Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 9 1 2005 ABC (Viene de la página anterior) fondo. Creo que estará acabado en unos cuantos meses, pero ha sido una obra muy quebrada con una gran falta de criterio, algo que nos ha preocupado siempre mucho a los miembros del Patronato. ¿Criterio técnico o político? -Estético- político- técnico. -Ahí estaba previsto mostrar la pintura del XIX. ¿No ha encontrado resistencia al dedicarlo a la Escuela del Prado? -Hubo dos o tres patronos que dijeron que era una pena no dejar el XIX en el Casón. Pero expliquémoslo. Queremos tratar al XIX igual que al XVIII o al XVII en el Prado. Tras el deslinde de colecciones entre el Reina Sofía y el Prado, nos encontramos con unas tres mil obras del XIX. La mitad están repartidas por toda España, en cuarteles, despachos, universidades, y forman el llamado Prado disperso que se controlará desde nuestra nueva sede de Ávila. Con el resto, unas 1.500, aplicaremos el criterio de darles el mismo tratamiento que a las de otras épocas, es decir, seleccionar las que por su extraordinaria calidad merezcan estar dentro de la lectura histórica del Prado. ¿Y volverá a exponerse en el edificio principal, en Villanueva? -Sí, porque con la ampliación ganaremos allí un 30 por ciento de espacio. ¿Y cómo va la obra de Moneo? -Esa obra ha tenido varios planes de inauguración que hubo que meter en el congelador. Hemos pensado presentar allí nuestra selección de obras del XIX. Allí podrán inaugurarla los Reyes y allí podremos verla durante un tiempo antes de integrarla en la colección. Pero es que con el paso del tiempo la obra de Moneo se ha duplicado en tamaño. Yo viví muy a fondo el primer proyecto, el famoso cubo, como viví aquella portada polémica en la que ABC subrayó del proyecto un color rojo como la capa de caperucita... -Rojo el ladrillo es... -Sí, bueno, aguantamos el tirón como pudimos. Empezamos por el claustro, y luego hemos ganado más de veinte mil metros cuadrados en el espacio entre Villanueva y Los Jerónimos. La obra se complicó. -Usted ya se quejó de los plazos. -Dije una vez- -y alguien me riñó- -que había habido cierto relajamiento en la obra. Lo hubo y lo repito. Se juntaron unas elecciones generales traumáticas, un nuevo Gobierno inesperado para mucha gente que tomó posesión en mayo, y el verano después... ¿Y eso ha cambiado? -Estoy muy satisfecho. El Ministerio ha tomado cartas en el asunto muy seriamente. Hubo una reunión el pasado diciembre con el arquitecto y los presidentes de las empresas constructoras en la que se comprometieron inequívocamente a imprimir un ritmo frenético a la obra, ante las razones de Estado que se les estaban dando. El relajamiento se ha terminado. Como se dice ahora, se han puesto las pilas, y por eso hoy soy infinitamente más optimista que hace un mes. ¿Mantienen su apoyo a la reconstrucción del Salón de Reinos? -El Patronato no renuncia al Salón de Reinos por razones estrictamente históricas, ni nadie le ha pedido que renun- Uría, en un momento de la entrevista Es del género tonto hurtar la enseñanza de la religión -La religión está en la sociedad, es tan antigua como el hombre. Y el Prado es un exponente de la importancia cultural del hecho religioso, puesto que no podemos entender las obras que atesora sin conocer la mitología pagana y la iconografía cristiana. ¿Cuál es su apreciación de la presencia de la religión en la educación, sobre todo ahora que un informe europeo nos suspende en nuestro nivel educativo? -Creo que es del género tonto hurtar a los jóvenes, a los niños, la historia y los principios de algo tan importante para la Humanidad como ha sido la religión católica y cristiana. De la misma manera que habría que ilustrarles un poco sobre las otras grandes religiones, al menos las monoteístas. Me parece una tontería. La enseñanza de base tiene que moverse ahora entre dos polos: la iniciación tecnológica y las humanidades. Que no son polos opuestos, ni mucho menos. Yo he vivido largo tiempo en Estados Unidos y siempre me chocó que los mejores abogados que conocí, con los que he trabajado, eran casi todos de formación o científica o humanística. Eran químicos o filósofos, porque allí el Derecho sólo se estudia dos años. Así que hay que defender esta organización anglosajona de la educación, porque me parece muy importante, que se enseñe el latín y el griego y la mitología, que son fundamentales, y después servirán para muchísimo a quienes los han aprendido. Y todo ello sumando la mejor formación tecnológica disponible. Mire, en nuestro mundo, tan complejo, la libertad, la comunicación, todo nuestro quehacer, dependen ya de los aparatos. No hay duda alguna. Y tenemos que dominarlos para ser libres. Durante los grandes apagones como el que hubo en Nueva York, la libertad se muere. cie. Sabemos lo poco que queda del Palacio del Buen Retiro y las obras que allí hubo y que se pintaron en él. ¡Pero cuán largo me lo fiais! Desconozco los plazos y la situación del Museo del Ejército. Apostaría que ese edificio no estará rehabilitado para lo que allí tenga que hacer el Prado antes de 2011 ó 2012. En esta casa pensamos hasta en 2008, por el plan plurianual; más allá, es complicado. ¿Y cuál es su opinión personal? -Pienso que la vida fluye y todos los argumentos de carácter histórico hay que tomarlos con mucho respeto y alguna calma. Pretender reconstruir lo que había en el Salón de Reinos perdiendo Villanueva obras muy importantes que tendrían que ir allí, a lo mejor no es lo que hay que hacer. -Es un tema abierto, entonces. -Completamente. -Hubo polémica con la entrada del arte contemporáneo en el Prado. ¿Es su opinión que hay que revisar El jurista tranquilo Nació en Madrid el 12 de enero de 1941. Dirige el despacho de abogados Uría y Menéndez, que su padre fundó, uno de los más importantes de España. Reconocido especialista en Derecho Societario y en Fusiones y Adquisiciones. Representó al Banco Barclays en la adquisición del Banco de Valladolid en 1980 y asesoró al Central Hispano y al Santander para su fusión, en 1999. Ahora representa a España en las reclamaciones exteriores derivadas del desastre del Prestige. Asesoró al Gobierno en la adquisición de la colección Thyssen- Bornemisza y en el rescate de La marquesa de Santa Cruz de Goya. Pertenece al Patronato del Prado desde 1988. Vicepresidente de Acción contra el Hambre, está vinculado también a la Fundación Zubiri. el deslinde entre museos? -No es un problema de revisar el deslinde, que es un Real Decreto que funciona. Entre el Prado y el CARS, dos museos del Estado, tiene que haber colaboración. La Historia del arte no va a saltos, también fluye. Queremos que cuando se conmemore el 25 aniversario de la recuperación del Guernica lo hagamos juntos. ¿Que el Prado debe tener una mirada sobre el arte contemporáneo? Claro que sí. ¿Que el CARS debe tener una mirada sobre el arte clásico? Claro que sí. ¿Que ambos deben tener una mirada sobre el Museo Arqueológico? Naturalmente. ¿No existe proyecto alguno de fusión entre el Prado y el CARS? ¡Dios me libre! Nunca he oído hablar de eso. Nunca he oído hablar de eso. ¿Ha cambiado en algo el apoyo al Prado del nuevo Gobierno? -Encontramos el mismo. Así lo reafirmó Zapatero en su visita al Patronato.