Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 1 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Ibarreche alardea de que leyes, tribunales, Constitución, Cortes, Gobierno y presidente Zapatero se lo pasa todo por el arco del triunfo LA ESPAÑA BALCÁNICA IRAN a España desde fuera y algunos observadores la ven en proceso o peligro de balcanización. El editorial de The Wall Street Journal resume ese peligro en su título y llama sin ambages ni eufemismos a esta España del siglo XXI, democrática y europea, con una denominación escalofriante: La España balcánica Han bastado nueve meses de Gobierno Zapatero, insuficiente y débil en sus propios votos y cautivo hasta la insensatez de los votos separatistas, para llevar a España, desde una situación de pujanza económica, de normalidad política, de tratamiento eficaz del terrorismo y de respeto internacional, a esta otra situación amenazante de división en la que resulta posible encontrar escalofriantes semejanzas con el desastre de los países balcánicos. El balance de estos nueve meses es alarmante. Hemos retirado nuestras tropas de Iraq con lo que hemos disgustado a Estados Unidos, nuestro aliado más poderoso. A continuación, Zapatero invitó a que siguieran su ejemplo los treinta y tantos o cuarenta países que mantienen allí sus tropas. Ni uno solo le hizo caso, y España corrió un ridículo universal. Propuso Zapatero solemnemente la famosa alianza de civilizaciones y se han sumado a la propuesta tres naciones irrelevantes en el concierto internacional: nuevo ridículo. Las propuestas legislativas que se le han ocurrido al Gobierno han logrado enemistarlo con la Iglesia Católica. Las iniciativas en materia económica, social o pedagógica, tuvieron que ser abandonadas por irrealizables o disparatadas. El derecho de soberanía supletoria sobre Gibraltar que España poseía desde el tratado de Utrech ha sido cedido en un tris sin contrapartida alguna. Ha tratado de que Marruecos controle la emigración ilegal, y ahora pateras y barcos salen de las costas marroquíes no sólo para cruzar el Estrecho, sino hacia las Islas Canarias. Zapatero quiere que seamos los primeros en aprobar por referéndum la Constitución europea. Nadie la ha explicado, pero hay que dar el sí porque así lo van a pedir algunos futbolistas. Y todavía queda lo más grave. El lendakari Ibarreche le ha hecho un corte de mangas al Gobierno, aún más espectacular que el de Atucha al Tribunal Supremo, y ha aprobado su plan soberanista con los votos políticos de los etarras. Zapatero consiente que un grupo político minoritario y local anuncie que su voluntad está por encima de la de todo el pueblo español. He escuchado a Ibarreche y a Anasagasti explicar así los votos batasunos: no son votos a favor del plan, porque fueron tres a favor y tres en contra. No explican, claro, que los tres a favor dieron al plan la mayoría necesaria, mientras que los tres en contra no servían para nada. O tan ilustres políticos son tontos de remate, o creen que los tontos de remate somos los españoles. Anuncian la convocatoria de un referéndum ilegal, y alardean de que leyes, tribunales, Constitución, Parlamento, Gobierno y presidente todo se lo pasan por el arco del triunfo. Señores pasajeros: Abróchense los cinturones. Estamos llegando a los Balcanes M EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Aquí estamos viendo llegar la destructora ola separatista del Tsunami Ibarreche, y Zapatero y los que parecen estar de turistas en el poder, como pasmarotes, están contemplándola tan tranquilos, sin saber que cuando llegue nos llevará a todos VIENDO VENIR EL TSUNAMI IBARRECHE O sabía yo que en Cádiz, hace exactamente 250 años, el día de Todos los Santos de 1755, cuando el terremoto de Lisboa, hubo un tsunami. Los gaditanos creíamos que aquello fue un maremoto. Tengo mi teoría sobre El Maremoto por excelencia. Las olas de La Caleta, que es plata quieta, picadas en su curiosidad por la Habanera, quisieron darse una vueltecita por Cádiz para comprobar si era verdad tanta belleza. La mar no se salió de madre; salió a darse una vueltecita por la muralla real. Tiró para Cádiz y entró por la calle de la Palma, para ver la fiesta de Tosantos en la Plaza de la Libertad, anda que tiene feo el nombre. Pero los viñeros sacaron el estandarte de la Virgen de la Palma y las aguas se pararon. Por obra de la Virgen de la Palma y de la gracia de Cádiz, encarnada en el cura al que recuerda el rimado popular: Hasta aquí llegó el agua, dijo el cura de La Palma Nequaquam. Lo que dijo el cura de La Palma fue: Sanani, hasta aquí llegó el tsunami Los maremotos han dejado de existir. Como española, la cohesión de la lengua también está en peligro. Tsunami para arriba y tsunami para abajo para el maremoto de un sitio que en español era Ceilán y ahora, Sri Lanka. De tsunami de Sri Lanka, nada: maremoto de Ceilán. En el DRAE, maremoto es exactamente lo que ha ocurrido en aquellos países, el tragedión que hemos visto llegar en los vídeos de los turistas: Agitación violenta de las aguas del mar a consecuencia de una sacudida del fondo, que a veces se propaga hasta las costas dando lugar a inundaciones Olvidada palabra: maremoto. Con la mosca detrás de la oreja, me he preguntado: ¿será tsunami una palabra vascuence, y por eso hocicamos ante ella, como ante Ondarribia por Fuenterrabía? No, es japonesa. Dicen que fue adoptada por los sismólogos en 1963, y que viene de las voces japonesas tsu que significa puerto o bahía, y nami ola. N -Pues si es por japonés, usted, maremoto no puede sonar más a nipón. Pruebe a decir sayonara, maremoto ¡Sol Naciente total! No sé a qué hablar tanto del maremoto de Oriente, cuando aquí tenemos en el Norte un tsunami importante. Tsunami, así, sonando a vascuence, no maremoto. Nos amenaza el Tsunami Ibarreche. Para que se forme este Tsunami Ibarreche han colaborado las fuerzas infernales de unos asesinos que ya se han cargado en España a mil criaturitas. La ola del tsunami está en el horizonte. Ojú, la que viene por ahí... Más que el maremoto de Cádiz de 1755. Como el de esos países tan desgraciados que hubieron de sufrir el maremoto, y ahora, por si no tuvieran bastante, encima, la visita de Moratinos y de Leire Pajín. Las desgracias nunca vienen solas. Cuando se acercaba aquella ola asiática, los turistas se quedaban quietos como pasmarotes viéndola llegar con toda tranquilidad, sin darle importancia. Y, ¡pum! la ola se los llevó por delante. Como nadie aprende en cabeza ajena, aquí estamos viendo llegar la destructora ola separatista del Tsunami Ibarreche, y Zapatero y los que parecen estar de turistas en el poder, como pasmarotes, están contemplándola tan tranquilos, sin saber que cuando llegue nos llevará a todos por delante. Están irresponsablemente confiados y tranquilos como los turistas ahora difuntos que contemplaban la llegada del maremoto de Indonesia. O quizás están en plan cura gaditano de La Palma y quieren sacar el estandarte de la Constitución a la puerta del Congreso de los Diputados para que se paren las aguas. Hasta aquí llegó el agua lo pudo decir el cura de La Palma. Con las aguas del Tsunami Ibarreche, cuando lleguen a la Carrera de San Jerónimo lo único que podrá decir ZP, el confiado turista pasmarote, es: Glup, glup Lo malo es que el hotel de lujo que ese tsunami se va a llevar por delante se llama España y en él estamos todos alojados.