Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad MIÉRCOLES 12 1 2005 ABC Misión Deep Impact Antena Panel solar Sistema de guía Formación del cráter El cráter no es producido porque el módulo impactador tenga una carga explosiva, sino por su gran densidad y velocidad La nave -Peso: 650 kg- Carga: 90 kg Carcasa enganche Lanzamiento 12 enero 2004 El módulo de impacto Sistema inercial Sensores Módulo de impacto- Peso: 370 kg- Carga: 140 kg- Diámetro: 0,65 m- Densidad: 3,0- 5,5 g cc a- Onda de choque Sistema de fracturas Núcleo de alta densidad Material eyectado 4 julio 2005 b- 1 La nave suelta el módulo de impacto y pondrá rumbo de forma autónoma hasta el cometa 3 El orbitador analizará el cráter producido por el violento impacto 4 La información es enviada a la Tierra c- Anillo Cráter Material eyectado Módulo de impacto (Velocidad: 10,2 km s) Capa de hielo 20 m dEl resultado final es un cráter que deja al descubierto el núcleo del cometa y las diferentes capas de que está hecho Manto Tempel 1 2 Al chocar, debido a la inercia, se produce una explosión equivalente a 4,8 tm de TNT Núcleo JAVIER AGUILERA CARLOS AGUILERA La NASA lanzará un proyectil contra un cometa para conocer su composición Hoy despega la nave Deep Impact al encuentro del objeto Tempel 1 A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. Una pionera misión científica que parece ideada por un guionista de Hollywood va a poner al descubierto, de forma explosiva, de qué está hecho el núcleo interno de los cometas. Tras diversos retrasos por problemas técnicos, la NASA tiene previsto el lanzamiento, hoy desde Cabo Cañaveral, de una pequeña nave que seis meses después, a 134 millones de kilómetros de la Tierra, disparará un proyectil de 372 kilos contra el cometa Tempel 1 Viaje al pasado La misión Deep Impact valorada en 330 millones de dólares, será una especie de viaje en el tiempo, ya que proporcionará información sobre la materia existente hace unos 4.500 millones de años, cuando se formó el Sistema Solar. Los cometas son errantes bolas de roca, hielo y gas que se agregaron formando cuerpos sólidos en las regiones más frías de la gran nube de polvo y gas, en la que acabarían surgiendo los nueve planetas que giran alrededor de nuestra estrella. distancia cercana a la Tierra en términos astronómicos, aunque su trayectoria no supone riesgo para nuestro planeta. Los modelos informáticos realizados por los investigadores de la NASA y de la Universidad de Maryland, que coordina esta misión espacial, indican que el disparo de ese módulo perforador producirá un cráter de 100 metros de diámetro y de 25 metros de profundidad en la superficie de ese cometa de 3 kilómetros de radio. Impulsado a una velocidad de 37.000 km hora, el módulo balístico provocará un cráter del tamaño de un estadio de fútbol. Durante cientos de millones de años, la Tierra fue bombardeada por numerosos cometas y asteroides. Ahora, el golpe será devuelto con esta misión de la NASA llamada Deep Impact cuyo fin es reunir pistas sobre la formación del Sistema Solar. Y es que los cometas son bolas de rocas, hielo y gas, que se agregaron en las regiones más distantes y frías de la nube de polvo y gas que rodeaba al Sol hace 4.500 millones de años. Fue entonces cuando, por la condensación de materia, surgieron también los planetas. El Hubble verá el gran impacto Las simulaciones con ordenador apuntan que el módulo balístico de la misión Deep Impact provocará una explosión con una energía equiparable a casi cinco toneladas de dinamita, lanzando fragmentos del cometa de tamaño dispar hacia el espacio. Algunos serán como balones de fútbol, pero también los habrá del tamaño de edificios de varios pisos. Los efectos de ese intencionado cataclismo podrán ser observados por los telescopios más potentes, e incluso por astrónomos aficionados. Está previsto que la armada de grandes observatorios espaciales de la NASA- -los telescopios Hubble Chandra y Spitzer -estará el 4 de julio apuntando hacia el cometa Tempel 1 para no perder detalle del evento. El interés primordial es científico, aunque los responsables de la NASA no ocultan que esta misión podría servir de experiencia si, en el futuro, la Tierra se ve amenazada por la aproximación de un asteroide que debe ser destruido o desviado de trayectoria. Una herida de cien metros Con el cráter que provocará la nave Deep Impact el próximo 4 de julio, los científicos podrán analizar por primera vez esa materia primigenia que se ha mantenido inalterada a muy bajas temperaturas desde el origen del Sistema Solar. Hasta el 28 de enero, la NASA tiene de tiempo para proceder al lanzamiento de esa sonda con un cohete Delta 2 Pero si algún problema retrasa más allá de esa fecha el inicio de la misión, valorada en 330 millones de dólares, entonces sería necesario seleccionar un nuevo cometa. Tempel 1 fue descubierto en 1867. Cada cinco años y medio efectúa un giro completo alrededor del Sol, a una Fotografías del suceso La nave dispone de una avanzada cámara óptica y de un espectrómetro infrarrojo para identificar los materiales que quedarán expuestos. El módulo de impacto, que se separará pocas horas antes del choque, también tiene una cámara para tomar imágenes del cometa hasta instantes antes de estrellarse contra Tempel 1 Las fotografías y datos serán remitidos por la nave nodriza a las gigantescas antenas enclavadas en España, Australia y California que la NASA usa para comunicarse con sus sondas interplanetarias. 100 m