Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura LUNES 10 1 2005 ABC REFLEXIONES SOBRE EL ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL DE SALAMANCA JESUS LOPEZ MEDEL Presidente Hon. de la Federación Europea de Centros de Enseñanza H e rotulado estas líneas, tal como figuran en la piedra de la fachada del histórico Colegio de San Ambrosio de Salamanca. No es, como suele nominarse, sin más, Archivo de Salamanca Es Archivo Nacional. Antes de entrar en este tema- -sin dogmatismo, sí como mi propia responsabilidad- -quiero adelantar mi afecto y admiración a Cataluña. Como aragonés de Daroca (Zaragoza) de la que emigraron algunos de mis antepasados afincados en aquella tierra- -alguno de ellos alto funcionario de la Generalitat y combatiente republicano- En Daroca nació y vivió la suegra del presidente Pujol, de la familia Ferrusola. El Corpus Christi, en Cataluña, de gran esplendor, proviene del Corpus de la Corona de Aragón, cuando se declaró fiesta en la Iglesia Universal, por el Milagro de los Sagrados Corporales en la batalla de Luchente (Valencia) con las tropas de Jaime I, cuyas banderas, así como las sagradas formas consagradas y ensangrentadas, se custodian en Daroca. Soy de la V promoción de la Milicia Universitaria, del Campamento de Santa fe del Montseny, en la que se formaron- -como luego en los Castillejos -no pocos políticos, catalanistas o no. Catalanes fueron los múltiples juristas de todas las especialidades quienes me promovieron un libro- homenaje profesional, con dos volúmenes y noventa firmas, que no olvido. En otros tiempos fui pregonero de altos festejos sociales, y uno de ellos en el Castillo de Perelada. No tengo, pues, más que admiración, respeto y gratitud, por Cataluña. Las reflexiones que siguen van pensadas, en atención a aquella indicación orteguiana: el hombre y sus circunstancias. Y animado, también, por el maestro Eugenio d Ors, quien me dedicó alguna glosa, y a quien visitaba en la calle del Sacramento, de Madrid, y dotado del seny catalán, que encarna la grandeza del Espíritu, y el rigor de la Obra Bien Hecha Primera circunstancia: antecedentes Se ha dicho y escrito mucho sobre el contencioso de la extracción a favor de un Archivo para Cataluña de lo que se encuentra en el Archivo Nacional en Salamanca. Poco diré de las vicisitudes administrativas, desde su organización (v. ABC, suplemento especial, de 20- 12- 2004) siendo ministro Serrano Suñer, en 1938, cuando se crea la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos Históricos Se enviaban desde las provincias a la Delegación Central de Salamanca. Con cerca de 30 secciones y servicios. No se trasladaban allí archivos completos, sí se incorporaron los de Ridruejo y los de Armero, entre otros. De la Sección inicial Guerra Civil del Archivo Histórico Nacional se pasó, en marzo de 1999, al Archivo General de la Guerra Civil Española con mejor técnica bibliográfica y jurídica. La documentación no agota la guerra civil. El criterio de unidad, de siempre, confirmaba el de la Junta Superior de Archivos (Los archiveros de la Generalitat, cuando fueron consultados, respondieron con el mismo parecer. Fueron ignorados) La sede del Archivo Histórico Nacional de Salamanca está vallada Segunda circunstancia: Unidad del Archivo La segregación de documentos del Archivo de Salamanca, para Cataluña, es, esencialmente, un problema técnico: la Unidad del Archivo. Las vicisitudes de la formación, incorporación y, en su caso, incautación, fueron variadas. Como los efectos. Lo cierto es que desde hace años, así se organizó y estructuró, y su conservación, hasta hoy, es su gran mérito para historiadores de todo el mundo. Documentos personales, de propiedad indiscutibles, se A mí me ha sorprendido que con Federico Mayor Zaragoza, estimado y respetado siempre, no se haya podido exigir una Comisión de Expertos equilibrada, técnica devolvieron. Los de la masonería pudieron afectar, especialmente, a militares combatientes, incluso de zona nacional, pero que a la hora de formar un ejército profesional, de sus antecedentes masónicos, encontraron dificultades castrenses. Poco se ha valorado que se hubieran querido estructurar, organizar y archivar, y en definitiva, conservar, no sólo los documentos que se usaron para La Causa general sino todo aquello que hacía referencia a la Guerra Civil. Para ofrecerlos como investigación, es decir, Archivo abierto. (Por ejemplo, en el Archivo no está