Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 9 1 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND A base de chapuzas y sobre la acrisolada sospecha de que, lejos del poder, todos somos tontos MODORRA Qué ha cambiado en el contexto para que Ibarreche se atreva a presentar a los españoles la alternativa negociación o tortas, que no es todavía la alternativa democrática de ETA (independencia o muerte) pero se le va acercando S posible que las torNA primera hipótesis tas de Ibarreche se tendría que ver con un hayan sacado de concambio general en el caráctexto. No por ello dejan de ter de los españoles, que de ser tortas en potencia. bronco y peleón se habría Cuestión distinta es quién trocado en blandengue y mese las llevaría, de pasar al rengado, pero, al tratarse de acto, aunque por el contexuna hipótesis absurda (y JON JUARISTI to mismo se infiere que Ibaademás indecente, como nos rreche cree que habría de recordó el presidente Mao, sobra para todos. El problema que quiero decir Rodríguez, hace cosa plantean no es semántico, porque, de un mes) me abstendré de tomaren español, arreglar algo a tortas la en consideración. No obstante, es una expresión que conserva su quizá los nacionalistas hayan llegasentido con independencia del condo a una conclusión parecida- -y, texto. No es siquiera psicoanalítipor descontado, indecentemente co: que Ibarreche esté de los nererrónea- -a partir de percepciones vios no nos ayuda demasiado a enparciales y distorsionadas del contender por qué tal frase pudo ser texto político que, obviamente, no proferida. Hace un año, Ibarreche es todo el contexto. Téngase en cuentenía la personalidad tan alterada ta que los nacionalistas tienen de como ahora. Sin embargo, se guarlos demás españoles una opinión esdó mucho de echar roncas semetereotipada, construida en lo esenjantes. En resumen, lo que necesicial sobre las dicotomías del catecista explicación es el contexto, ni mo racial de Arana Goiri: el vasco más ni menos. Hay que preguntares alto; el español, bajito. El vasco es se qué ha cambiado en el contexto laborioso; el español, más vago que para que Ibarreche se atreva a prela chaqueta de un guardia. El vasco sentar a los españoles la alternaties honrado; el español, un criminal va negociación o tortas, que no es nato. Los vascos (y vascas) son viritodavía la alternativa democrática les; los españoles, sarasetas. Y así sude ETA (independencia o muerte) cesivamente. Pero- -y esto es lo inpero se le va acercando. O sea que, sólito- -los españoles del estereotien vez de sacar las tortas del conpo abertzale solían ser camorristas, texto, tendríamos que sacar el conrasgo que los hacía peligrosos. Algo texto de las tortas y examinarlo pahabrá detectado Ibarreche- ¿quizá ra ver si averiguamos por qué Ibala humildad programática del Gorreche, de repente, se nos ha puesbierno socialista ante quien haga to tan chulo. falta, mientras no sea americano o del PP? -que entra en contradicción con el prejuicio aranista tradicional. Y acaso su provocación del martes no sea más que un modo de cerciorarse de que, efectivamente, los españoles han dejado de ser un obstáculo para las aspiraciones nacionalistas. De haber sido así, la suave reacción (o sea, la ausencia de reacción) de Rodríguez ha debido tranquilizarle lo suyo. EGUNDA hipótesis: lo que los nacionalistas perciben acertadamente es el quiasmo, la simetría invertida de la situación actual respecto a la del año pasado por estas fechas. Entonces había un gobierno fuerte, sin hipotecas y capaz de resistir a la ofensiva secesionista. Cada iniciativa desestabilizadora del frente abertzale era sistemáticamente contrarrestada por una medida correctora. Para los nacionalistas vascos, Aznar encarnaba el estereotipo del español buscabroncas, pero era precisamente esta percepción lo que inhibía política (y verbalmente) la estrategia puesta en marcha en 1998 por el frente de Estella. Por otra parte, Aznar sabía que dicha estrategia estaba meticulosamente escalonada y que, por tanto, pretender que no había llegado todavía a un grado de desarrollo preocupante habría sido insensato. Pues bien, una de las fases decisivas de la marcha nacionalista hacia la independencia- -la aprobación del plan Ibarreche en el Parlamento vasco- -se ha cumplido sin que a Rodríguez le haya turbado el sueño. El propio Ibarreche ha debido quedar tan desconcertado que no ha podido resistirse a amagar unos tortazos por ver si lo de la modorra española va en serio. Lógico pues, Pachi. LOS LUNNIS Y EL CÓDIGO PENAL E temo que José Ignacio de Juana Chaos, el asesino etarra condenado a cerca de tres mil años de cárcel que muy probablemente será puesto en libertad dentro de unos días, no es ni peor ni mejor que cuando le encarcelaron hace dieciocho años. Lo que ocurre, al margen de la abyección que alimenta a los terroristas, es que el tiempo resulta tremendamente cruel a la hora de poner en evidencia las muchas inconsecuencias de nuestro sistema político y, entre ellas, los muchísimos desajustes de nuestro mecanismo judicial. De Juana Chaos, en virtud del Código Penal de 1973, cuya aplicación le corresponde, ha reducido penas durante su estancia en prisión y así, salvo que el talento judicial lo impida, saldrá de la cárcel sin haber cumplido tan siquiera un año de reclusión por cada uno de los asesinatos que, en su día, le fueron probados. Aunque las iras se vuelcan ahora en el delincuente, es la imprevisión del sistema judicial la que debiera irritarnos. Si, por razones cronológicas, a tan repugnante sujeto se le hubiera pedido aplicar el nuevo Código Penal, el de la democracia, nos encontraríamos en la misma situación, sólo que dentro de unos cuantos años. El Código, más atento a la redención del delincuente que a sus aspectos punitivos y ejemplarizadores, acorta los tiempos máximos de prisión porque, de hecho, los legisladores no quieren, ni de lejos, admitir la posibilidad fáctica o teórica de la cadena perpetua entendida en su dramática literalidad. Juristas tienen, demasiados, la Sociedad y el Estado para repasar todos los preceptos en vigor; pero no debe de ignorarse, a la vista de este caso que ahora nos ofende y de otros muchos que también están ahí, que hay una larga distancia entre la labor legislativa del Congreso y el sentir general de los ciudadanos. Y ese es, sin duda, uno de los puntos de quiebra de nuestra salud democrática. La vida pública española, por otra parte, es así: un cúmulo de disimulos tendente a ocultarnos a nosotros mismos la realidad que nos desagrada. Mañana, por buscar un ejemplo menos irritante que la hipótesis de la libertad de un asesino no arrepentido, TVE emitirá Los Lunnis a partir de las ocho de la tarde en lugar de a las nueve como se venía haciendo hasta ahora. Que nadie se maraville. De lo que se trata es de ajustarse al falsario código de protección a la infancia que, muy pomposamente, el Gobierno ha puesto en marcha. Se adelanta la hora de sacar de paseo ese lote de adefesios industriales y todos contentos. Carmen Caffarell ya tiene limpia su conciencia entre las veinte y las veintiuna horas cada día y a los niños, naturalmente, que les den morcilla. Todo forma y apariencia. Así seguimos, escribiendo nuestra Historia en lo grande y en lo pequeño, en lo transcendente y en lo nimio. A base de chapuzas y sobre la acrisolada sospecha de que, lejos del poder, todos somos tontos. M E U S REVISTA DE PRENSA gobernar el país si no es con mayoría, puesto que no existen entendimientos entre los partidos. Dijo querer alargar las legislaturas de cuatro a cinco años, con límite de renovación de dos mandatos, y la existencia de un solo mandato presidencial. Una vez avanzadas las declaraciones, el Diario de Noticias contactó con responsables de todos los partidos parlamentarios, quienes rechazan la idea defendida por el presidente. El Partido Socialdemócrata (PSD) y el Centro Democrático Social (CDS) atacan al jefe de Estado recordando que no puede defender la facilidad de las mayorías cuando disolvió un Parlamento en el que existía una mayoría que funcionaba Para los socialistas (PS) el cambio de sistema electoral tiene como preocupación central la aproximación entre elegidos y electores B. R. Sistema electoral portugués El presidente de la república portuguesa, Jorge Sampaio, defiende un nuevo sistema político en el país vecino que favorezca la creación de mayorías. En una entrevista concedida a la cadena de televisión SIC (emitida la noche del viernes) cuyo contenido fue adelantado por el periódico luso Diario de Noticias, el jefe de Estado portugués cree conveniente hacer un esfuerzo para reducir el número de votos necesarios para tener un Gobierno monocolor Sampaio, quien califica el sistema electoral como un electorado que quiere mayorías no ve fácil Bonanza laboral en EE. UU. La economía norteamericana añadió 157.000 puestos de trabajo en diciembre, un síntoma de que la creación de ofertas laborales prosigue en EE. UU. En todo el periodo de 2004, Estados Unidos sumó un total de 2,2 millones de empleos nuevos, la cifra más alta de los últimos cinco años. La economía norteamericana no había conocido en realidad un crecimiento neto de puestos de trabajo desde 2000. Según The International Herald Tribune, el crecimiento en 2005 será menos espectacular, pero se mantendrá la tendencia. S. I.