para Estados Unidos, donde la cuestión tiene en ocasiones connotaciones electorales y de política interna. Pero a ambos lados del Atlántico son conscientes de que el desbloqueo de la situación en Palestina puede tener efectos positivos en la compleja situación que actualmente enfrenta a grandes capas de la población musulmana de todo el mundo con Occidente. Fuentes diplomáticas europeas consideran que, en estos momentos, si Washington quiere relanzar las relaciones trasatlánticas, es evidente que se ha de notar en su actitud frente al problema de Oriente Próximo El encargado de la política exterior común, Javier Solana, viajó la semana pasada a Washington, donde se entrevistó con Condoleezza Rice, la que será secretaria de Estado del segundo mandato de Bush, y ambos empezaron a definir el contorno de una situación en Oriente Próximo que después de los últimos acontecimientos los expertos no dudan en calificar de única Una de las señales más evidentes de La sucesión de Arafat y el Gobierno de unidad nacional israelí podrían reanimar el proceso de paz en la región y muchos países europeos piensan lo mismo que Barnier, para quien no podrá haber reformas ni democratización en la región si antes no hacemos la paz entre Israel y Palestina. Es una condición previa para poder avanzar en el objetivo que desea George W. Bush es decir, lo que se ha llamado el gran Oriente Medio Se considera que el exitoso proceso de sucesión de Arafat y el hecho de que en Israel se haya cocinado un Gobierno de unidad nacional entre los laboristas y el Likud, conforman un escenario único para la reactivación del proceso de paz. Tel Aviv y Moscú tensan la cuerda por la venta de misiles a Siria J. C. JERUSALÉN. Sólo hay un sitio que Ariel Sharón haya visitado más que la Casa Blanca desde que es primer ministro de Israel: el Kremlin. Las relaciones entre Tel Aviv y Moscú han mejorado de manera considerable en los últimos 15 años. Ambos países han unido sus fuerzas, por motivos que tienen mucho que ver con palestinos y chechenos, en la lucha internacional contra el terrorismo. Sin embargo no es oro todo lo que reluce. Mucho menos en las últimas semanas. La cuerda que une Rusia e Israel se ha tensado tanto que está a punto de deshilacharse. El motivo, la venta de misiles tácticos de alta precisión rusos a Siria. Con dichos cohetes operativos Iskander- E, con un alcance de entre 50 y 280 kilómetros, los sirios podrían llegar hasta cualquier localidad israelí desde los Altos del Golán, salvo el sur del Neguev. Nada tranquilizador para el Gobierno de Sharón, que teme además que dichos misiles puedan caer en manos de Hizbolá, la guerrilla libanesa proiraní. De ahí que Tel Aviv haya movilizado sus resortes militares, y sobre todo diplomáticos, para involucrar a Washington en su presión hacia Moscú. La excusa, por si se necesitara alguna, es que esas armas, llegado el caso, podrían acabar en manos de la resistencia iraquí y complicar aún más al Pentágono en Irak. La próxima clave será la visita que el presidente sirio, Bashar al- Assad, realizará entre el 24 y el 28 de enero a Moscú. De su encuentro con Vladimir Putin puede salir cerrado el acuerdo para la compraventa de los misiles. Israel pretende evitar este contrato a toda costa.