Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE CINCUENTA ESPAÑOLES OPINAN (I) DOMINGO 9 1 2005 ABC (Viene de la página anterior) inocencia de muchos que no pensaban que se iba a llegar hasta ese punto. Creo que su postura es muy clara: van a hacer todo lo posible para perpetuar arbitrariamente su hegemonía política. Los poderes del Estado deben actuar inmediatamente, porque hay medidas legales que además van a tranquilizar a todos aquellos vascos que nos sentimos en una situación muy precaria y de abandono ante la nueva ofensiva nacionalista. 2. Un aumento del grado de autogobierno del País Vasco es un asunto especialmente sensible que tiene que constituirse en pactos serios, de integración, que respondan a los intereses mayoritarios de la sociedad vasca. En todo caso, no creo que sea el momento mientras ETA siga actuando y mientras haya miles de vascos que viven sin libertad. Lo prioritario sigue siendo defender la libertad y los derechos básicos de los ciudadanos vascos y españoles. Es decir, acabar de derrotar a ETA, no sólo policialmente, sino también ideológicamente. En la actual situación, desgraciadamente, todavía está lejos ese objetivo. 3. Espero que Ibarretxe no pueda llegar a convocar un referéndum; que antes se actúe con cabeza, tanto desde el punto de vista político como judicial. Creo que hay mecanismos, como el artículo 156 de la Constitución, que deben aplicarse para evitar cualquier posible arbitrariedad autonómica en contra del interés general del Estado español. No hay que hacer nada extraordinario, salvo aplicar la ley. de sus costumbres, de la hospitalidad de sus gentes, y lo que me da miedo es perder la sensación que siento cuando estoy en el País Vasco, que no es otra que sentirme en casa. También los vascos se sienten en casa cuando están en el resto de España. No es una cuestión entendida por la gente de la calle. Si el País Vasco tiene más o menos autonomía, eso les quitará el sueño a los políticos, pero yo como ciudadano no lo entiendo. 3. El ciudadano de la calle no hace esa lectura en referencia a las leyes. Los políticos actúan por su exclusivo interés, como he dicho. Unos ven bien el plan y otros mal, pero el miedo es el desmembramiento o la ruptura del país. Siempre que se mete mano a algo es para estropearlo. Antonio Elorza Historiador Nadie puso en manos de Ibarretxe un poder constituyente Luis Mateo Díez Escritor Me preocupa más el suceso terrible de Asia que esta tabarra Salustiano del Campo Catedrático de Sociología El grado de autonomía que obtenga debe ser compatible con la unidad de España 1. Muy grave. 2. El grado de autonomía que obtenga debe ser compatible con el mantenimiento de la unidad de la nación española. 3. Aplicando estrictamente la ley. 1. Yo tengo más sensación de tabarra que de otra cosa. El mundo está lleno de sucesos terribles, y la tabarra es la reiteración de un cierto absurdo y una tremenda pesadez. Nada nuevo, un poco más de lo mismo. Ahora me preocupa especialmente Asia. 2. ¿Cuánta autonomía y, sobre todo, qué País Vasco... Hay unos comportamientos democráticos establecidos, lleguemos a donde queramos dentro de ellos. La tabarrra es un tremendo rechinar, qué pesadez, Dios mío... 3. La legalidad vigente. Ya les digo que ahora mismo es Asia la que me preocupa y lo que ella supone como símbolo de este mundo echado a perder. Asia, el tercer mundo, las pateras, la supervivencia de tanta gente... 1. Grave. 2. El Partido Socialista de Euskadi ha presentado un proyecto de reforma del Estatuto, con algún término estridente, pero razonable y útil para la circunstancia actual sin requerir la reforma de la Constitución. El plan Ibarretxe no es una reforma del Estatuto, sino una Constitución vasca anticonstitucional y antidemocrática, tanto por su proceso de elaboración- -nadie puso en manos de Ibarretxe un poder constituyente ni en las instituciones de la Comunidad Autónoma Vasca la soberanía- -como por su contenido. 3. Ateniéndose a la defensa de la legalidad vigente, frente a una iniciativa secesionista, lógicamente anticonstitucional. Pero sería mejor cortar antes la vía, evitando un choque de trenes de otro modo inevitable. No es cuestión de precipitarse con un recurso ante el Constitucional si no hay seguridad de ganarlo. En sentido contrario, la admisión a debate en las Cortes supone avalar el procedimiento ilegal seguido hasta la fecha y le ofrece a Ibarretxe en bandeja de plata el España contra Euskadi para que su libre asociación sea plebiscitada tanto en las elecciones de mayo como en el indeseable referéndum. Javier Elzo Catedrático de Sociología de la Universidad de Deusto Roberto Domínguez Matador de toros La inmensa mayoría de la sociedad vasca no quiere la independencia 1. La situación es complicada y preocupante. Creo que no tendríamos que haber llegado donde estamos, aunque ya no vale la pena preguntarnos por el pasado, sino plantearnos cómo podremos salir de aquí. Al final, esto, si no se remedia, corre el riesgo de convertirse en un conflicto de parlamentos, y eso es un conflicto institucional de primera magnitud. El Estado ya ha dicho que no va a negociar; entonces, no sé para qué van a estar hablando durante dos horas Zapatero e Ibarretxe. No obstante, hay que tener un poco de perspectiva histórica. Cuando se debatió aquí el Estatuto de Guernica parecía que esto no tenía ningún arreglo y, al final, entre Garaikoetxea y Suárez llegaron a un acuerdo. Ahora la aprobación del plan Ibarretxe ha sido un regalo envenenado de ETA que realmente lo complica todo, y en esta situación hacen falta estadistas. 2. No sé si el grado de autogobierno es lo que más preocupa en estos momentos. El Estatuto fue un buen acuerdo que no se ha llegado a cumplir en su totalidad y que, después de 25 años, pa- El ciudadano vive en el desconcierto y no sabe a qué atenerse 1. Me parece preocupante y, además, un poco desconcertante. El ciudadano, a mi juicio, y sabiendo que hay una cuestión de fondo muy delicada, no sabe bien a dónde vamos, ni a dónde se dirigen los partidos políticos. 2. No, mientras no haya un consenso general para modificarla. La Constitución se aprobó en su día por amplia mayoría y yo creo que hay mucha gente que vive ahora mismo de acuerdo con ella. Me parece ilógico que unos pocos quieran cambiarla. 3. Pues no lo sé, porque como la Justicia española muchas veces parece que se equivoca... Hay gente que, en opinión de unos, no tiene legitimidad para hablar en el Parlamento, y para otros sí la tiene. Entonces hay un desconcierto brutal y ya no sabemos ni a qué ley, ni a qué jueces, ni a qué ideas hay que atender. rece razonable pensar que haya que hacer una actualización. Evidentemente, la única posible no era la del plan Ibarretxe, pero ésa es la que el lendakari propuso hace dos años y pico y planteó que se discutiera y no se discutió. Luego vino la jugada maestra de Batasuna, que de pronto hizo aprobar un primer texto hace dos años y pico que nunca llegó a satisfacerme. El que se reforme o no la Constitución tampoco me parece un elemento fundamental, porque no vamos a hacer un mito de ella. La cuestión clave ahora y siempre será ver cómo los vascos, y sobre todo los vascos nacionalistas, podamos sentirnos cómodos en España. Tal vez la mejor fórmula no es el plan Ibarretxe. Yo personalmente no creo que sea la mejor hoja de ruta, pero es la única que se ha planteado y la única respuesta ha sido no empezar a discutir el tema. Hay que tener en cuenta que el País Vasco no es independentista, salvo tal vez Guipúzcoa, y que el plan Ibarretxe tampoco lo es. Ni siquiera es un paso hacia la independencia o la secesión. La inmensa mayoría de la sociedad vasca no quiere separarse de España. 3. Que digan que van a mandar los tanques o a anular la autonomía radicalizaría el País Vasco, pero no estamos en este momento ante la convocatoria de un referéndum, y una consulta se puede plantear de muchas formas. Imagínese que el lendakari, después de que Zapatero y el Parlamento español le digan que no, convoca un referéndum. Pues eso no podría ser, evidentemente, porque habría una conculcación del Derecho. Pero imagínese que pasan las elecciones y dentro de un tiempo ETA declara una tregua definitiva. En ese momento habría una nueva situación, en la que probablemente se producirían movimientos dentro de la sociedad vasca y española. Podría establecerse una nueva hoja de ruta entre todos y a lo mejor resulta que esto puede resultar una cosa positiva, en una situación de no violencia. Evidentemente, en ese momento la consulta popular tendría una significación muy distinta. Rafael Escuredo Ex presidente de la Junta de Andalucía Pedro Delgado Ex ciclista, ganador del Tour de Francia Me da miedo que un día no pueda sentirme en el País Vasco como en casa 1. Este asunto se veía venir. Es más una lucha política que otra cosa, aunque hay mucha gente que no la entiende. Es una pugna que no va a beneficiar a la región, ni al país, ni a los ciudadanos, ni a los propios interesados. Lo que están haciendo los políticos es defender su parcela de poder. No va a mejorar nada. Vamos a seguir igual que siempre. 2. Yo estoy encantado de ir a Cataluña, a Galicia, al País Vasco... Disfruto Preocupa el desacuerdo entre los dos principales partidos 1. La aprobación, en sede parlamentaria vasca, del estatuto nacionalista, también denominado plan Ibarretxe, enmarca la situación política en España a un nivel preocupante, sobre todo si tenemos en cuenta la falta de acuerdo entre los dos grandes partidos sobre las medidas a tomar a partir de este momento. 2. El País Vasco debe alcanzar el techo competencial máximo que la Constitución española contempla. Pero el mismo nunca debe sobrepasar ni suponer ningún cambio constitucional. 3. Con toda la fuerza que la Constitución autoriza y desde el más estricto y riguroso imperio de la ley.