Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 1 2005 Sociedad 49 Ocho países restrictivos y uno, España, en ciernes Bután: Vecino de India y China, es el primero y único país del mundo donde fumar está prohibido. Quien lo desea tiene que conseguirlo de contrabando y ocultarse de toda mirada. Estados Unidos: Desde principios de los ochenta sirve de modelo a los países más desarrollados. No existe una legislación única, combina ordenanzas municipales con leyes federales e iniciativas de cada estado. En general, está prohibido fumar en bares, restaurantes y en todo tipo de locales cerrados. Se ha prohibido hasta fumar en algunas playas de California y encender un cigarrillo a menos de seis metros de un edificio público. Singapur: Es el país del mundo donde más altas son las multas por fumar en espacios públicos y por arrojar cigarrillos al suelo en las calles. La publicidad está censurada desde hace tres décadas. No se puede consumir tabaco en ningún espacio público ni en colas con más de dos personas. Australia: Otro país que sirve de referente. Lidera la prohibición de cualquier fórmula publicitaria y es el que más mensajes de advertencia imprime en las cajetillas. Está prohibido fumar en todos los espacios públicos, desde oficinas a bares o centros comerciales y, también, en algunas playas. Irlanda: Fue el primer país europeo en prohibir totalmente, a finales de marzo del pasado año, el consumo de tabaco en espacios públicos, bares, restaurantes y centros de trabajo. Noruega: Siguió el ejemplo de Irlanda y desde el 1 de junio de 2004 y prohibió el tabaco en empresas y espacios públicos y hostelería. Desde hace más de treinta años cualquier forma de publicidad del tabaco está prohibida. El precio medio de la cajetilla es uno de los más elevados del mundo (8,2 euros) Canadá: Otro país que sirve como ejemplo a las políticas europeas. La mitad del espacio de las cajetillas está ocupado por mensajes contra el consumo. Emplea imágenes en color para ilustrar las enfermedades que provocan los cigarrillos. Países Bajos: Desde principios del pasado año el consumo no está permitido en trenes, estaciones de transporte de viajeros, cuartos de baño o lugares de trabajo. Estudia incorporar a la norma la prohibición en bares, restaurantes y hoteles. España: Prohibirá el tabaco en todos los espacios públicos y lugares de trabajo. La restricción en bares y restaurantes estará en manos de los propietarios si tienen menos de 100 metros cuadrados de espacio. Restaurante de Roma donde desde hace unos días se avisa de la prohibición de fumar que comienza hoy en toda Italia AP Italia se convierte hoy en el país europeo más duro contra el tabaco. Su ley se resume, con escasos matices, en pocas palabras: sólo puede fumarse en casa y en la calle. Hay quien aplaude pero también quienes anuncian su desobediencia, como el ministro de Defensa y el líder comunista Prohibido fumar en Italia TEXTO: JUAN VICENTE BOO ROMA. Las crisis de ansiedad y los llamamientos a la desobediencia civil afloran a borbotones en Italia a medida que se acerca la entrada en vigor de la prohibición de fumar en locales públicos. El momento fatídico llegó a las 00.01 horas de hoy, precedido de concentraciones más o menos populosas en diferentes puntos de la geografía italiana en clara señal de protesta contra la nueva legislación. A partir de hoy se podrá fumar libremente tan sólo en casa o en la calle. La ley permite hacerlo en los lugares de trabajo si todos están de acuerdo, lo cual es prácticamente imposible, o en la parte de fumadores de los pocos restaurantes que han realizado las obras de acondicionamiento de los locales pues la ley prohíbe establecimientos solo para fumadores. De momento, las empresas que han creado zonas de fumadores son muy pocas, por lo que la única salida será bajar a la acera y soportar vientos y temperaturas invernales. Las multas por encender un pitillo van desde los 27 euros- -que algunos están dispuestos a pagar- -hasta los 275, que suben hasta llegar a un nivel prohibitivo. Para el responsable de los locales donde se vulnere la norma, la multa va de los 200 a los 2.000 euros. Los agravantes consisten en fumar en presencia de mujeres embarazadas o de niños menores de diez años. El doctor Mario Falconi, secretario de la Federación Nacional de Médicos de Familia, confirma que hemos teni- do una avalancha de pacientes con crisis de ansiedad, temerosos de no conseguir pasar el día sin fumar. Es comprensible, porque la adicción a la nicotina es muy seria. Hemos recetado desde tranquilizantes suaves hasta parches o goma de mascar, pero también medicamentos ansiolíticos y antidepresivos Para los 13 millones de fumadores italianos- -en clara minoría frente a los 28 millones de no fumadores y los 8 millones de ex fumadores- -la vida será un poco más dura a partir de hoy, pero el ministro de Sanidad, Girolamo Sirchia, asegura que al final todos acabarán agradeciéndolo. Según Sirchia, el tabaco mata a 90.000 personas cada año en Italia, y es la primera causa de tumores y enfermedades cardiovasculares. Los costes sanitarios de los fumadores son un 20 por ciento más altos que los de los demás. En esta ley me respaldan tres cuartas partes de los ciudadanos Un ministro, contra la medida Se oponen, en cambio, fumadores empedernidos como el ministro de la Defensa, Antonio Martino, quien anuncia que no obedecerá, y el líder del partido de los comunistas italianos, Oliviero Diliberto, que incluso se compara a Ghandi. Diliberto asegura que estoy dispuesto a pagar los 27 euros de multa, pero el cigarro me lo tienen que dejar fumar entero. En cuanto a la obligación de denuncia, confío en la tradición de omertá típica de los italianos El prefecto de Roma, Achille Serra, invita a respetar la ley y promete dar ejemplo: Yo fumo siempre un cigarro habano después de cenar. Ahora me lo fumaré en casa Consolación: al cine gratis A río revuelto, ganancia de oportunistas. Los distribuidores de la película Nicotina un thriller mexicano bastante negro y violento, ofrecen entradas gratis para ver la vida sin filtro a quienes enseñen en la taquilla un paquete de cigarrillos. De momento, se han ganado la publicidad gratuita. La asociación de propietarios de restaurantes, en cambio, promete continuar la batalla legal, a pesar de que las esperanzas de cambiar la ley en el futuro son escasas. Lo mismo intentaron en 1976 los propietarios de los cines sin ningún resultado. Ahora, sencillamente, nadie fuma en la sala. Lo más duro serán los viajes en tren, pues no habrá piedad ni siquiera para los pasajeros de largo recorrido. Es más, empieza a haber campañas contra los teléfonos móviles, cuyo uso masivo y a gritos resulta cada vez mas molesto.