Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional DEVASTADOR MAREMOTO EN EL SUR DE ASIA DOMINGO 9 1 2005 ABC Unicef reclama un registro urgente de los huérfanos para evitar a las mafias ABC GINEBRA, BANDA ACEH. Los niños que quedaron huérfanos tras el maremoto del 26 de diciembre deben quedar registrados inmediatamente y quedar bajo la tutela de adultos, según la ONU. La agencia de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) confirmó que de momento se han descubierto al menos dos casos de adopción ilegal y mostró su preocupación ante la posibilidad de que los traficantes de menores se aprovechen de la situación. La directora ejecutiva de Unicef, Carol Bellamy. señaló que la buena noticia es que la mayoría de los esfuerzos ya están en marcha Pero tenemos que movernos rápido. Los que quieren coger a niños en este ambiente caótico ya están en marcha lamentó. Unicef y otros grupos de apoyo a la infancia ya han alertado de que las mafias, bien establecidas en Indonesia, podrían entregar a los niños a redes de tráfico de menores y venderlos para trabajos forzados e incluso como esclavos sexuales en países más ricos de la región. En la provincia indonesia de Banda Aceh, se ha creado ya un programa para registrar a los niños desplazados para evitar que caigan en poder de traficantes. Unicef indicó que, junto con el Gobierno indonesio, abrirá centros en Aceh, una aislada provincia de la isla de Sumatra donde el tsunami dejó más de 90.000 muertos, para registrar a decenas de miles de niños huérfanos o sin hogar. Este martes ya se inauguró un centro en la capital, Banda Aceh, y esta organización quería abrir otros 20 lo antes posible. El Gobierno estima que unos 35.000 niños quedaron huérfanos, sin hogar o separados de sus padres en Aceh. España enviará 650 militares, cinco aviones y un buque hospital El despliegue se centrará en Indonesia y costará 6,5 millones de euros concretó que mañana despegarán los 5 aviones cargados con 18 toneladas de productos farmacéuticos, alimentos, agua y una planta potabilizadora ABC MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que 650 efectivos de las Fuerzas Armadas integrarán la misión humanitaria militar en los países del sureste asiático devastados por el maremoto, que comenzará mañana con la salida de cinco aviones cargados con 18 toneladas de productos de primera necesidad. Zapatero, tras reunirse con los ministros de Defensa, José Bono, y de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, en el Palacio de la Moncloa, concretó que la misión española durará dos meses y tendrá un coste total de 6,5 millones de euros. El presidente del Gobierno explicó asimismo que la ayuda española se centrará fundamentalmente en Indonesia e incluye también el próximo desplazamiento al sureste asiático de un buque anfibio del tipo Galicia, con un hospital y ochenta sanitarios, así como otros dos helicópteros. El jefe del Ejecutivo concretó que mañana despegarán de España cinco aviones de transporte de las Fuerzas Armadas, dos de ellos Hércules y tres CASA- 295, que irán cargados con 18 toneladas de productos farmacéuticos, alimentos, agua y una planta potabilizadora. José Luis Rodríguez Zapatero también avanzó que hoy saldrá un nuevo avión, el cuarto desde que ocurrió el terremoto el pasado 26 de diciembre, con medios materiales y personal de b El presidente Unos refugiados se agolpaban ayer para recibir ropa en un campo de Banda Aceh las administraciones y de la sociedad civil. Con esta decisión, señaló Zapatero, el Gobierno pretende dar respuesta al sentimiento de la sociedad española ante una tragedia de una magnitud que no se recuerda y que ha generado un estado de emergencia humanitaria mundial EPA El tercer país En este sentido, resaltó que España se convierte en el tercer país de la Unión Europea (UE) con presencia de las Fuerzas Armadas en la zona siniestrada y el quinto del mundo en contribuir a paliar y llevar adelante una carrera urgente contra la muerte y en favor de la vida que quieren los españoles y la comunidad internacional Asimismo, destacó que esta decisión del Ejecutivo de enviar militares a la zona se suma a otras de tipo económico. Entre ellas recordó los cincuenta millones de euros aprobados de los fondos FAD de ayuda al desarrollo, los cuatro millones aprobados por el Gobierno y los dos millones aportados por las comunidades autónomas y los ayuntamientos. A este respecto, Rodríguez Zapatero anunció que España defenderá en los organismos internacionales una amplia moratoria de la deuda para los países afectados por el terremoto, que superan los quinientos millones de euros. Por otra parte, el presidente del Gobierno aprovechó la rueda de prensa para agradecer el esfuerzo y la solidaridad mostrados por las organizaciones no gubernamentales y muchos españoles. EL SAMUR, EN INDONESIA JAVIER QUIROGA Jefe de comunicaciones de la misión española en Sumatra UNA JORNADA HEROICA H oy estamos emocionados y orgullosos. Ha sido un día terrible de trabajo, pero puedo decir que ha sido una jornada heroica para nuestra misión en Sumatra, organizada y coordinada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) del Ministerio de Asuntos Exteriores. En el primero de nuestros dos escenarios de trabajo, el hospital de campaña instalado en el aeropuerto de Banda Aceh, a las nueve de la mañana han empezado a llegar los heridos de las zonas devastadas de la costa oeste en los helicópteros estadounidenses. Hoy, a diferencia de ayer, han peinado una zona en la que han encontrado muchos heridos. Entre las once de la mañana y las dos de la tarde se ha producido una avalancha de pacientes que sido contenida por el equipo español, integrado por médicos, enfermeras y técnicos de transporte, que han prestado una atención modélica. Acabaron agotados, pero felices, después de auxiliar a 43 personas. Los heridos llegan cada vez más deteriorados, han pasado dos semanas sin recibir asistencia sanitaria, ni comida, ni agua. La fase de impacto después de un terremoto suele durar cuatro o cinco días, pero en este caso toda- vía seguimos atendiendo emergencias. La mayoría llegan con fracturas. Dan mucha pena, sobre todo los niños. Nuestro hospital del aeropuerto se ha convertido en una pieza indispensable dentro del sistema organizado para la asistencia a las víctimas del maremoto del 26 de diciembre. La misión española no es una isla, sino que está perfectamente integrada en la respuesta internacional. Los norteamericanos traen a sus médicos de los portaaviones para que vean cómo trabajamos. Una vez que están estables los heridos que traen los helicópteros después de dejar la ayuda humanitaria, son trasladados, según su estado, a un campo de refugiados, a un hospital estadounidense o a un tercer destino recién organizado, Medan, a donde aviones Hércules australianos llevan a los pacientes más graves. En nuestro hospital de campaña instalado en la Facultad de Medicina de Banda Aceh hemos atendido a unas cincuenta personas. La mayoría sufre infecciones respiratorias o gastrointestinales, porque tras el tsunami ha vivido a la intemperie o casi se ahoga en el momento de la tragedia. En este dispensario es fundamental la labor de la pediatra indonesia Bunda, que formaba parte de la plantilla del vecino Hospital Provincial, muy afectado por el maremoto. La pediatra nos sirve de traductora con los pacientes y les da mucha confianza. Entre todos los casos dramáticos que conocemos, hoy nos ha llamado la atención el de un niño de cinco años que ha acudido con un pie en muy mal estado acompañado por su hermano de dieciocho años. Con resignación y una sonrisa en los labios, el mayor nos ha contado que han perdido a toda la familia y, en lugar de consolarle, él me daba ánimos a mí. De momento, la misión española en Sumatra continuará con esta mecánica de trabajo.