Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE MIÉRCOLES 12 1 2005 ABC Rosa Aguilar expresa su oposición a la secesión vasca La alcaldesa de Córdoba y destacada dirigente de IU, Rosa Aguilar, anunció ayer que el gobierno municipal votará en contra del plan Ibarretxe junto con los grupos municipales de la oposición (PP y PSOE) en el pleno ordinario de mañana en el Ayuntamiento. Aguilar, que eludió valorar la posición de la dirección federal de IU, restó importancia al hecho de que los tres grupos municipales no se hayan puesto de acuerdo, sin embargo, para presentar una resolución conjunta de rechazo al plan, pero, aseguró, hay unanimidad en cuanto a nuestra oposición a dicho proyecto. Precisamente, el líder de IU, Gaspar Llamazares, reunirá hoy por la mañana a los coordinadores regionales de la coalición para recabar apoyos a favor del no al plan Ibarretxe en el Congreso, después de que los dos diputados de IC hayan anunciado que se abstendrán y Ezker Batua lo haya apoyado en la Cámara vasca. RAFAEL SIMANCAS Secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM) El chantaje nacionalista debe ser contestado de forma contundente El portavoz socialista en la Asamblea de Madrid asegura que no tiene absolutamente ninguna duda sobre el concepto de nación española y resalta el hartazgo que producen las reivindicaciones de algunas fuerzas nacionalistas, no sólo del País Vasco POR: MARIANO CALLEJA FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Rafael Simancas ha reconocido que siente vergüenza y asco por el hecho de que el debate nacional esté monopolizado por el chantaje nacionalista y ha pedido que se responda con contundencia tanto al Plan Ibarretxe como a otros planes ¿A qué se refiere cuando pide esa respuesta contundente? -Las fuerzas políticas que parten de los valores constitucionales deben expresar con total firmeza al Gobierno de Euskadi y a las fuerzas nacionalistas nuestra determinación absoluta para defender el marco de convivencia democrática que establece la Constitución y que garantiza, entre otras muchas cuestiones, unos niveles de autogobierno en las Comunidades Autónomas sin parangón en la historia de nuestro país y sin comparación en otros países de Europa y del mundo. ¿Y le parece firme la respuesta que está dando el PSOE y el Gobierno a Ibarretxe? -Tanto el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero como la dirección federal del PSOE están ofreciendo una respuesta absolutamente clara y contundente ante el desafío anticonstitucional que supone el Plan Ibarretxe. El Gobierno de España está actuando desde la máxima contunden- cia, y a la vez, desde la prudencia y la inteligencia. Son los mejores ingredientes para asegurar el éxito en la tarea de derrotar un plan que divide a la sociedad vasca y pretende acabar, al dictado de los de las pistolas, con el marco de convivencia que hemos logrado gracias a la Constitución. ¿Comparte con el presidente de la Junta de Extremadura que no hay que perder de vista el artículo 155 de la Constitución, sobre la suspensión de la autonomía en su caso? -La contundencia y la firmeza que reclamo debe administrarse con inteligencia y sin dramatismo. Creo que la mejor respuesta que puede tener el Plan Ibarretxe es una mayoría extraordinaria en contra en las Cortes Generales, que es donde está representada la soberanía nacional. ¿Es necesario que se debata en el Congreso este Plan? -Este es el procedimiento establecido. En este momento no tenemos nada más y nada menos que una propuesta de la mayoría nacionalista, portavoces de ETA incluidos, en el Parlamento vasco. Esa propuesta tiene que discutirse ahora en las Cortes Generales y, a mi juicio, tiene que rechazarse de manera rotunda. Y espero de ese debate una actitud leal del Partido Popular, que hasta ahora está manteniendo una actitud desleal hacia el Gobierno y hacia la mayoría de los españoles. -Si se rechaza el Plan en el Congreso, pero sigue adelante en el País Vasco, ¿qué hay que hacer? -Una vez rechazado el Plan propuesto por la mayoría nacionalista del Parlamento vasco en las Cortes Generales, el Plan Ibarretxe ha muerto, y por tanto ha sido la representación de la soberanía popular española la que lo ha finiquitado. Si el PNV sigue defendiendo un Plan de esas características en el marco político de Euskadi, han de ser los propios ciudadanos vascos en las elecciones de esta primavera quienes den la respuesta apropiada. En el caso de que, tal y como han insinuado y amenazado, los dirigentes nacionalistas en el País Vasco pretendieran celebrar un referéndum, tal consulta sería paralizada por ilegal y anticonstitucional por el Tribunal Constitucional. -Cuando usted dice que hay que ser contundente con el Plan Ibarretxe y con otros planes ¿se refiere al de Maragall en Cataluña? -No, en absoluto. Estoy convencido de que el presidente de la Generalitat catalana no alberga planes ni siquiera parecidos a los que nos han llegado desde la mayoría nacionalista, ETA in- cluida, en el País Vasco. Me estaba refiriendo al hartazgo que sienten muchos madrileños y españoles por el hecho de que algunas fuerzas nacionalistas, no sólo en el País Vasco, pretendan monopolizar y determinar el debate político nacional. Detrás de distintas reivindicaciones de mayor autogobierno se oculta siempre el mismo chantaje insolidario e intolerable, que consiste en plantear al conjunto de los españoles: o nosotros recibimos más que el resto o rompemos la baraja y nos liamos a tortas. Este chantaje nacionalista debe ser contestado de forma contundente por quienes defendemos los valores constitucionales de cohesión, solidaridad e igualdad de todos los españoles. -Es decir, se está refiriendo también a los socios de Maragall y Zapatero, Esquerra Republicana... -Estoy hablando del discurso nacionalista con carácter general, y no sólo en el País Vasco. ¿Es partidario de un pacto de legislatura del PSOE con Esquerra? -Me parece razonable que el Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes busque una estabilidad en el trabajo parlamentario de sustento del Gobierno. Me consta que las conversaciones no se limitan a esta organización. ¿Usted tiene alguna duda sobre el concepto de nación española? -No tengo absolutamente ninguna duda. Me siento madrileño y parte integrante de la nación española. Es más, estoy convencido de que la inmensa mayoría de los madrileños comparten esta noción y se sienten plenamente orgullosos de formar parte de un marco de convivencia solidaria que llamamos España.