Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 1 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR EL INQUIETANTE HOMBRE TRANQUILO IGNACIO CAMACHO lendakari obtenga réditos electorales inmediatos de la imagen frentista que ofrecería un nuevo pacto explícito entre el PSOE y el PP. Partiendo de la derrota de la alianza constitucionalista en las elecciones autonómicas de 2001, Zapatero pretende disolver las reclamaciones nacionalistas en un clima de aparente normalidad política para detraer apoyos que impidan la previsible mayoría absoluta de Ibarretxe en mayo. Y entiende que para ello necesita alejarse de cualquier plan de actuación común con el PP. Este análisis será o no correcto en función de los resultados de las próximas elecciones vascas; si el nacionalismo no logra sus propósitos, Zapatero podrá blasonar de un nuevo éxito de su táctica de apaciguamiento. Pero hay dos problemas esenciales. Uno, que al fijar distancias con el centro- derecha en un asunto tan crucial no hace sino alejar las posibilidades de un pacto poselectoral entre los constitucionalistas vascos. Y dos, y principal, que el presidente parece no tomar en cuenta que es Ibarretxe, y no él, el que dispone de la posibilidad de marcar los tiempos en su bien planeado desafío al Estado. Sobre el primer asunto es posible que el jefe del Gobierno tenga también sus propios cálculos, y que éstos pasen por la hipótesis de configurar al PSOE como una fuerza central en el País Vasco, capaz de articular acuerdos con el PP... o con el PNV, rebajando sus pretensiones rupturistas mediante el llamado plan Guevara que no es otra cosa que una versión descafeinada del de Ibarretxe, con importantes concesiones soberanistas. Ésta es, de hecho, la tesis de Pasqual Maragall, el verdadero cerebro de lapolítica territorial de este Gobierno, diseñada con un ojo puesto en Euskadi y el otro en Cataluña, donde una exigua minoría separatista actúa como eje ventajista del equilibrio de poder. Semejante salida no supondría sino un ablandamiento de la tensión, un regate en corto al problema esencial de la estructura del Estado, trufado con elementos de ruptura constitucional que, por ende, podrían traer graves consecuencias de ruptura en el propio socialismo vasco. Es decir, se trataría de un despeje del balón para dejarlo de nuevo en el campo del adversario, desde donde se reorganizaría, tarde o temprano, el contraataque. Pero, sobre todo, el segundo problema es el más grave, porque Ibarretxe ha medido con inteligencia las etapas de su reto. La baza del referéndum ilegal planea sobre el Estado como una espada de Damocles cuyo hilo sujeta en exclusiva el lendakari. También las alianzas más o menos explícitas con ETA y su enJAIME GARCÍA torno, verdaderos artífices de los impulsos del plan Rodríguez Zapatero en la rueda de prensa que dio ayer soberanista, y cuya potestad de declarar o no una tregua escapa de largo a la voluntad normalizadora de Veinte millones de españoles necesitan la un Gobierno en frágil equilibrio con socios más amicerteza inmediata de que las dos únicas fuerzas gos del adversario que del aliado. La confianza de Zapatero en desactivarlo todo con una (relativa) derrota electoral del nacionalismo reduce a una sola carta políticas que sostienen un proyecto nacional e sus bazas reales, porque si esa derrota no se llegara a integrador del Estado están de acuerdo en producir toda la ventaja quedaría en manos de los desaprensivos autores del desafío. Y no está claro frenar la aventura sin retorno que supone el que se disponga de un plan B para dicha emergencia, sea a través de la ahora indebidamente descartada órdago nacionalista vasco vía jurídica o del polémico artículo 155 de la Constitución, que algunos invocan con demasiada ligereza a Veinte millones de españoles necesitan la certeza inmediala vista de que ni siquiera está reglamentariamente desarrollado. ta de que las dos únicas grandes fuerzas políticas que sostieEs evidente que los planes B nunca se cuentan, pero esos veinte nen un proyecto nacional e integrador del Estado están de millones de españoles que respaldaron a PSOE y PP en las últiacuerdo en frenar la aventura sin retorno que supone el órdamas elecciones merecen la seguridad de que el futuro de España go nacionalista vasco. Y ésa es una demanda estratégica de no está al albur de unas elecciones autonómicas en una sociedad índole superior a los planteamientos tácticos de cada cual, leenfermada por la violencia y el miedo. Y el presidente, a quien gítimos pero subordinados a un interés común de mayor encorresponde la iniciativa de hacer frente al enorme reto planteavergadura. Zapatero tiene todo el derecho y la legitimidad pado, está en la obligación de emitir signos de quedispone de alternara afrontarla como mejor considere, pero ha de saber que en tivas diferentes para evitar que se consume la ruptura. La alianpolítica muchas veces las cosas no sólo son como son, sino za, explícita o no, de fuerzas constitucionalistas sería, además, la también como parecen. mejor forma de cerrar en gran medida las heridas abiertas por el Y lo que parece la actitud de Zapatero ante el plan Ibarretxe 11 de marzo. Dejarla pasar soñando con erigirse en solitaria solues que responde a la voluntad de conciliar su respuesta con las ción a los males de España constituiría una enorme irresponsabialianzas de conveniencia con el independentismo catalán y lidad histórica. Y la realidad es que, ante un monumental envite su afán de marcar distancias respecto del PP y de los métodos contra su marco de convivencia y libertad, la sociedad española adustos y enérgicos empleados por el anterior inquilino de La no tiene en estos momentos elementos de juiciopara sentirse tranMoncloa. Con toda seguridad no se trata- -solamente- -de quila. eso: el presidente intenta por todos los medios evitar que el director abc. es CASO el aspecto más desasosegante de la gestión presidencial de José Luis Rodríguez Zapatero sea su confianzudo optimismo en el manejo de los tiempos políticos mientras los problemas crecen a su alrededor de un modo exponencial, provocando seria inquietud en la opinión pública. Lejos de constituir un elemento tranquilizador, ese dontancredismo sonriente de que hace gala el presidente del Gobierno tiene la propiedad de sembrar por doquier la sensación de una irritante pasividad, cuando no la sospecha de una flagrante incompetencia. Hay que admitir, no obstante, que hasta ahora Zapatero tiene motivos para confiar en su táctica quietista y apaciguadora, que le ha permitido enfriar los problemas a la medida de sus conveniencias. Aunque el presidente parece olvidar que el éxito principal de su trayectoria, la victoria en las elecciones del 14 de marzo, contó con el inesperado soporte de la convulsión provocada por el horrendo atentado de Atocha, la forma en que dominó las críticas durante su etapa de liderazgo de la oposición le hace acreedor a una cierta confianza. Lo que él no puede soslayar, sin embargo, es que su papel de dirigencia le obliga a un esfuerzo particular para transmitir a la ciudadanía la seguridad necesaria, y que en momentos críticos como el presente no bastan gestos de sosiego y apariencias de normalidad para implantar un clima de serenidad ante el evidente desafío que supone para la comunidad española el plan secesionista de Ibarretxe. A Absoluto sosiego No contentoconla calma del Gobierno, Juan José Ibarretxe pidió ayer sosiego en el debate mediático de su plan. ABC publica hoy una amplia encuesta en la que, desde los más diversos ámbitos, personalidades notablemente sosegadas muestran su rechazo al plan secesionista. Mientras ETA sigue coleando, quizá sean estas reflexiones las que rompen el armónico paisaje del lendakari. El charco del ministro charro El charco en el que metió el viernes los pies (iba sin botas) el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, al advertir que sólo se aceptarán las reivindicaciones catalanas sobre el Archivo de Salamanca, le salpicó ayer de pleno. Los socialistas valencianos creen que el criterio de un ministro, por muy del PSOE que sea, no puede nunca estar por encima de la decisión del Parlamento valenciano Mar de fondo a cuenta de una polémica en la que Jesús Caldera terció sin mucho tino para provocar la indignación de propios y extraños, unidos todos contra la salida de pata de banco del diputado charro. En vanguardia La naturaleza dogmática de Miguel Ángel Moratinos le hace derrapar sin necesidad de calentamiento previo. Ayer, de nuevo sembrado, defendió el progresismo del referéndumde laConstituciónde la UE, cargó contra el PP y, de remate, denunció la Europa de los mercaderes tópico que incluso ha desterrado de sus manuales el comunismo más rancio. Un ministro en vanguardia.