Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión SÁBADO 8 1 2005 ABC Mañana en Cartas al director ¿Qué Constitución? Creo que tenemos un pequeño gran problema. Igual es la poca madurez que ha adquirido nuestra democracia o que en todas las democracias pasa lo mismo. Ahora resulta que el Gobierno de la no sé que española (yo lo tengo muy clarito) nos pide, junto con el apoyo de la oposición, que vayamos a votar una Constitución Europea que desconocemos. ¿Vamos a permitir que se vulnere esta Constitución al igual que la nuestra? ¿Se va a permitir que dentro del marco de la Constitución se rían de las 1.000 víctimas del terrorismo? ¿Va a dejar la Constitución Europea que bandas terroristas tengan voz y voto dentro de la sociedad europea? Las respuestas que los políticos darían sería no pero entonces habría que preguntarse por qué la nuestra, de una manera más o menos legal, sí que lo permite. Igual es una barbaridad lo que digo, pero quizás antes de decir sí o no a la Constitución Europea, tendríamos que pensar si la nuestra realmente nos ampara y si votamos porque creemos en una Constitución Europea o porque la clase política nos dice que tenemos que votar sí. Lo que está claro es que cada vez lo tengo menos claro y que a día de hoy no sé qué es lo que tengo que hacer. Supongo que el Gobierno sí que lo tendrá claro y sabrá explicárnoslo durante estos meses. Rafael Lopez García. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Sector turístico Los movimientos realizados por Barceló, Iberostar y Riu para formar parte de los grandes touroperadores internacionales, como First Choice o Tui, representan un paso más del proceso de integración vertical que se ha puesto en marcha en el sector. Estas maniobras obedecen a la necesidad de que las compañías hoteleras y las aéreas se conviertan en sus propios touroperadores para garantizar el negocio a corto plazo. -El dinero que nos embolsamos por transferir su aportación a las víctimas del maremoto, nuestro Banco lo contabiliza por comisión humanitaria millones de damnificados. Pero me choca un poco que los americanos hagan uso de esta circunstancia para hacer gala de la más grosera filantropía imaginable, concediendo una enorme suma de dinero como donativo, lo cual es muy de agradecer, pero haciendo todo tipo de alardes de su generosidad, con despliegues mediáticos que rayan lo ridículo, con Powell viajando a la zona, con Bush animando con sus predecesores a los americanos a rascarse los bolsillos... Me ha parecido mucho más elegante el gesto de los japoneses, cuya aportación ha sido la mayor que ningún país ha hecho, mayor incluso que la de los americanos, pero sin tanto despliegue ni parafernalia, con mucha discreción. Eso sí es caridad; lo otro es pura filantropía. Robert H. Endsjö. Madrid. A tortas, no Según Ibarretxe, o dialoga con el Gobierno sobre su plan independentista o hay que arreglarlo a tortas. ¿No conoce otras posibilidades? Le recuerdo algunas: Su plan es anticonstitucional, por lo que el Tribunal correspondiente sin ninguna duda lo invalidará. Según el artículo 155 de la Constitución el Gobierno puede obligar a cual- quier Comunidad Autónoma a cumplir con las normas establecidas adoptando las medidas necesarias para la protección del interés general. El artículo 8 de la Constitución dice que Las Fuerzas Armadas tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional Juan Alfaro Martínez. Tarancón (Cuenca) Un día con José Antonio Alonso El ministro del Interior ha vivido su semana más tensa desde que dejó la toga por la política: por primera vez, su Ministerio anunciaba un plan de prevención de atentados en Navidad. El Semanal ha estado 24 horas con él. Futuras consecuencias Las consecuencias derivadas de un Gobierno cuyo objetivo- -tapado con la cortina de humo del talante, la sonrisa y el consenso- -es echar a la cuneta a casi el 50 por ciento de los votantes españoles, pulverizar al PP, único partido con sentido de Estado, y, desde una mayoría no natural y basada en componendas, detentar el poder; es que se divide a España, volvemos a las dos Españas. Los índices de crispación, antes atribuidos a Aznar, son ahora mayores que nunca. Se comienza poniendo bolardos a la entrada del Archivo de Salamanca y se termina en las barricadas. Ya se intentó que no hubiera alternancia en el poder, es decir, que no hubiera democracia, cuando gobernaba Felipe González, aunque las formas fueron menos burdas y menos peligrosas que las que está empleando Zapatero. No lo consiguieron. Un país no puede ni debe ser gobernado como un medio para conseguir un fin partidista; el gobierno, el buen gobierno para todos los ciudadanos de un país es un fin en sí mismo. Zapatero y su Gobierno han perdido otra oportunidad para demostrar, con una actitud clara, valiente, determinante y basada en los instrumentos que el Estado de Derecho pone a su alcance, que España está por encima de cualquier otra consideración partidista ¿o no? Uno ya se lo pregunta y las dudas surgen, pues a veces parece como si el mismo partido en el gobierno fuera el primero en tener interés en quebrar la unidad de España. Manuel del Rosal García. Talavera de la Reina (Toledo) El ejemplo japonés Son días de dolor y de solidaridad, tras el devastador maremoto en Asia. Y son dignos de admiración y agradecimiento todos los gestos, institucionales o privados, en apoyo de los De Primera Mano Como cada domingo, nuestro periódico ofrece este suplemento, en el que el lector encontrará lo que necesite. Todos los anuncios en su mano.