Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 12 1 2005 ABC Nacional Los empresarios vascos rechazan públicamente el plan porque va contra el orden jurídico Reclaman que las discrepancias se resuelvan por los cauces de la normalidad constitucional b El Círculo de Empresarios reali- za el primer pronunciamiento de la élite económica del País Vasco sobre el proyecto de Ibarretxe y advierte de sus consecuencias M. LUISA G. FRANCO BILBAO. En un momento en que tanto el lendakari Juan José Ibarretxe como el presidente de la ejecutiva del PNV, Josu Jon Imaz, insisten en que convocarán un referéndum, sin competencias legales para hacerlo, si el Congreso de los Diputados rechaza el plan Ibarretxe, el Círculo de Empresarios Vascos exigió ayer a todas las instancias políticas el sometimiento y el respeto en su integridad a nuestro ordenamiento legal, incluyendo los propios mecanismos internos establecidos para su reforma En el primer pronunciamiento público y oficial del empresariado vasco desde la aprobación del plan- -la patronal Confebask aún no lo ha hecho- el Círculo de Empresarios, que agrupa a los representantes de las 70 principales empresas de la Comunidad, deja bien claro que el cumplimiento de la ley concierne y obliga a los empresarios y a todos los ciudadanos y considera, en el punto 6 de su comunicado, que la falta de respeto a nuestro ordenamiento legal. incluyendo los propios mecanismos internos establecidos para su reforma llevaría a una quiebra del sistema y a una subversión del orden jurídico establecido, lo cual crearía inseguridad, inestabilidad e incertidumbre El empresariado vasco es un colectivo plural que mide sus declaraciones sobre la situación política para no quebrar su unidad interna y que ha limitado sus consideraciones sobre el plan Ibarretxe. La primera vez fue cuando el proyecto se presentó en el Parlamento vasco, en octubre de 2002, momento en que tanto el Círculo de Empresarios como la patronal Confebask mostraron su preocupación por la unilateralidad del planteamiento. La segunda se produjo en la presentación del texto articulado, un año después, cuando el Círculo dijo que la propuesta era susceptible de generar incertidumbre jurídica, inestabilidad en el marco político y una mayor división social Tras la aprobación del plan Ibarre- Las setenta mayores empresas vascas Al Círculo de Empresarios Vascos, que preside Alejandro Echevarría, pertenecen los directivos de las setenta mayores empresas del País Vasco, que representan el grueso del PIB de la Comunidad autónoma. En él conviven directivos de empresas apoyadas por el Gobierno vasco, como la Corporación Mondragón o Euskaltel; independientes como el BBVA o Iberdrola, y también responsables de organismos semipúblicos próximos a las instituciones vascas, como las cajas de ahorros. Esta élite empresarial vasca fue calificada, no obstante, como un club privado de ejecutivos de empresa por la vicelendakari Idoia Zenarruzabeitia cuando se produjeron las primeras críticas al plan Ibarretxe. Mariano Rajoy, durante su reunión ayer con el Foro Ermua mente las diferentes sensibilidades existentes en nuestra sociedad y reclamó que cualquier transformación del marco de convivencia se logre con mayorías parlamentarias, con un escrupuloso respeto a la legalidad y con el más amplio consenso social El Círculo muestra su respeto al poder político que emana de las urnas, pero defiende su derecho a opinar sobre cuestiones que le afectan. En ese sentido, alerta sobre los previsibles efectos negativos que se derivarían para el empleo y la actividad económica de una situación caracterizada por la incertidumbre, la inestabilidad y el desencuentro entre los gobiernos central y vasco Igualmente, los empresarios vascos critican el lanzamiento del plan mientras pervive un fenómeno violento y terrorista que sigue vulnerando derechos fundamentales, tal y como se demuestra con la existencia de muchos empresarios amenazados o con los recientes atentados contra instalaciones y sedes políticas, empresariales y ciudadanas En su punto séptimo, que cierra el comunicado, el Círculo apela, de manera inequívoca, a la serenidad, al sosiego y a la reconducción de las lógicas y legítimas discrepancias por los cauces de la normalidad constitucional La patronal vasca, Confebask, no ha convocado aún ninguna reunión de sus órganos internos para interpretar la aprobación del plan Ibarretxe en el Parlamento vasco, según manifestaron a ABC fuentes de este colectivo empresarial. txe en la Cámara de Vitoria, ayer el Círculo de Empresarios Vascos calificó de inquietante que la reforma del Estatuto de Guernica no se plantee desde un consenso que recoja armónica- Los socialistas sí vetan el plan en Navarra junto a UPN BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Con los votos a favor de Unión del Pueblo Navarro, Convergencia de Demócratas de Navarra y el Partido Socialista, la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento foral de Navarra aprobó ayer una declaración institucional de cuatro puntos de rechazo al plan Ibarretxe. Los demás grupos, todos nacionalistas, votaron en contra, aunque IU apoyó el primer apartado de la declaración. Ahora, el documento deberá ser ratificado en el próximo pleno, previsto para febrero. Según se señala en el texto, el cita- do plan supone una ruptura del consenso constitucional, fomenta el enfrentamiento y la división social y contiene referencias a la Comunidad Foral que representan inaceptables injerencias en la capacidad de autogobierno. En el primer punto se califica el proyecto secesionista de propuesta unilateral y excluyente que violenta a las instituciones del Estado y en el segundo se alude a las referencias a Navarra del plan, que, injerencias aparte, son un intento de ordenar lo que sólo al pueblo navarro corresponde Finalmente, la declaración de la Mesa y Junta del Parlamento ratifica la voluntad abrumadoramente mayoritaria del pueblo navarro de conformar una Comunidad Foral propia y diferenciada, indivisible e integrada en la Nación española, solidaria, democrática y ordenada al bienestar, libertad y seguridad de sus ciudadanos Fernando Puras, portavoz socialista que votó la declaración junto a UPN, partido hermano del PP, reiteró que se ha dejado clara de nuevo la posición mayoritaria de la sociedad navarra, contraria a la propuesta aprobada por el Parlamento vasco. Ratifica la voluntad del Parlamento de Navarra de no aprobar otra cosa que un proyecto institucional propio para la Comunidad Foral y propugna la defensa del autogobierno de Navarra