Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 1 2005 55 Los domingos El funcionario más antiguo de España, Rafael Noja, se retira, pionero de una Protección Civil todavía escasa Marruecos se enfrenta a una grave lacra: el abandono a su suerte de miles de menores, que invaden las calles En TV hay un antes y un después de 2004. Por primera vez, las privadas ganan a la Primera Rodeado de sus seguidores, Mahmud Abbas, el seguro ganador de estas presidenciales, abre los brazos durante uno de los mítines celebrados en Nablus AP Yaser Arafat ha muerto, pero su sombra y su legado son alargados. Casi nadie confía, en Ramala, Nablus o Gaza, en que Mahmud Abbas, seguro vencedor de las elecciones presidenciales de hoy domingo en esa Palestina que no existe pero sufre día a día, pueda lograr una paz justa a corto plazo. La paz, sin justicia, no vale. Y él lo sabe Los palestinos votan, ¿y ahora qué? l miércoles, Daoud Daher, dueño de una agencia de viajes en Jerusalén Este, se tomó un descanso a mediodía. Cerró su negocio, de capa caída desde hace cuatro años, y se dirigió a uno de los cafés populares de la Ciudad Vieja. Allí le prepararon un café árabe con cardamomo, muy cargado, como a él le gusta; pidió un narguile una pipa de agua, y abrió el diario Al Quds mientras le traían una y otra cosa. Daoud, veterano palestino que ha vivido todas las etapas de ocupación, esperanza, resignación, euforia y deses- E POR JUAN CIERCO. CORRESPONSAL EN JERUSALÉN peración actual, llevaba tiempo sin que casi nada le llamara la atención de los diarios locales. Ni siquiera en plena campaña electoral de este plebiscito con varios candidatos que hoy se decide en Cisjordania y Gaza. Ya con su café caliente sobre su mesa y su pipa de agua a su lado, Daoud comenzó a leer con parsimonia, con atención, con interés, una Carta abierta a la opinión pública palestina con un subtítulo todavía más significativo: Lo que le pedimos al nuevo presidente La sorpresa de Daoud no se apoyaba en Los más moderados piden hoy, más que nunca, el fin de la violencia contra los civiles israelíes para empezar el futuro, de verdad los firmantes de la misiva: políticos, hombres de la cultura, académicos, artistas, ministros, diputados. Tampoco en que al frente de todos ellos se encontrara, con nombre y apellido, la rúbrica del poeta nacional palestino, Mahmud Darwish. La sorpresa radicaba en el contenido de la carta. No en lo que siempre se exige, porque es de justicia hacerlo y aquí también: un Estado palestino viable, independiente y soberano con las (Pasa a la página siguiente)