Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 1 2005 La Tercera VITAMINAS, AUTISMO, CÁNCER Y SIDA L énfasis en salud en los países llamados del Primer Mundo ha conllevado el aumento del consumo de vitaminas y otros productos. Pero me temo que desconocemos muchos de los efectos de estos suplementos y que la ciencia de la nutrición está todavía, en gran medida, por desarrollar. Tres ejemplos, dos negativos y preocupantes y el otro esperanzador, soportan lo dicho. Todos los años, los profesores Francesco Salvatore y Filiberto Cimino, de la Università Degli Studi di Napoli Federico II, organizan una reunión internacional en Capri sobre Biología Molecular y Medicina de Laboratorio. Este año la reunión ha tenido lugar en la vecina Isla de Ischia y el programa, como de costumbre, fue extraordinario. La presentación que más me impactó fue la del profesor Arthur L. Beaudet, del Baylor College of medicine in Houston, que pronunció una magnífica conferencia de la cual quiero resaltar un aspecto interesante pero también inquietante. Hace tiempo que se sabe que la dieta de hembras embarazadas puede afectar profundamente a su descendencia. Durante muchos años se ha recomendado el consumo de alimentos enriquecidos con ácido fólico por las mujeres embarazadas, lo que previene, efectivamente, contra la espina bífida. Por eso, en los Estados Unidos, muchos productos que consumen los americanos, y no sólo las mujeres embarazadas, están excesivamente suplementados con ácido fólico. Las investigaciones del profesor Beaudet demuestran que paralelo al programa de prevención de la espina bífida se ha producido sorprendentemente un aumento en la proporción de niños que sufren autismo. Hay evidencia experimental de que este aumento es debido a la consunción de productos alimenticios que contienen grandes suplementos de ácido fólico. El laboratorio del profesor Beaudet lleva años estudiando el papel de la Epigenética en el control y producción de algunas enfermedades, con especial interés en el síndrome de Prader- Willi, el síndrome Angelman y el autismo. La impronta genómica es el fenómeno de expresión diferencial de los dos alelos de un gen; normalmente un alelo se expresa y el otro se silencia. El síndrome de Prader- Willi y el de Angelman son enfermedades humanas distintas caracterizadas por anormalidades del comportamiento neuronal y retraso mental. Están causadas por una deficiencia en el cromosoma paterno (síndrome de PraderWilli) o en el cromosoma materno (síndrome Angelman) El laboratorio del profesor Beaudet ha contribuido a la clarificación de los defectos moleculares causantes de estos síndromes, identificando un locus relacionado con la proteína ubiquitina (una substancia que por su papel en la degradación de las proteínas ha resultado en la concesión del Premio Nobel en Química de este año a Aaron Ciechanover, Auram Hershko e Irwin Rose) y han hecho numerosos modelos en ratas relacionados con dichos síndromes. Los descubrimientos moleculares y la evidencia de que la impronta genómica juega un importante papel en el autismo, le han llevado a proponer un nuevo modelo de una mezcla epigenética y genética para su herencia. Beaudet propone un E modelo radicalmente diferente de los anteriores. Ha propuesto un modelo reostático sugiriendo que éste afecta al crecimiento, al comportamiento y, quizás, a otros rasgos. Su trabajo actual está dirigido a: 1) descifrar las bases genéticas y epigéneticas del autismo; 2) identificar los genes específicos para el tratamiento del síndrome Angelman; 3) ensayos para incrementar la impermeabilidad del silenciamiento de la copia paterna del gen del síndrome Angelman como un tratamiento; 4) modelos genéticos en ratas in vivo y en células madre, para probar la biología de la impronta genómica; y 5) testar rigurosamente el modelo reostático. Pero hay más, el número de octubre 2- 8 de la revista Lancet resalta en su cubierta y en letras grandísimas lo siguiente: La posibilidad Se necesitan estudios nutricionales muy extensos, tanto clínicos como moleculares, para llegar a una medicina más efectiva de que las píldoras de vitaminas no sean beneficiosas, sino que también maten a los que las consumen, es una especulación que asusta dadas las grandes cantidades que se usan en ciertas comunidades En este artículo David Forman y Douglas Altman comentan que el efecto de antioxidantes que se han recomendado extensivamente no tiene beneficio alguno en la prevención del cáncer gastointestinal. Tampoco el b caroteno, que, de acuerdo con Bjelakovic y colegas, en realidad aumenta el peligro del cáncer de pulmón en vez de prevenirlo. La conclusión es que el efecto de todos los suplementos vitamínicos que se han estudiado para estos problemas resulta en un relativo aumento de peligro, y concluyen que los antioxidantes parecen aumentar la mortalidad. Creen que aproximadamente un 1 por ciento de las personas que los utilizan morirán prematuramente. Pero consideran que toda- vía se necesitan pruebas, y por lo tanto un estudio detallado de los suplementos será vital. Cambiando ahora a algo también inesperado pero positivo, especialmente en vista de los resultados del artículo del Lancet en una reciente publicación de la también prestigiosa revista The New England Journal of Medicine los doctores Katharina Schroecksnadel, Robert Zangerle y Dietmar Fuchs se refieren a un trabajo de Fawzi y sus colaboradores, que demuestran que el suplemento con multivitaminas protege el sistema inmunológico en mujeres embarazadas que sufren sida. El deterioro de la habilidad del sistema inmunológico para restringir el crecimiento de patógenos secundarios es rasgo fundamental en esta infección. En teoría, la excesiva producción de variedades de oxígeno reactivo por activación de células tales como los macrófagos puede degradar las vitaminas. En la infección del sida, ha sido demostrada una rápida inactivación del triptofan, por la indolamina- 2, 3- dioxigenasa. El suplemento de vitaminas puede impedir la inmunosupresión inducida por indolamina- 2,3- dioxigenasa e interrumpir un círculo vicioso. El retraso en la progresión en personas infectadas con el sida se basa en tratamientos con un complejo de vitamina B y vitaminas C y E. Comparándolo con un placebo, este suplemento resultó en un insignificante incremento en el número de células DC 4+ y una disminución en las complicaciones comunes. El extenso estudio inicial del tratamiento fue hecho en Tanzania y con datos adecuados estadísticos para respaldar los resultados clínicos. Descubrimientos similares en Tailandia y otros estudios epidemiológicos confirman la importancia de las multivitaminas en las personas afectadas de sida. Se sugiere que en el tratamiento para personas que se encuentran en los primeros períodos de la enfermedad de sida se debería examinar el papel de otros nutrientes que no han sido incluidos, tales como el selenio. Como hicimos notar hace ya muchos años, generalmente el contenido celular es alto en enzimas, mientras que la concentración de substratos, es decir nutrientes, es bajo. Por ello, un exceso de substratos o de activadores, como pueden ser las vitaminas, podría provocar no sólo protección sino también destrucción enzimática, y por tanto explicar los efectos arriba señalados. Personalmente, durante muchos años me ha interesado- -y ahora lo continúan mis colaboradores- el efecto preocupante de las dietas con un exceso de proteínas, especialmente, ya que muchas de ellas son muy populares. En definitiva, se necesitan estudios nutricionales muy extensos, tanto clínicos como moleculares, para llegar a una medicina más efectiva. Recuerden que durante una vida consumimos muchas toneladas de alimentos. Debe quedar claro que personalmente no me opongo al uso de vitaminas y otros suplementos, aunque pienso que su derivación desde una apropiada alimentación es mucho más lógica y segura. Por tanto, recuerdo al lector que la moderación debe ser dominante en todo, incluyendo la propia moderación. SANTIAGO GRISOLÍA Bioquímico