Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 SÁBADO 8 1 2005 ABC Deportes Los nueves de Real Madrid y Atlético están llamados a marcar la diferencia en un partido definido por la preocupación defensiva ante dos veloces cracks con olfato goleador Cómo atrapar en la red a Ronaldo y Torres TEXTO: TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN y JULIÁN ÁVILA MADRID. Su velocidad y su capacidad goleadora convierten a Ronaldo y Fernando Torres en el claro objeto de preocupación para las defensas del Atlético y del Real Madrid. La misión de ambas zagas es parar al nueve Los destructores rojiblancos han estudiado con Ferrando cómo detener a Ronaldo. Pablo Ibáñez (Madrigueras, Albacete, 3- 8- 81) ironiza cuando escucha que el madridista no se encuentra en su mejor forma. Frente a Ronaldo hay que estar concentrado los noventa y cinco minutos. Digo noventa y cinco porque los partidos duran más de noventa y en esos minutos extra puedes perder todo lo hecho antes El central internacional enseña humildad ante su adversario: Lo primero que hay que esperar es que Ronaldo no tenga el día afortunado. Dicen que no está en gran forma y mira (el penalti de los seis minutos) Aunque tenga cuarenta años, te la puede liar. Yo le profeso el mismo respeto de siempre. Posee una velocidad increíble, una capacidad enorme para desbordar por ambos lados y su principal cualidad es que cuando tiene la ocasión de marcar no suele fallar Expuestas las virtudes del enemigo, la cuestión es cristalina ¿Cómo se le para? ¿Hay que aguantarle siempre en carrera, hay que entrarle si está lejos del área? A mí me gusta aguantar el ataque del delantero, pero depende de muchas cosas. La primera solución es, si puedes, impedir que corra metiéndole el cuerpo. Si ya está en carrera y lleva el balón pegado al pie, es mejor aguantarle. Si se le despega la pelota un poco, quizá haya que entrarle Con una premisa: En el área hay que aguantarle siempre, nunca entrar Pablo ya controló bien a Ronaldo en los dos enfrentamientos que mantuvo con él cuando era jugador de César Ferrando en el Albacete: Me salió aceptablemente, no me incordió demasiado Otra incertidumbre es ¿qué hacer con Ronaldo ante un regate en el área? A veces te tira la bicicleta por su izquierda, pero él la pega mejor con la derecha. Nunca se sabe, pues el regate lo hace fenomenal. Hay que estar ahí para sentirlo. Y ser más listo que él Luis Amaranto Perea (Turbo, Colombia, 30- 1- 79) será el otro rival fundamental de Ronaldo. Anuló al brasileño en el último duelo entre ambas selecciones, aunque cada partido es una historia, y más con el R- 9 enfrente: Di- cen que Ronaldo no se encuentra en su mejor momento. Ojalá sea verdad. Pero lo mejor de él es que puede decidir el partido en cualquier momento, en una jugada. Hay que estar muy atento, concentrado, para vigilarle bien. Sin embargo, no pienso sólo en Ronaldo, no me centro en un hombre. Hay que controlar a todo el ataque del Madrid. Es muy peligroso. Aunque no estén en su forma ideal, esos jugadores saben lo que pueden llegar a hacer Si Molinero no quiso hacer declaraciones- -ya estoy nervioso dijo al conocer su titularidad- Antonio López (13- 9- 81, Benidorm) afrontó el cara a cara con Ronaldo con el desparpajo que le define. Hay que intentar que no entre en carrera con el balón controlado, porque es impredecible y te hace una jugada en muy pocos metros. En alta o baja forma, Ronaldo la puede liar. Lo fundamental es no dejarle recibir en el área y que no pueda darse la vuelta, porque si no... A la hora de afrontar su regate, concuerda con los centrales: Hay que aguantarle, no entrarle a la primera. Pablo y Perea son rápidos y saben cómo detenerle. Si penetra con su potencia, será difícil pararle La pelea se radicaliza si tiene el balón dentro del área: Hay que incomodarle. Habrá ocasiones en las que o bien te la juegas y vas a por él, o le esperas, pero es complicado. Ahora repite las bicicletas por la izquierda y siempre te la arma Torres y Ronaldo centran las estrategias defensivas del Madrid y del Atlético LAS CLAVES DEL ATLÉTICO Pablo Ronaldo te la puede liar aunque tenga 40 años. Su rapidez y su capacidad de desbordar es increíble, y si tiene una ocasión no falla; la primera forma de pararle es meterle el cuerpo antes de que corra; si tiene el balón hay que aguantarle; sólo hay que entrarle si la pelota se le despega, pero nunca en el área Sujetado por los madridistas La gran amenaza para los blancos es Fernando Torres, quien curiosamente todavía no ha marcado un gol al Real Madrid en partido oficial. El 9 rojiblanco es el clavo ardiendo para el resto de sus compañeros y los madridistas saben que casi todo el juego rival está diseñado para que lo culmine Torres. Fernando es un futbolista muy complicado para los centrales. No es el típico 9 de la vieja usanza, grande, fajador y lento. Es un delantero más fino. Se está moviendo continuamente y no tiene un punto de partida fijo. Lo mismo busca el desmarque hacia uno de los costados, que busca el espacio libre por la espalda de los centrales comenta Iván Helguera. Como es muy rápido de frente a la portería hay que obligarle a recibir el balón de espaldas. Y lejos del área. En esa zona, su juego es mucho más mane- Perea Lo mejor de él es que puede decidir el partido en un momento, en cualquier jugada, hay que estar muy atentos para vigilarle Antonio López Es impredecible, te la arma por ambos lados, marca la bicicleta por la izquierda y te la hace. Hay que ser rápido y más listo que él, no dejarle recibir, incomodarle, y si tiene el balón, no entrarle a la primera, o te la juegas y vas a por él jable para los defensas. Basa su regate en la potencia y es muy complicado sujetarle sin las ayudas de los compañeros. Dentro del área es intuitivo y no se le puede conceder un metro de ventaja. Cierto es que en los últimos enfrentamientos le hemos mantenido bien atado, pero el pasado no sirve para nada añade. Para el otro central blanco en este partido, Paco Pavón, la vigilancia a Torres exige plena dedicación. Comenta que aunque no hay un manual básico, su vigilancia dependerá de si juega como media punta o como único delantero. Ya no se hacen los marcajes al hombre y hay que trabajar en zona. Con esa disposición, el juego de Fernando tiene algunas ventajas. Si juega de media punta buscará casi siempre la zona más desprotegida, el espacio que hay entre la espalda de los medios centro y la cara de los defensas. Nosotros debemos procurar hacer más corta esa distancia para que se vea algo atrapado Lo que no debemos hacer los centrales es seguirle a cualquier lado. Nos sacaría de la zona natural y dejaríamos un hueco demasiado grande para otros