Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 1 2005 Deportes 93 Su DNI Nombre Julen Guerrero López Nació en Portugalete, el 7 de enero de 1974 Debut en la Liga 6- 9- 92 113 goles con el Athletic en 395 partidos 98 goles en la Liga en 344 partidos: 1992- 93 10 goles en 37 partidos 1993- 94 18 goles en 36 partidos 1994- 95 13 goles en 27 partidos 1995- 96 9 goles en 33 partidos 1996- 97 15 goles en 38 partidos 1997- 98 8 goles en 29 partidos 1998- 99 9 goles en 36 partidos 1999- 2000 6 goles en 32 partidos 2000- 01 4 goles en 27 partidos 2001- 02 5 goles en 20 partidos 2002- 03 0 goles en 14 partidos 2003- 04 1 gol en 14 partidos 2004- 05 0 goles en 1 partido Selección 13 goles en 39 partidos de un rubito pecoso en edad juvenil? El alemán tiró pronto la toalla, hasta el punto de que el último gran partido que se recuerda de Guerrero data ya de hace tres temporadas, un 1- 2 en Riazor con gol suyo. Ni siquiera ha podido cumplir el sueño de hacer cima en el centenar de dianas, algo que ha tenido a la vista desde el siglo pasado. Y San Mamés sigue ahí, alentándole en cada calentamiento, incluso aclamando el tanto del honor del 1- 4 ante el Valladolid de la temporada anterior, ya a las órdenes de Valverde. Fíjense si gusta estar a su lado que Pablo Zuloaga, un jugador vizcaíno que militó en varios equipos de Segunda A, pidió esta misma semana al Txingurri que se retractase en su decisión de no convocarle para el amistoso de su despedida por enfermedad. Julen Guerrero en el banquillo, de donde no sale en las últimas temporadas BORJA AGUDO Julen Guerrero, 31 años cumplidos el viernes, mantiene su actitud de chico callado y bueno soportando el ostracismo. La pregunta del millón en Bilbao, o de los dos millones que cobra limpios por campaña, es por qué no juega. Hasta su página web se lo cuestiona a sus incondicionales Con todos por delante La siesta del niño prodigio TEXTO AITOR GARCÍA BILBAO. El Athletic recobra la salud deportiva. No así su difuminada estrella, Julen Guerrero, al que apenas le quedan en Bilbao el reconocimiento y compasión de sus incondicionales seguidores y un contrato más que millonario hasta el año 2007. El niño prodigio sigue dormido. Cumplió 31 años el pasado viernes y no tuvo siquiera un minuto en Soria como regalo. Justo en Los Pajaritos, el campo del que quizá mejor recuerdo guarda y donde en junio de 1992 alzó como capitán la Copa del Rey juvenil, preludio de una fulgurante carrera. El alemán Jupp Heynckes le ascendió ese verano al primer equipo y con sólo 18 años se comió el mundo hasta desatar la Julenmanía una fiebre que obligó a la mismísima Federación Española a diseñar, cuando acudía a las llamadas de la selección, unos cordones de seguridad sólo comparables con los de los actuales galácticos Aún así, muchas niñas los traspasaron. Julen era joven, guapo y bueno, muy bueno. ¿Por qué se ha evaporado aquel ta- lento goleador inigualable hasta la irrupción de Raúl, especialista del cambio de juego y remate, estandarte deportivo y comercial de una generación rojiblanca sin títulos? Es la pregunta del millón, que se responde de muy diferentes maneras. De hecho, hasta la propia página web del futbolista cuestiona a sus simpatizantes sobre tal motivo. Un contrato de galáctico Por Bilbao circulan argumentos como su declive físico- -coincidente con la recuperación de una lesión de rodilla- su escasa compenetración con el vestuario- -incluso hay quien todavía le reprocha que aceptase en pleno estallido el brazalete de capitán rompiendo la tradición del club, que era otorgárselo al más antiguo de la plantilla- -y, los más atrevidos, hablan de un complot de club, de una medida para juguetear con su paciencia. Un desprecio para su actual entrenador y ex compañero, Ernesto Valverde, quien no tiene pinta precisamente de dejarse persua- dir por los soniquetes de despacho. El problema es más del Athletic que del propio Guerrero, que guarda su enfado para los más íntimos. Tiene varado en nómina, a cerca de dos millones de euros limpios al año, a un jugador que no cuenta para su entrenador. El ex presidente José María Arrate evitó su fuga al Lazio o al Real Madrid con un ventajoso contrato, que le mantendría por la letra pequeña como el futbolista mejor pagado de la plantilla. Se acercaron el Barcelona, el Liverpool... Tampoco se fue. Nadie creyó oportuno ni se atrevió a negociar su salida de Ibaigane. El de Portugalete, con más tiempo libre para sus dos hijos del que jamás hubiera imaginado, pensó que sus primeras suplencias a las órdenes de Luis Fernández serían pasajeras. Más fruto de su tensa relación con el tarifeño que de otra cosa. Llegó Rojo. Sus problemas físicos sirvieron de excusa. ¿Qué mejor vara de medir que la vuelta de Heynckes, el hombre que se atrevió a diseñar un equipo ofensivo en función Precisamente Valverde es quien menos oportunidades le ha concedido, hasta el punto de que únicamente le ha puesto en el once ante la Gimnástica Segoviana en la Copa. Difícilmente volverá a hacerlo en un choque trascendente. Con su retraso hasta el doble pivote, Tiko se ha quitado de encima las críticas de los fieles a Guerrero. La estética llegada de Yeste ha terminado con las discusiones. Su fútbol ya está a años luz. Y Valverde tiene que verlo muy mal en el día a día para poner ahí a Jonan García, a Arriaga, a cualquiera antes que a Guerrero. Los fríos datos dicen que lleva dos goles en tres años. También es cierto que ya ni siquiera tiene oportunidad de reivindicarse más allá de en los entrenamientos de Lezama. Para lo bueno y lo malo, Guerrero no se ha movido del Athletic, un club singular en el trato. Lo bueno es que seguirá cobrando euro a euro hasta que quiera, ya que nadie parece atreverse a poner el cascabel al gato, a decirle cara a cara que esta situación es insostenible, que debe salir de Bilbao sin poner patas arriba San Mamés otra vez con su juego. Lo malo es que ni el propio Guerrero se ha atrevido a demostrarse a sí mismo en otro lado que le queda mucho fútbol en sus botas. Al final, todos tienen su razón. Mejor dejarlo estar.