Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 1 2005 Economía 83 La economía española es una de las más afectadas por el peaje alemán a los camiones Las Cámaras afirman que la tasa quiebra la unidad del mercado europeo b La medida podría crear un prece- La desviación del IPC en 2004 costará a las empresas 1.500 millones SERVIMEDIA MADRID. Los empresarios tendrán que acometer un gasto aproximado de 1.500 millones de euros, que tendrán que transferir a sus trabajadores por la desviación de la inflación en 2004 sobre el IPC previsto, según los datos del sector. Así, el IPC armonizado adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se situó en el 3,3 a final de año, lo que supone trece décimas de desviación sobre el 2 previsto por el Gobierno. En los convenios firmados para 2004, más de siete millones de trabajadores tienen suscritos pactos de subida salarial y el 78,59 de ellos, es decir, 5,5 millones de empleados tienen pactadas cláusulas de revisión salarial que se activan si la inflación supera el 2,11 según el Acuerdo de Negociación Colectiva. Con esta base, esos 5,5 millones de trabajadores tendrían que recuperar el poder adquisitivo perdido, que supondría entre un 1,2 y un 1,3 adicional a su sueldo. Para un salario medio de 21.000 euros anuales (dato del INE) el coste adicional por empleado sería de unos 270 euros, hasta sumar 1.500 millones. dente en otros países de la UE, como Francia, que ya estudió la posibilidad de llevar a cabo una actuación similar en 2003 ABC MADRID. España será una de las economías más perjudicadas por la instauración del peaje para camiones en la red viaria alemana debido a su situación geográfica periférica, según opina el Consejo Superior de Cámaras de Comercio. El organismo precisa que esta medida encarece las exportaciones españolas e incrementa el coste de las importaciones. Asimismo añade que la iniciativa quiebra la unidad del mercado común europeo, distorsiona la libre circulación de mercancías y el empeoramiento de la capacidad competitiva de la economía española no sólo afectará a los intercambios comerciales con Alemania, sino que, dada su condición de país de tránsito, dificultará la fluidez del comercio con países nórdicos o nuevos socios comunitarios. La medida, además, podría crear un precedente en otros países de la Unión Europea, como es el caso de Francia, que ya estudió la posibilidad de llevar a cabo actuaciones similares en 2003 y la decisión alemana podría alentar los planes franceses de instaurar un peaje en sus carreteras. El Consejo Superior de Cámaras de Comercio señala que la mayoría del comercio exterior español se realiza por carretera, que en 2003 concentró el 57,1 del valor total de los intercambios comerciales de España; seguido del transporte marítimo, que supone el 28,4 del valor del comercio exte- El español no ha sido incluido entre los cuatro idiomas para pagar el peaje rior español; el aéreo, un 5,1 y el ferrocarril, el 4,5 Del total del comercio exterior español, el 12,5 discurre por carreteras alemanas, añade. Respecto al comercio bilateral hispanoalemán, el 81,8 de las ventas españolas a Alemania y el 88,7 de las compras al país germano utilizaron las carreteras como red en 2003. El sector del automóvil es el más afectado ya que, en 2003, supuso el 21,3 de las ventas españolas a Alemania a través de carreteras, seguido del material eléctrico, 10,6 máquinas y aparatos mecánicos, 7,9 frutas, 7,8 y hortalizas, 6,7 También en la importación el sector del automóvil es el más afectado, ya que concentró el 33,1 de las compras españolas a Alemania realizadas por carretera en 2003; le siguen las importaciones de EPA aparatos mecánicos, 15,3 y aparatos y material eléctrico, el 10,2 Por Comunidades autónomas, Cataluña, el País Vasco, la Comunidad Valenciana y Madrid concentraron el 68 de las exportaciones españolas hacia Alemania por carretera en 2003, mientras que Cataluña y Madrid concentraron el 60,1 de las compras a ese país a través de la redes viarias. Según estimaciones de Asaja, la instauración del peaje tendrá un coste de 20 millones de euros para el sector hortofrutícola español y de entre 250 y 500 euros para los vehículos que transiten por las autopistas germanas. Se calcula que entre 15.000 y 18.000 camiones cruzan cada día la frontera con destino a Europa, muchos de los cuales se ven obligados a travesar Alemania para llegar a sus destinos. Los gruistas inician sus protestas el miércoles 12, con un paro técnico a partir del 20 de enero ABC MADRID. Las asociaciones de empresarios de grúas iniciarán esta semana el calendario de movilizaciones contra la negativa de las aseguradoras y clubes de asistencia en carretera a aumentar las tarifas que pagan a las grúas por sus servicios. El próximo miércoles 12 habrá concentraciones de gruistas ante las sedes de estas aseguradoras y clubes en muchas ciudades españolas, y a partir del 20 de enero comenzará el paro técnico en la práctica totalidad del país. Sevilla se ha adelantado y el pasado miércoles celebró concentraciones, mientras que Gerona lleva desde principios de año con un paro selectivo. Francesc Rovira, presidente de la patronal nacional de gruistas Cepas, convocante de las movilizaciones junto con la otra patronal nacional, Aneac, indicó que las concentraciones se realizarán ante las sedes de Mapfre, Reale, Autoclub Repsol y Ada, que son las compañías y clubes que no aceptan o no se han pronunciado sobre la subida de tarifas, informa Servimedia. Los gruistas piden a las aseguradoras y clubes que cumplan los estudios vinculantes encargados, tras la huelga del pasado verano, a la Universidad de Alcalá de Henares y la empresa Splim, que sitúan el coste medio de un servicio urbano de grúa en casi 50 euros, más del doble de los 23 que pagan de media las aseguradoras y clubes. Rovira reiteró que los empresarios de grúas están dispuestos a que la subida de tarifas se produzca de manera gradual, a lo largo de este año y principios del siguiente. El presidente de Cepas se mostró convencido de que la mayoría de las aseguradoras y clubes de asistencia en carretera accederán finalmente a aumentar las tarifas que pagan a las grúas. Yo creo que el 80 de las compañías se adherirán a la subida, aunque hablamos de mucho dinero dijo. Rovira prevé que las movilizaciones del sector serán un éxito, como lo fueron el pasado verano, cuando miles de vehículos se quedaron abandonados en los arcenes de las carreteras a consecuencia de los paros de las grúas. Nunca nos habíamos imaginado tanto movimiento y tantas llamadas y escritos de adhesión a las movilizaciones concluyó el presidente de la patronal.