Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 1 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE CINCUENTA ESPAÑOLES OPINAN (I) 17 sentido por parte de altos representantes de los dos partidos mayoritarios. 2. Todo lo que conduzca a una situación política estable me parecerá bien. Pero antes habrá que dialogar. Según consta en su encabezamiento, el proyecto de Ibarretxe apela fundamentalmente a los derechos humanos y al diálogo. Ninguna propuesta de convivencia mejor para no acabar metidos en un callejón sin salida. 3. Insisto una vez más en lo mismo: el diálogo previo puede eliminar todos esos posteriores riesgos inherentes a una situación límite. Creo que habrá que actuar en ese sentido, a pesar de tantos dogmatismos y criminalizaciones como proliferan por ahí. 3. La Constitución se aprobó con el consenso de todas las fuerzas políticas. El Gobierno está obligado a defenderla como marco de convivencia de todos los españoles; y en ningún caso puede permitir que nadie, unilateralmente, quiera romper con las instituciones, ni autonómicas ni del Estado. Entiendo que hay prioridades, como es la integridad del Estado español, que debe estar por encima de cualquier otra cuestión: mas allá de la mera confianza en la normalización democrática o de los pactos políticos coyunturales. En estos momentos existe una cierta alarma social que no merece el pueblo español. Francisco Caja Presidente de Convivencia Cívica Catalana y profesor universitario Eusebi Cima Presidente de las patronales Fepime y Cecot En estas circunstancias, sería insensato cambiar la Carta Magna 1. Muy grave. 2. La cuestión no se plantea en términos de derecho a la autonomía, plenamente garantizado en la Constitución Española de 1978, sino de derecho a la autodeterminación o secesión. En las actuales circunstancias, en las que existe un plan deliberado de destrucción del Estado español y la democracia, sería insensato cambiar una sola coma de la Constitución. 3. La convocatoria del referéndum ya ha sido anunciada para dentro de seis meses. Y es inequívoco lo que establece la Constitución cuando una Comunidad autónoma no cumple la Ley de leyes o actúa de forma que atente gravemente contra el interés general de España: previo requerimiento por parte del Gobierno al presidente de la Comunidad autónoma en cuestión, adopción por parte del Ejecutivo de las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general. Cualquier otra actuación del Gobierno español no sólo es políticamente una insensatez, sino un acto de complicidad con los enemigos de la libertad y la democracia. No es bueno fomentar las diferencias internas 1. En general, no cambia absolutamente nada. Cambia solamente en el País Vasco. 2. Se crearían más diferencias internas, y eso no es bueno en ningún caso. 3. Haciendo cumplir las leyes como se ha hecho siempre, y como todos debemos cumplirlas y acatarlas. Manuel Clavero Ex ministro de UCD Muchas de las exigencias de Ibarretxe no caben en la Constitución Rafael Canogar Pintor El pueblo español no se merece esta alarma social 1. Preocupante. 2. Entiendo, sin ser técnico en la materia, que el grado de autonomía es negociable (sin olvidar el principio de solidaridad) dentro del marco de la Constitución. Pero aquí se está hablando de otra cosa, de cambiar el actual Estatuto de Autonomía vasco por otro soberanista, el de Ibarretxe, con un referéndum ilegal. 1. Preocupante, con posibilidad de empeorar. 2. En principio, la Constitución tiene instrumentos para aumentar las competencias del País Vasco y de otras Comunidades. Pero no debe haber privilegios. Muchas de las exigencias del plan Ibarretxe no caben en la Constitución, ni es aconsejable modificarla para que quepan todas. 3. Por el calendario previsible hay que suponer que más que en un referéndum, la cuestión se debatirá en las próximas elecciones autonómicas. Si las instituciones del País Vasco convocaran unilateralmente una consulta inconstitucional, las autoridades competentes del Estado, garantes de la Carta Magna, deberían jurídica y políticamente evitar la celebración de la misma. ese texto no importaría si indicara únicamente cuál es la carta de los nacionalistas a los Reyes Magos. El problema es que parece que el lendakari está empeñado en seguir forzando las cosas convocando un referéndum y, luego, seguir irresponsablemente tensando las situaciones en el nombre del diálogo, que identifica con que los demás hagan lo que él quiere. 2. Creo que es conveniente que se reflexione, con carácter general, sobre el sistema autonómico, lo que podría dar lugar a un modelo de estatutos diferente al que ahora existe. Por lo que toca al del País Vasco, no sería malo, al margen de reformas puntuales, incorporar una mejor regulación de las relaciones entre la Comunidad y los territorios históricos, tema sobre el que casi nada se podía decir en 1979. 3. Impugnando el Gobierno la convocatoria ante el Tribunal Constitucional por la vía del artículo 161.2 CE, que implica la suspensión automática de la misma, hasta que el Tribunal resuelva (y resolverá, sin duda, declarando su inconstitucionalidad) En el caso de que, pese a todo, se intentara realizar, manifestando que lo que se intenta es una farsa sin ningún alcance jurídico, no colaborando en la puesta en marcha de la administración electoral, y dejando claro que una consulta en que son los nacionalistas quienes ponen el censo, los componentes de las mesas, las juntas electorales sin controles fiables, puede dar lugar a resultados tan tramposos como los del plebiscito de 1933. Espero que no se le ocurra al Gobierno intentar que la fuerza pública evite la puesta en marcha del teatro, porque eso sería el mejor regalo para los convocantes. La mejor reacción de las fuerzas políticas sería, sin esperar a esa convocatoria, intentar acordar y consensuar la reacción de los demócratas para defender el Estado de Derecho. José Ángel Cuerda Militante del PNV y ex alcalde de Vitoria Se puede avanzar en autogobierno, pero con consenso Joan Coscubiela Secretario general de CC. OO. de Cataluña No se puede discutir desde unas posiciones del todo o nada 1. Me preocupa profundamente la actual situación, desde cómo se han desarrollado los acontecimientos, dando lugar a un clima de enfrentamiento y de crispación dentro de la sociedad vasca, hasta el futuro inmediato que nos espera. Cuando previsiblemente el Congreso de los Diputados rechace el plan Ibarretxe se agravará la tensión, pero ya desde el principio expresé mis importantes reservas respecto al procedimiento que se ha seguido. Hace años dije que el planteamiento era extemporáneo y que no era cuestión de hablar del fondo del tema, sino del procedimiento y de las formas. 2. Yo creo que el País Vasco, como cualquier otra Comunidad autónoma de España o de cualquier lugar, debe tener el mayor grado posible de autogobierno. En este momento, el País Vasco puede avanzar en nuevas cotas de autogobierno. Puede que requiera una reforma de la Constitución, y si ese planteamiento se hace de una manera dialogante y amable, probablemente no tendría que haber ningún tipo de dificultad. No se puede olvidar que la Constitución española se elaboró hace más de 25 años en unas circunstancias muy especiales, donde todo el tema de la organización del Estado era algo absolutamente nuevo. Esa Constitución no tiene por qué quedar anquilosada, sino que debe también adaptarse a los nuevos deseos, a las nuevas demandas. Eso sería absolutamente normal y estaría dentro de las reglas democráticas más puras. 3. El Estado, las Autonomías y los entes públicos deben reaccionar con criterios democráticos, de respeto, lo más amables y pacificadores posibles, siempre dentro de las reglas del juego democrático. No me atrevo a hacer un pronunciamiento sobre si se debería o no impedir un referéndum, aunque me parece legítimo que los ciudadanos sean consultados. Está dentro de las reglas de juego democrático. El cómo se haga puede ser una cuestión distinta. Javier Corcuera Economista y profesor universitario Para el lendakari, diálogo es que los demás hagan lo que él quiere 1. La encuentro preocupante, no tanto por la aprobación, sino por lo que ella indica. Haber presentado y aprobado 1. Suscribo completamente el comunicado de la central sindical del País Vasco, en el sentido de que es necesaria una posición de diálogo y búsqueda de acuerdo, que hasta el momento no se ha dado en aquella Comunidad autónoma, y no discutir desde unas posiciones del todo o nada 2. No cuestiono el derecho de la ciudadanía vasca a elegir su futuro, pero considero imprescindible que cualquier propuesta de vertebración política del País Vasco sea fruto de un apoyo igual o superior al que tuvo el Estatuto de Guernica, tanto cuantitativamente como por parte de las diferentes sensibilidades políticas. 3. Pienso que es una enorme irresponsabilidad política llevar a los ciudadanos a decidir sobre algo que no ha conseguido un amplio consenso social. Cristina Cuesta Portavoz de COVITE Las víctimas del terrorismo nos hemos sentido humilladas 1. La situación es grave y muy preocupante. Además, en lo que respecta a las víctimas, hemos sentido una sensación de vergüenza y de humillación por la aprobación en el Parlamento vasco del plan Ibarretxe con el favor de los filoterroristas de ETA. Se ha consumado un peligro que acechaba ante la (Pasa a la página siguiente)