Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 1 2005 Nacional 21 EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE Monseñor Uriarte se desmarca de la nota del Episcopado en defensa de la Constitución El obispo afirma que el texto no es vinculante para los guipuzcoanos Uriarte, obispo de San Sebastián, no considera propio de su misión episcopal delimitar la naturaleza ni el alcance jurídico y político del plan Ibarretxe EFE SAN SEBASTIÁN. El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, afirmó ayer que la nota en la que la Conferencia Episcopal Española critica el plan Ibarretxe no es, en sí misma, vinculante para la formación del criterio moral de la comunidad católica guipuzcoana, ya que no se trata de un documento doctrinal En una carta dirigida a la comunidad cristiana de Guipúzcoa, el prelado explica que se ha visto obligado a redactar esta misiva con una finalidad aclaratoria y serenante Tras señalar que no tiene motivos suficientes para emitir sobre el proyecto de nuevo Estatuto aprobado en el Parlamento vasco una valoración moral que comprometa a la autoridad de la Iglesia el obispo asegura que todos los ciudadanos católicos están llab Juan María Ibarretxe apela ahora a las buenas intenciones y al amor a los vascos M. L. G. F. BILBAO. El lendakari Juan José Ibarretxe apeló ayer a las buenas intenciones y al amor a la sociedad vasca para reclamar un debate democrático de su plan soberanista, en una rectificación del talante con el que se presentó públicamente tras la aprobación del texto, el pasado mes, en el Parlamento vasco. Quien habló de la posibilidad de resolver a tortas las discrepancias políticas reclamó ayer calma y serenidad para abordar el debate que, a su juicio, se está sacando de quicio Esa misma apelación a la tranquilidad traslució ayer de las declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien descartó que vaya a suspenderse la autonomía del País Vasco al tiempo que se mostró firme en su propósito de dialogar y buscar una solución consensuada con el PP. El lendakari Ibarretxe aseguró ayer que no hay que tener miedo a los debates democráticos porque detrás de ellos no puede haber sino buenas intenciones por parte de aquel que quiera debatir, tenga los argumentos que tenga mados a elaborar de manera adulta, sin proteccionismos ni intervenciones eclesiales, sus opciones políticas Les será necesario analizar cuidadosamente la situación real, examinar la licitud de los objetivos buscados y medios utilizados, y sopesar las consecuencias previsibles de la aplicación de los diferentes modelos. Siempre habrán de tener en su punto de mira el objetivo superior de la paz y la reconciliación de nuestra sociedad destaca el obispo de San Sebastián. Uriarte se remite para hacer estas consideraciones al contenido del texto hecho público por los obispos del País Vasco en 2002, titulado Preparar la paz en el que indicaban que, mientras los modelos políticos respeten los derechos humanos y se implanten y mantengan dentro de cauces políticos y democráticos, la Iglesia no puede ni sancionarlos como exigencia de la ética ni excluirlos en nombre de ésta En consecuencia, ni la aspiración soberanista, ni la adhesión a un mayor o menor autogobierno, ni la preferencia por una integración más o menos estrecha en el Estado español son, en principio para la Iglesia, dogmas políti- cos que requieran un asentimiento subrayaba ese texto. Los obispos de las diócesis vascas manifestaban asimismo en ese documento que la pluralidad conflictiva de identidades está reclamando el hallazgo de una fórmula de convivencia en la que cada uno de los grupos debe moderar sus legítimas aspiraciones políticas en aras de una paz social El prelado donostiarra recuerda que su mensaje de hoy es similar al que también se vio obligado a emitir tras hacerse público el documento contra el terrorismo aprobado, con ocho votos en contra y cinco abstenciones, por la Conferencia Episcopal en noviembre de 2002 y que fue criticado por los nacionalistas vascos y catalanes. Uriarte indica que las reacciones encontradas y la preocupación y perplejidad que tales afirmaciones suscitaron le llevaron a escribir entonces esa carta aclaratoria y serenante. Por las mismas razones, hoy me veo obligado a transmitiros un mensaje análogo señaló el obispo, quien no considera propio de su misión episcopal delimitar la naturaleza ni el alcance jurídico y político del plan Ibarretxe.