Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 1 2005 Internacional 27 DEVASTADOR MAREMOTO EN EL SUR DE ASIA Temor en Indonesia y Sri Lanka a que la guerrilla entorpezca las tareas de ayuda Yakarta alerta sobre una infiltración de rebeldes en campos de refugiados b Supuesta reaparición de Laskar Parte un avión español hacia Aceh con material y 50 profesionales ABC MADRID. Un avión de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) con más de medio centenar de especialistas de diferentes organizaciones, ocho toneladas de material farmacéutico, una potabilizadora y un puesto médico avanzado partió ayer con destino a Banda Aceh (Indonesia) para relevar al personal que desde el pasado día 31 de diciembre permanece en la zona tras el maremoto registrado en el sureste asiático. El secretario general de la AECI, Juan Pablo de Laiglesia, aseguró que estas cincuenta personas acuden con el mismo espíritu y la misma voluntad de prestar esta colaboración solidaria de parte de todos los españoles y toda la sociedad que los que se trasladaron el pasado día 31. En este sentido, explicó que los más de cincuenta especialistas pertenecen al Samur de Madrid, el Samur de Sevilla, un equipo de médicos coordinados por la Generalitat de Cataluña, bomberos de Córdoba y a las organizaciones Médicos del Mundo y Acción contra el Hambre. Al mismo tiempo, el ministro de Defensa, José Bono, asistirá esta tarde a la salida desde la Base Aérea de Getafe de cinco aviones del Ejército del Aire que transportarán 18 toneladas de productos de primera necesidad para estos países, informó el Ministerio. Las aeronaves, dos aviones C- 130 Hércules y tres C- 235, trasladarán la ayuda humanitaria fundamentalmente a Indonesia, a donde llevarán productos farmacéuticos, alimentos, agua y una planta potabilizadora con capacidad para 8.000 litros por hora. En esta misión participarán 650 efectivos de las FF. AA. Mujahidin, un grupo extremista vinculado con Al Qaida, al que se cree haber detectado en uno de los centros de desplazados LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BANDA ACEH (INDONESIA) Sri Lanka e Indonesia son ejemplos de que los odios no descansan nunca. En Banda Aceh, la capital de la provincia más devastada por el terremoto del pasado día 26, las autoridades han culpado a los rebeldes separatistas que reniegan del Gobierno de Yakarta de los incidentes registrados ayer cerca del cuartel general de la ONU en la ciudad, donde trabajan cooperantes encargados de ayudar a los supervivientes de la catástrofe que ha dejado más de 150.000 muertos en el sur de Asia y África. Junto a ello se ha alertado a las organizaciones de ayuda sobre la infiltración de miembros de estos grupos en los campamentos de refugiados, donde miles de personas intentan salir adelante a pesar de haberlo perdido todo. El máximo temor ante esta situación es ahora que la inestabilidad pueda perjudicar la labor de ayuda de carácter internacional que se está desplegando en el país, y que el miedo a un empeoramiento de esta vieja lucha, que tiene tras de sí más de tres décadas de sangre, provoque la salida de los cooperantes. Ante ello, el Gobierno ha reforzado la presencia policial en las calles, donde la Policía patrulla con coches blindados, donde la población no quiere ni oír hablar de un nuevo periodo de lucha cuando las fuerzas alcanzan apenas para sobrevivir. El punto de mira está en la supuesta reaparición de Laskar Mujahidin, un Un hombre tiene en brazos a su nieta entre los escombros de su casa en Sri Lanka EPA grupo extremista vinculado con Al Qaida al que se cree haber detectado en uno de los campos de desplazados, aunque fuentes de esta organización insisten en que lo que quieren es ayudar y no hay intención de buscar objetivos entre los extranjeros. nes Unidas, Kofi Annan, que además fue recibido con una protesta en el área del norte del país, controlada por rebeldes tamiles, después de que el alto representante internacional, al parecer, aceptara el ruego del Gobierno de que se mantuviera alejado de los puntos dominados por los Tigres de Liberación de Tamil Eelam. Tengo esperanzas de retornar y poder visitar todas las áreas, no sólo aquellas reparadas, sino también para celebrar la paz dijo Annan, quien excusó su ausencia de tales lugares por falta de tiempo y dejó claro que la ONU no tiene el propósito de tomar partido por alguna de las facciones en pugna. Annan también se entrevistó con la presidenta de Sri Lanka para analizar el proceso del acuerdo de cese el fuego de febrero de 2002, hecho posible entonces con la mediación de Noruega. Disparos en la zona cero Ajenos al dolor que ocupa el día a día en toda la región, también existen informaciones no confirmadas sobre intercambio de disparos entre disidentes y quienes les repelen estos días atrás en el mismo escenario de la zona cero la parte de la ciudad que fue literalmente arrasada por el tsunami donde se siguen rescatando cada día decenas de cadáveres. La vuelta a la violencia dejó en un segundo plano la visita ayer a Sri Lanka del secretario general de Nacio- EL SAMUR, EN INDONESIA JAVIER QUIROGA Jefe de comunicaciones de la misión española en Sumatra MISIÓN CUMPLIDA H oy se produce el relevo del primer contingente de la misión española en Sumatra. A las ocho de la mañana se espera la llegada a Banda Aceh de un vuelo chárter que traslada a unos cincuenta profesionales, entre médicos, enfermeras y otros especialistas, procedentes de Cataluña y una veintena del Samur. Tres personas permanecen para facilitar el relevo. El avión transporta además bienes para mejorar las condiciones de trabajo y sustituir los que se estaban agotando: suero, material de cura... Mientras ayer nos tomábamos una coca cola, hicimos balance de nuestros diez días de trabajo, que ha consistido en la puesta en marcha de esta misión organizada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y cuatro días intensos en los dos hospitales de campaña. Todos estamos agotados pero satisfechos con nuestra labor. Los médicos militares norteamericanos nos han felicitado por las condiciones en que llegan los pacientes después de pasar por nuestro dispensario del aeropuerto de Banda Aceh. Son habitantes de la devastada costa oeste de la isla que no han recibido aún asistencia sanitaria desde el maremoto del 26 de diciembre, que son trasladados a la capital en helicópteros del Ejército de Estados Unidos. Nos han elogiado porque los heridos llegan a sus hospitales con criterios de calidad europeos: historial preparado, suero y la primera dosis de antibiótico puestos, sedados, abrigados... Como los veinticinco heridos que atendimos ayer en este dispensario vinieron concentrados a mediodía y fue un día de tráfico caótico en Banda Aceh y no volvían las ambulancias, tuvimos que improvisar un camión para trasladar a tres personas graves, con fracturas, neumonía, deshidratados y hambrientos, que llegaron a los hospitales vigilados y con su suero. Todo ello en medio de un auténtico aguacero tropical. El agua nos llegaba a los tobillos cuando salíamos a recoger a los heridos de los helicópteros, que acababan empapados. La ciudad empieza a recuperar la vida, los primeros días aparecía desolada. A un kilómetro en dirección a la costa de nuestro hospital de campaña de la Facultad de Medicina todavía pueden verse barcos de doce o trece metros que fueron arrastrados por las aguas. La recuperación de cadáveres se está haciendo a marchas forzadas. Quinientos o seiscientos cuerpos son enterrados a diario en fosas comunes cerca del aeropuerto. La presencia militar ha aumentado en los últimos días, aunque no hemos percibido pillajes ni inseguridad. La población se comporta de forma modélica y se respira cierta normalidad, dentro de las circunstancias. Aceptan su destino, no parecen ni irritados ni deprimidos. En cuanto les curas y les das algo de comer, recuperan el buen humor. Dos jóvenes que llegaron con fracturas, neumonía y deshidratados, lo primero que hicieron después de revivir con la asistencia médica y unas galletas energéticas fue preguntarnos por el Real Madrid, ¡en la costa oeste de Sumatra!