Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 1 2005 Internacional 27 La ONU admite fallos en su programa de ayuda humanitaria a Irak bajo Sadam Las deficiencias del programa Petróleo por alimentos empezaron en los 90 ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. El comité independiente que investiga cómo las Naciones Unidas gestionó el programa petróleo por alimentos divulgó ayer un primer mazo de 58 auditorías internas. De la cascada de documentos se deduce que a la organización le faltó diligencia para subsanar los fallos del sistema creado para ayudar a paliar el daño que las sanciones internacionales contra el régimen de Sadam causaban a la población iraquí. El anticipo es apenas una muestra del escrutinio que dirige el ex presidente de la Reserva Federal de EE. UU. Paul Volcker, quien ha prometido entregar sus conclusiones preliminares a fin de mes. Un portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, cuya dimisión han reclamado sectores de la derecha estadounidense precisamente por el escándalo del programa, celebró ayer la publicación de los informes: Esto no es nada más que un paso en la encuesta iniciada por el secretario general, quien continuará prestando todo su apoyo y cooperación Extractos de las auditorías internas, que fueron adelantados ayer por el diario The New York Times, indican que la oficina encargada del programa falló a la hora de supervisar adecuadamente y auditar a las empresas contratadas para inspeccionar la salida del petróleo de Irak y la entrada de mercancías como contrapartida. Algunos contratistas cobraron de más a la ONU por sus servicios y no proporcionaron personal suficiente en los puertos y fronteras iraquíes en los que se suponía que el petróleo y las mercancías debían ser severamente controlados. de los más cercanos asesores de Annan, fue reiteradamente advertido por miembros de la propia organización de que estaba haciendo una pobre labor a la hora de dirigir las tareas de su personal, así como también el desempeño de los contratistas. Las auditorías dejan claro que algu- nas de las deficiencias fueron detectadas a finales de los años noventa y que buena parte de los fallos se encontraban en la propia sede del oil for food en el cuartel general de las Naciones Unidas, donde se gastaba el 40 por ciento los mil millones de dólares que costaba la administración del programa. Kofi Annan EPA Muy complejo Copias de las auditorías han sido enviadas a los comités del Congreso estadounidense que también están investigando un programa que, como recordó ayer el portavoz de Annan, cumplió su principal objetivo de proporcionar alivio humanitario a 27 millones de iraquíes al tiempo que ayudaba a mantener el respaldo político para las sanciones que, como se acabó viendo, impidieron que el régimen de Sadam Husein adquiriera armas de destrucción masiva La ONU reconoció ayer que hubo deficiencias en el manejo de este extraordinario y altamente complejo programa, que debía aplicarse en medio de un enrarecido entorno político. En una entrevista con el New York Times, Volcker declaró la semana pasada que de los documentos examinados por su equipo hasta la fecha no probaban nada (respecto a posibles culpables) aunque sin embargo sí mostraban que auditores externos instaron repetidamente a las Naciones Unidas para que reforzaran los controles. Las auditorías también revelan que el responsable del programa, Benon V. Sevan, uno