Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 1 2005 Opinión 5 Cortafuegos navarro Frente al sosiego institucional que, viéndolas venir, escenifica el Ejecutivo de Zapatero, el Gobierno de Navarra ha decidido recurrir ante el Tribunal Constitucional el plan secesionista aprobado por el Parlamento de Vitoria. Miguel Sanz, presidente navarro, sale en defensa de los suyos y, también, de una legalidad institucional amenazada en todo el territorio nacional. Mar de fondo La familia de Ramón Sampedro calificó ayer de asesina a Ramona Maneiro, después de que ésta confesara- -una vez que el supuesto delito había prescrito por el tiempo- -que le facilitó la colaboración necesaria para que se quitase la vida. ¿Por qué ningún otro allegado le acercó el veneno al enfermo? La respuesta familiar ante este suicidio asistido ha de suponer un aviso sobre los múltiples riesgos que tendría la legalización de esta práctica. Y eso sólo en lo referido al debate social, pues después la controversia se multiplicaría por cada caso. Además de mar adentro, hay demasiado mar de fondo. Doctrina marginal La firmeza manifestada por laConferencia Episcopalfrente al plan soberanista de Ibarretxe no se limita a la emisióndecomunicados derechazo. El Episcopado amonestará al obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, por sus singulares y reiterados criterios ante la crisis desatada por el lendakari. Oportuno toque de atención para frenar una doctrina situada en los márgenes de la Iglesia. AFP Más luto en el Dakar. Un día después de la muerte del español José Manuel Pérez, El Carni el rally Barcelona- Dakar volvió a vestirse de luto con el fallecimiento del piloto italiano de motos Fabrizio Meoni, que sufrió un infarto después de haber tenido un accidente en el transcurso de la undécima etapa, que unía las localidades mauritanas de Atar y Kiffa. Los servicios de emergencia desplazados al lugar del suceso (el helicóptero tardó apenas diez minutos en llegar) nada pudieron hacer por salvarle la vida. En la imagen, los pilotos Despres, Coma y Esteve lloran al recibir por boca del director del rally, Patrick Zaniroli, la noticia de la muerte de Meoni, vencedor de la carrera en 2001 y 2002. EL DAKAR ES AVENTURA CARLOS MAS, primer piloto español que subió al podio en la prueba africana L Dakar es aventura, es riesgo a todos los niveles. Y los participantes lo saben. Desde el piloto aficionado, que muchas veces acude sin el equipo más adecuado y sin la experiencia suficiente, hasta el profesional, que debido a su mayor exigencia deportiva ha de ir siempre a tope. El 80 por ciento de los participantes son aventureros, que van a vivir la experiencia de su vida. La prueba bordea a E menudo el peligro, pero todo el que participa sabe lo que hay y con lo que se va a encontrar. El riesgo de los accidentes está siempre ahí porque, al margen del terreno, accidentado e imprevisible, se hacen entre ocho y nueve horas diarias de conducción. El cansancio siempre pasa factura. Y eso pese a que se han aumentado de forma considerable las medidas de seguridad, que no tienen nada que ver con las que había en mi época de piloto en activo. Claro que en las muertes, como ha pasado estos días, influye también la mala suerte, y de ella no tiene la culpa el Dakar. Pero la fórmula para que disminuyesen los accidentes y las víctimas pasa seguramente por bajar la velocidad de la carrera, sobre todo en la categoría de motos, que es donde se dan más percances. Habría que rebajar la cilindrada de sus motores y, sobre todo, incidir en el asunto de los neumáticos. Ahora, éstos son mucho más resistentes, aguantan más al terreno y no fallan casi nunca. Si se les cambiase de cara y se hicieran menos resistentes al terreno, los pilotos no tendrían más remedio que reducir un poco su velocidad por el temor a estropearlos muy frecuentemente. El apartado de los coches es más complicado porque el reglamento ya de por sí está mucho más ajustado. Dista mucho de ser el de la Fórmula 1, en la que todo es libre. Y siempre teniendo en cuenta que una reducción de la velocidad exigiría, asimismo, un cambio casi radical en la estructura y organización del Dakar, ya que las etapas deberían ser más cortas, pues de lo contrario serían interminables.