Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Espectáculos DOMINGO 9 1 2005 ABC TEATRO El contrabajo El Lazarillo de Tormes Autor de El contrabajo Patrick Süskind. Versión de El Lazarillo de Tormes Fernando Fernán- Gómez. Iluminación: Miguel A. Camacho. Dirección e interpretación: Rafael Álvarez El Brujo Lugar: Teatro Infanta Isabel. Madrid. EL HOMBRE ORQUESTA JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN C on su repuesto Lazarillo de Tormes cierra Rafael Álvarez El Brujo la antología de sí mismo que viene ofreciendo desde principios de septiembre en el Teatro Infanta Isabel. Tres espectáculos distintos y un solo actor verdadero. Del primero de ellos, San Francisco, juglar de Dios de Dario Fo, ya dio cuenta en estas páginas en su momento mi compañera Almudena Guzmán. Los otros dos son un suma y sigue de su talento interpretativo, algo así como una exhibición de culturismo en la que la profusión de músculos se ha trocado en una demostración de recursos actorales que parece inagotable. Solo en escena, a pecho descubierto, Rafael Álvarez es infinito múltiplo de sí mismo, un hombre orquesta del teatro. En El contrabajo encarna a un músico que desarrolla sobre el escenario su relación de amor odio con un instrumento que define como imprescin- dible para el conjunto orquestal en el que trabaja. Al hilo de su soñada interpretación del quinteto La trucha de Schubert, y de sus deseos de llevar a cenar a la mezzosoprano, el contrabajista devana en su a veces apasionado, a veces irónico, a veces desalentado, a veces sarcástico monólogo la madeja de sus insatisfacciones y sus inseguridades, sus anhelos y sus frustraciones, sus obsesiones y sus miedos hasta dejar al descubierto el hueso mondo y lirondo de la naturaleza humana. Y todo esto, por expresarlo en la terminología musical adecuada, demostrando en el terreno escénico su dominio del pizzicato, el glissando, los arpegios y el ponticello, ejecutante magistral de la partitura de su oficio. El Lazarillo vendría a ser el compendio antológico de su carrera, su gran trabajo, un barroco recital de variaciones que resume lo mejor de este actor capaz de ocultar su meticulosidad obsesiva tras una catarata de fresquísimas improvisaciones. Dieciséis años hace que estrenó esta ajustada versión que Fernando Fernán- Gómez realizó del texto anónimo- -atribuido por recientes investigaciones a Juan de Valdés y también a Juan Luis Vives- -y que El Brujo ha convertido en un prodigio elástico de duración y contenido variables. Un divertido monólogo durante el que, para regocijo del respetable, puede referirse imparablemente a asuntos de ahora mismo como si los situara en el siglo XVI. Versátil juglar, nobilísimo e inmenso cómico de la lengua, bufón de insondable gallardía interpretativa, Rafael Álvarez es, él solo, todo un espectáculo, y hasta varios. TOROS Grandioso Uceda Leal, que cortó cuatro orejas en la Feria de Manizales ABC MANIZALES (COLOMBIA) José Ignacio Uceda Leal cuajó dos grandísimas actuaciones en la tercera corrida de la Feria de Manizales. El matador madrileño cortó cuatro orejas y abrió la puerta grande. Compartió la salida a hombros con César Rincón y Manuel Caballero, que también cosecharon importantes faenas. Con el cartel de no hay billetes según informa Efe, se lidiaron toros de Ernesto Gutiérrez, de buen juego; el sexto fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Rincón abrió el festejo con una artística y poderosa faena, aderezada de un temple exquisito. Insistió en matar recibiendo, pinchó en tres ocasiones, y dejó finalmente media estocada que fue suficiente para que el toro doblara. Saludó desde los medios. En el cuarto, al que recibió con dos largas cambiadas, cuajó una faena completísima de principio a fin, aprovechando la nobleza de su enemigo. El maestro colombiano paseó las dos orejas. Manuel Caballero, en su despedida de este coso, dibujó una excelente faena con series abrochadas con bellos remates. Mató de estocada y el público pidió las dos orejas para el diestro de Albacete. Embarcó al quinto en la muleta, tanto en los derechazos como en los naturales, y dejó una estocada completa. Recibió otra oreja. Uceda Leal se lució con verónicas de ensueño en el tercero. Ejecutó una magnífica faena y mató de estocada. Obtuvo las dos orejas. El noble sexto permitió que el madrileño deleitara a la afición con suaves y templados lances con el capote y después bordara el toreo con la muleta, siempre por encima del animal. Brindó su labor a Caballero, quien realizó su última faena en la plaza manizalita. De un soberbio estoconazo acabó con su enemigo y paseó otros dos trofeos. Al término de la corrida, los tres toreros y el ganadero salieron por la puerta grande de la plaza. Un día después, el pasado viernes, se celebró un exitoso festival. De nuevo se lidió un encierro de Ernesto Gutiérrez, aunque en esta ocasión no ofreció tan buen juego. El rejoneador Diego Ventura, oreja. Uceda Leal, palmas. Miguel Abellán, vuelta al ruedo. Paco Perlaza, dos orejas. El Cid, dos orejas. Luis Bolívar, oreja.