Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE JUEVES 13 1 2005 ABC Ibarretxe será recibido hoy por Zapatero en Moncloa, pero se llevará de regreso al País Vasco un no redondo a negociar cómo implantar su proyecto independentista Moncloa, un alto en el camino... de vuelta a Vitoria TEXTO: M. MARÍN MADRID. A las puertas del Palacio de la Moncloa recibirá hoy el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al lendakari, Juan José Ibarretxe, que llegará con una propuesta de negociación de su plan soberanista bajo el brazo porque, según ha manifestado, no tiene marcha atrás Y a las puertas de Moncloa le dirá Zapatero que deje arrumbado su plan porque nada hay que negociar al margen de la Constitución y porque tiene garantizado desde ya el no redondo de las Cortes, con lo que el sueño de Ibarretxe de convertir al País Vasco en una suerte de Estado libre asociado a España, sueño camuflado en una falsa propuesta de reforma estatutaria, tendrá que emprender su vuelta a la Cámara de Vitoria por el mismo camino por el que llegará mañana al Congreso. Tal como ocurrió el pasado 26 de julio, en la primera ocasión en que Zapatero atendió a Ibarretxe en la Moncloa, y porque las normas de cortesía y de protocolo así lo demandan, el presidente del Gobierno recibirá hoy al lendakari en las escaleras de entrada del palacio estrechándole la mano. Inmediatamente, entrarán a la sala de visitas que está en la planta baja del palacio, justo debajo de las instalaciones que sirven como residencia priva- da del presidente del Gobierno. Se trata de la sala habitual en la que Zapatero- -y antes José María Aznar también- -recibe a sus visitas institucionales, la misma en la que ya se sentó con Ibarretxe hace seis meses, durante la ronda de entrevistas que el jefe del Ejecutivo mantuvo con todos los presidentes autonómicos al poco de resultar investido presidente del Gobierno. Del fin de la crispación al desafío En aquella ocasión, tanto el Ejecutivo como Ibarretxe se felicitaron por el inicio de una nueva etapa de colaboración mutua. Hacía años que un lendakari no acudía a Moncloa- -Aznar nunca recibió allí a Ibarretxe- -y se dio por finiquitada la política de crispación territorial de la que tanto el PSOE como el PNV responsabilizaban al PP. Incluso, Ibarretxe se dijo dispuesto a colaborar en un proyecto común de Estado. Ahora, el escenario físico no ha cambiado, pero las perspectivas de colaboración de las que presumieron Zapatero e Ibarretxe parece que sí. Y mucho. No en vano, el jefe del Ejecutivo ya ha anunciado que, aunque el PSOE no se opondrá a que la entrada del plan independentista en el Congreso se tramite por los cauces habituales para su deba- Zapatero e Ibarretxe, durante su encuentro del 26 de julio pasado te en Pleno, no pasará de allí. No tiene futuro. A media tarde de hoy, cuando concluya la reunión, Zapatero e Ibarretxe se despedirán, dejando previsiblemente tras de sí una bandera de España y una ikurriña que habrán actuado como testigos mudos de la cita. En julio, ambos estuvieron reunidos dos horas y media largas. Hoy nadie se atre- CHEMA BARROSO ve a hacer un pronóstico. Lo único que Moncloa da por seguro es el rechazo tajante de Zapatero a las tesis de Ibarretxe... y la asistencia, como mínimo, de medio centenar de periodistas. Tal es la expectación que la entrevista ha despertado que se han acreditado en los servicios de Prensa de Presidencia varias televisiones extranjeras. IU se debate ahora entre el no y la abstención en la votación del plan en el Congreso C. DE LA HOZ MADRID. La convocatoria que reunió ayer en la sede de IU a once de los quince coordinadores regionales de la coalición no sirvió para aclarar definitivamente el sentido del voto de los diputados de la coalición cuando el plan Ibarretxe sea debatido en el Congreso. IU se debate entre votar en contra- -que sería la opción preferida de Gaspar Llamazares y de federaciones muy importantes como Andalucía y Madrid- -o la abstención, que fue la petición que hizo el propio coordinador de Ezker Batua, Javier Madrazo, presente en la reunión. A esta postura se sumaron Cataluña, Valencia y Baleares. Lo cierto es que una negativa al plan no le pondría las cosas fáciles a Madrazo en las próximas elecciones vascas y así lo dejó entrever durante la reunión de ayer, convencido como está de que puede conseguir hasta cinco diputados autonómicos y volver a ser bisa- gra en esta Comunidad. El líder de Ezker Batua se defendió de las críticas de los coordinadores de Navarra (Jon Erro) de Madrid (Fernando Marín) o de Andalucía (Diego Valderas) que cuestionaron el voto a favor del plan Ibarretxe en el Parlamento vasco, argumentando que fue un apoyo de trámite esto es, destinado a que se abriera un debate sobre el modelo territorial del Estado habida cuenta de que IU defiende el federalismo de libre adhesión Comisión mixta Madrazo también defendió la posibilidad de constituir una comisión mixta con representantes del Congreso de los Diputados y de la Cámara Vasca destinada a buscar un modelo de convivencia pero que parece de improbable creación según ha podido constatar el propio Llamazares en conversaciones con constitucionalistas. En to- Gaspar Llamazares do caso, el líder de IU hará esta propuesta durante la reunión de la Mesa del Congreso destinada a dar el visto bueno al debate en pleno del proyecto secesionista. De un Grupo Parlamentario formado por cinco diputados, dos de ellos, pertenecientes a IC, se abstendrán, mientras que los tres restantes dependerán de lo que decida en este sentido una presidencia federal de la coalición que se reunirá entre finales de enero y principios de febrero. Llamazares habló de la existencia de un debate interno sin dramatismos en el que muchos se suman al carro del no como es el caso del que ha sido oponente del asturiano en la última Asamblea de IU, Enrique de Santiago. El propio Llamazares está convencido de que la presidencia federal de la coalición acordará el voto en contra. Los coordinadores regionales de la coalición consensuaron ayer una resolución, que se presentará en el Consejo Político del día 22, en el que se defiende que España se encuentra ante una segunda Transición en la que se debe revisar el modelo de Estado, al tiempo que apuesta por sustituir la confrontación y desestabilización que, a su juicio, practica el PP, por el diálogo.