Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional DEVASTADOR MAREMOTO EN EL SUR DE ASIA MIÉRCOLES 12 1 2005 ABC Aprovechar la tragedia para lograr la reconciliación Moratinos pide en Sri Lanka que se superen las barreras políticas a partir de la solidaridad actual b Las autoridades de Colombo aseguran al ministro de Exteriores que no discriminan los territorios controlados por los tamiles en la distribución de ayuda humanitaria PABLO MUÑOZ. ENVIADO ESPECIAL COLOMBO. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comenzó ayer su gira de tres días por las naciones asiáticas más afectadas por el devastador maremoto de finales de año. Su primera escala fue Colombo, la capital de Sri Lanka, precisamente la ciudad a la que llegó el primer avión con ayuda humanitaria el pasado 29 de diciembre. Moratinos mantuvo reuniones con el primer ministro, Mahinda Rajapkase, y con su colega, Hon Lakshman Kadirgamar, además de con cooperantes que trabajan en la zona. Destacó la importancia de la visita, porque es la primera vez que un ministro español, ni siquiera un secretario de Estado o un director general, viaja a este país, con en el que mantenemos relaciones diplomáticas desde hace décadas Los encuentros con las autoridades de Colombo estuvieron centrados, como no podía ser de otra manera en este lugar en el que han muerto más de 30.000 personas y hay unos 800.000 desplazados, en la ayuda humanitaria urgente y para la reconstrucción que puede aportar España, no sólo a corto, sino también a medio y largo plazo. Sin embargo, Moratinos no quiso dejar pasar la ocasión para pedir al Gobierno que aproveche la solidaridad creada entre las gentes por el dolor del desastre para superar barreras políticas en referencia al conflicto con los tamiles. Miguel Ángel Moratinos con el primer ministro de Sri Lanka, Mahinda Rajapkase, ayer en Colombo Sin embargo, sí se admite que la situación ha cambiado respecto a los primeros días. De trabajar soldados y guerrilleros tamiles codo con codo para ayudar a las víctimas se ha pasado a una situación en que unos y otros actúan de forma autónoma, sin que exista la menor solidaridad entre ambas comunidades, y en ocasiones se llega hasta la hostilidad. Las fuentes consultadas señalan que probablemente el papel cada vez más relevante que cada día tienen mandatarios de uno y otro lado ha favorecido este cambio en la forma de afrontar la catástrofe. Incluso, en medios periodísticos independientes de este país, se denuncia que las autoridades colocan a personas de su confianza al frente de los centros de coordinación de ayuda, probablemente porque saben que eso les supondrá réditos políticos y de influencia a corto y medio plazo. REUTERS Esfuerzo español Moratinos recordó ayer el importante esfuerzo en ayudas realizado por la Unión Europea, pero quiso ofrecer a las autoridades de Sri Lanka un esfuerzo suplementario por parte de España, cuya aportación hasta el momento asciende a algo más de 55 millones de euros. Así, nuestro gobierno ofreció al primer ministro Rajapkase la posibilidad de acceder a los créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) Estos créditos estarían destinados, según lo previsto por el Ejecutivo español, a la reconstrucción de infraestructuras. Un diario marroquí dice que el tsunami fue un castigo divino LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Ola maldita de castigo divino contra los impíos. Así, pero en árabe, se refería hace unos días al tsunami el diario islamista de Marruecos Attajdid. Las críticas al periódico no han tardado en llegar. La más beligerante ha sido una asociación contra el racismo, pero las acusaciones que se vertían en las páginas iban más allá. Y la Prensa local también ha saltado como un resorte. Hablaban los redactores afines al poderoso Partido de Justicia y Espiritualidad de que el propio Marruecos, con la ola que sufre de prostitución, homosexualidad, turismo sexual y relajación de las buenas maneras musulmanas, debe esperar otro maremoto similar. La catástrofe asiática es una advertencia a Marruecos donde se instalan los turistas sexuales en ciudades como Marraquech, Agadir, Esauira, Tadurán o El Yadida La preocupación ante todo esto no es gratuita pues algunos imanes ya han adoptado en sus mezquitas el discurso del Attajdid para lanzarlo en sus sermones. Y todo ello en un país que se encuentra inmerso de lleno en un debate entre democracia, desarrollo, religión y terrorismo. Difícil acceso La solicitud, ya expresada por otros representantes de la Unión Europea, se produce además en un momento en el que surgen noticias sobre la supuesta dificultad para hacer llegar las ayudas a los territorios controlados por los rebeldes. La respuesta del Gobierno de Sri Lanka, sin ser plenamente satisfactoria, ya que el primer ministro aseguró que no está prevista ninguna iniciativa de calado político en ese sentido, sí dejó entrever un cierto margen para la esperanza, aunque no para el optimismo según fuentes diplomáticas consultadas por ABC. Además, las autoridades del país negaron tajantemente a la delegación española que discriminen a los territorios rebeldes en el reparto de las ayudas. Esta última afirmación fue corroborada por los cooperantes españoles, que aseguraron a Moratinos no haber tenido ningún tipo de dificultad, salvo las malas infraestructuras, para acceder a esas zonas, que están situadas al norte y en bolsas diseminadas por otros puntos del territorio. Un buen momento para el despegue en nuestras relaciones con Asia P. M. COLOMBO. Fuentes diplomáticas españolas consultadas por ABC destacan que la impresionante reacción solidaria que ha habido en España- -en estos momentos, el conjunto de ayudas llegan a aproximadamente el 80 por ciento de las que aportó nuestro país con motivo del huracán Mitch en Centroamérica- abre nuevos campos de actuación en una zona cada vez más importante en el contexto mundial, como es Asia, tradicionalmente un tanto abandonada por nuestro país. De forma gráfica, estas fuentes afirman que el tsunami, dentro de la gigantesca tragedia, al menos ha servido para que los españoles sitúen esta zona en el mapa. Las autoridades de todos estos países están impresionadas por nuestra reacción, tanto por el volumen como por la rapidez con que se movilizaron las ayudas. Muestran además su asombro por el hecho de que desde nuestro país se haya respondido así, cuando ha sido uno de los que menos víctimas ha tenido- -dos desaparecidos- -y ha colaborado más que otros.