Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 12 1 2005 ABC Internacional El Ejército indonesio impone restricciones al reparto de ayudas por temor a la guerrilla Los militares tutelarán los movimientos de las organizaciones humanitarias de los rebeldes en Aceh, Muzakir Manaf, negó las acusaciones y aseguró que sus fuerzas garantizan la seguridad y el libre acceso a todas las partes de Aceh L. L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BANDA ACEH (INDONESIA) El Ejército indonesio decidió ayer restringir los movimientos de las organizaciones humanitarias, que a partir de ahora estarán tuteladas por los militares. El jefe del Estado Mayor indonesio, el general Endriartono Sutarto, afirmó que esta medida era necesaria para hacer frente a la creciente amenaza de los insurgentes separatistas. Sutarto declaró a la prensa que las fuerzas armadas acompañarán y controlarán el trabajo de los grupos humanitarios en todas las misiones de ayuda fuera de la capital de Banda Aceh, en la isla de Sumatra. Los aviones y barcos extranjeros que llevan suministros a Banda Aceh, donde se encuentra el centro de los esfuerzos humanitarios, ya no gozarán de acceso ilimitado a la zona. Según los militares esta iniciativa es necesaria para proteger a los miembros de las organizaciones humanitarias de las acciones del Movimiento Aceh Libre (GAM) que lucha por la independencia desde 1976. Esta rebelión b El líder 717 millones de ayuda La diplomacia de la ONU consiguió ayer en Ginebra que los países donantes hicieran un gesto sin precedentes y en los próximos días entreguen en efectivo el 70 por ciento de las cantidades solicitadas para las víctimas del terremoto. Hemos logrado que en los próximos días los donantes se comprometan a entregar 717 millones del total de 977 requeridos hace una semana por el secretario general de la ONU, Kofi Annan afirmó Jan Egeland, coordinador de este organismo internacional para la asistencia humanitaria. A la conferencia internacional de donantes asistieron más de 250 representantes de gobiernos, instituciones y organizaciones no gubernamentales. Militares indonesios en operaciones de limpieza en la provincia de Aceh ha provocado violentos enfrentamientos con el Ejército indonesio. Con anterioridad, el ministro de Exteriores de Yakarta, Hassan Wirajuda, anunció Londres que su Gobierno había alcanzado un acuerdo con los rebeldes separatistas de Aceh para hacer posible la distribución de ayuda humanitaria en la región, ralentizada en los últimos días por el temor a la violencia en las carreteras. Con este fin, la Armada esta intensificando su presencia en los alrededores y el interior de la capital, Banda Aceh, donde la actuación combinada con la Policía- -que utiliza en esta zona vehículos blindados para patrullar- -se desarrolla con un fin fundamentalmente disuasorio, que también sirve para imprimir seguridad a los convoyes que viajan por las zonas vigiladas. seguridad y el libre acceso a todas las partes de Aceh de los trabajadores humanitarios internacionales Según informa la agencia France Presse, un grupo de ayuda en Aceh, Oxfam, y un analista de seguridad, Sidney Jones, rechazaron las declaraciones de Sutarto, e indicaron que los guerrilleros no constituían una amenaza para los esfuerzos de la ayuda internacional. Jones, experto del Grupo Internacional de Crisis sobre cuestiones militares y de seguridad indonesias, declaró que en realidad el Gobierno in- Declaración de la guerrilla Sin embargo, el líder de los separatistas rebeldes en Aceh, Muzakir Manaf, negó las acusaciones de los militares y aseguró que sus fuerzas garantizan la EL SAMUR, EN INDONESIA ROSA SUÁREZ Jefe de logística de la misión española en Sumatra LA DESTRUCCIÓN ABSOLUTA as lluvias torrenciales están convirtiendo las zonas de la ciudad de Banda Aceh (Sumatra) arrasadas por el maremoto del 26 de diciembre en un lodazal en el se entremezclan cadáveres, camas, coches y escombros. Estas tormentas están afectando la labor de los grupos internacionales de ayuda, hasta el punto de que ayer, poco antes de que cayera la noche, tuvimos que trasladar empapados por la tormenta los tres hospitales de campaña que la misión española tiene en el L aeropuerto de la capital de Aceh a una plataforma de cemento que se hallaba a unos trescientos metros de distancia para evitar tener que trabajar con el fango por los tobillos. En ese momento fue fundamental el trabajo de los cuatro bomberos de Córdoba- -parte de la misión organizada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) -ayudados por bomberos franceses y militares estadounidenses. Aunque atendimos a unos cuarenta pacientes, entre el dispensario de la Fa- cultad de Medicina y el aeropuerto, nuestra tarea se vio ralentizada por las secuelas del accidente del helicóptero norteamericano el pasado lunes. Estos aparatos viajan a la destruida costa oeste de Sumatra cargados de ayuda humanitaria y regresan con heridos a Banda Aceh, a los que nosotros prestamos la primera asistencia. Pero hoy nuestro trabajo comienza a las siete de la mañana ya que tenemos que colocar todo el equipo médico que ayer dejamos en los hospitales de campaña sin colocar porque ya era noche cerrada. Por ese motivo, y porque los militares norteamericanos nos han avisado de que hoy van a peinar con sus helicópteros una zona a la que todavía no han accedido, será seguro una jornada maratoniana. Antes de que se reanudara la tormenta, le pedimos a uno de los pocos chófe- res que quedan que nos acercara hasta la zona cero Pocos porque el conductor que no ha muerto, ha perdido a gran parte de su familia y no está en condiciones de trabajar. Al final conseguimos llegar a la parte adyacente a la más devastada por el tsunami a unos tres kilómetros. La destrucción era total y absoluta, no se lo puede uno creer hasta que lo ve, debe haber todavía miles de cadáveres enterrados. En el terremoto de El Salvador de 2001 se veía algún edificio en pie. Aquí no hay nada. La mayor parte de los pacientes que atendió ayer la misión española fue en su dispensario de la Facultad de Medicina, entre ellos un bombero francés enfermo de malaria porque no haber tomado bien la profilaxis. Nosotros, en cambio, estamos muy concienciados e incluso hemos regalado pastillas.