Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 8 1 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Gobernar, aunque sólo sea un poquito, es asunto fundamental, prioritario para quienes han hecho oficio de la política EUROPA Y LA RUPTURA DE ESPAÑA Con ZP y el social- nacionalismo en el poder aspiran a una Europa que acoja en su seno burocrático y afrancesado la representación de las comunidades nacionales -todavía nacionalidades- -a los máximos niveles democracia. Los que actuaA Unión Euromos con lógica producimos pea podrá abriralarma. Los que se dedican se un día al recoa provocar la alarma deben nocimiento de un Estado ser aceptados como normavasco libremente asociales. do y de una Comunidad Nacional catalana ASTA hace pocos años Muchos españoles se haCÉSAR ALONSO DE los nacionalistas vascen esta pregunta en estos LOS RÍOS cos, catalanes y gallegos y momentos de radical incerlos socialistas confederalistidumbre. Y pueden pretas pensaban que la vieja Comuniguntárselo al menos con el mismo dad Europea favorecía la emergenderecho con que Ibarretxe, Patxi cia de nuevos Estados. Se decía que López y Maragall plantean en sus la oposición a una radicalización nuevos Estatutos la representade los derechos autonómicos iba a ción de sus regiones respectivas dejar de tener sentido una vez que ante todas las instancias de la España ingresara en la ComuniUnión. Pero sucede que hemos lledad. Se hablaba de una Europa de gado a tal punto de asimetría entre las regiones y Maragall en una de unos españoles y otros, entre unas sus locuras llegó a imaginar una regiones y otras, que los nacionaEuropa de ciudades (entonces era listas y los socialistas- -Ibarretxe alcalde y estaba bajo la bota de Gony Patxi López- -pueden reivindizález) Ingresamos en la Comunicar, sin escándalo para nadie, que dad Europea y los socialistas y nael País Vasco y Cataluña tengan decionalistas tuvieron que aceptar legaciones en Bruselas mientras el la dura realidad de una Europa de resto de los españoles no podemos Estados Nación. Ahora, con ZP y expresar nuestra inquietud por el social- nacionalismo en el poder, ello. Nosotros, al formular nuestra han vuelto a crecerse: de nuevo aspreocupación, desestabilizamos; piran a una Europa que acoja en su ellos, al desestabilizar, ejercitan seno burocrático y afrancesado la un derecho. Ésta es la inversión de representación de las comunidacriterios a la que hemos llegado. des nacionales -todavía nacionaÉste es el resultado de muchos lidades- -a los máximos niveles. años de un pésimo ejercicio de la A labilidad y la indefinición con la que se presenta este problema está determinando que los nacionalistas y socialistas estén planteando sus aspiraciones con sumo cuidado. Temen que la Unión pueda ofrecer resistencias y por esa razón Ibarretxe no aspira a romper totalmente con España. Le interesa llevar hasta el límite de la soberanía su relación con el Estado español, pero con el cuidado de dejar un nexo simbólico que pueda amparar al Estado vasco asociado en el ámbito internacional y concretamente en el europeo. Aparecer como Estado asociado le permite no crear unos problemas especialmente difíciles o insuperables a la Unión. Porque ¿cómo podría aceptar la Unión Europea (uno de cuyos miembros es España) el ejercicio de la autodeterminación de una o varias regiones españolas? A no ser que los efectos de la autodeterminación quedaran disimulados en esa asociación libremente querida por ambas partes, vasca y española, catalana y española. Guarecidos en la fórmula laxa de un Estado confederal y de una Nación de Naciones, ¿por qué habría de ofrecer la UE una especial resistencia? Sobre todo si el reconocimiento de estas regiones nación se presenta con la anuencia o incluso con el apoyo decidido del propio Gobierno presidido por Zapatero. En ese caso, la Unión se limitaría a aceptar la ruptura de España asumida por los propios españoles: una inmolación. L LA PARTIDA NACIONAL E S cierto, como se encarga de cacarear el PP, que el PSOE, sometido al chantaje permanente de los republicanos catalanes, es un escaparate de extrema debilidad política y, lo que no es menos importante, de incoherencia estratégica Ahora bien- -o mal, que el caso no es para el gozo- el certero diagnóstico popular no es argumento suficiente para la pretensión de un pacto de Estado entre los dos primeros partidos nacionales que pueda detener el ímpetu soberanista del lendakari Juan José Ibarretxe. No es inteligente, y menos aún desde la observación distante, procesar el análisis político en términos de poder, que es como, en pleno síndrome de abstinencia, han comenzado a hacer los recaderos del silente Mariano Rajoy. Gobernar, aunque sólo sea un poquito, es asunto fundamental, prioritario para quienes han hecho oficio de la política. Para los ciudadanos, la misión del Gobierno, más aún en ausencia de las ideologías, es una coyuntura de la que cabe esperar el bálsamo de las alternancias, el impulso de la renovación y la alegría del progreso. Se supone que el sistema está garantizado, desde la médula constitucional, por todas las fuerzas políticas en presencia en los diferentes ámbitos de representación. La gran trampa de los nacionalistas, sin grandes diferencias de fondo entre unos y otros, es que se sentaron a la mesa, muy civilizada y democráticamente, para echar una partida de mus, que era el juego convenido en la Transición, para la gran partida nacional. Ahora, instalados en la mesa, con acceso al Presupuesto y en traición a los Estatutos que les justifican y a la Constitución que les ampara, no admiten que los reyes ganen a grande o los pitos a chica. Han decidido por sí, ante sí, y en desprecio a la mayoría de los jugadores, cambiar el juego, el tanteo, el reglamento y, sin el riesgo del envite, quedarse con la mesa, la bolsa y la baraja. José Luis Rodríguez Zapatero es ahora víctima, además de su propia debilidad parlamentaria, de la trampa de Ibarretxe, absolutamente intolerable desde la razón constitucional- ¿qué es eso de la razón democrática que maneja el presidente? -y el oportunismo de ERC; pero ése es un problema del Gobierno, no de la Nación. Al Ejecutivo corresponde, pues, su solución: la aplicación de la norma. Algo a lo que Zapatero no está acostumbrado ni parece proclive; pero que, ni de lejos, requiere pactos de Estado ni derroche de mayores energías. Después de más de un cuarto de siglo de experiencia democrática, y de muchos años de aprendizaje en la contemplación de los poderes desmedidos, produce un cierto sonrojo el decir algo como lo que va por delante, que a la Constitución se la defiende con la Constitución; pero conviene huir de los grandes y solemnes planteamientos como el que en esta ocasión propone un desordenado y no muy coherente Partido Popular. ¿L H REVISTA DE PRENSA La solución de la crisis en Ucrania fue un gran éxito de la UE, aunque los polacos y los lituanos, actuando bajo la influencia de Estados Unidos, no hayan tenido el mismo enfoque que los otros países de la UE dijo Borrell según el diario. Varios diputados en Varsovia exigieron inmediatamente explicaciones al respecto. El presidente Aleksander Kwasniewski dijo que Borrell lo había llamado por teléfono después de conocer el contenido del artículo de la Gazeta Wyborcza, para decirle que se trataba de un malentendido Por su parte, el nuevo jefe de la diplomacia polaca, Adam Rotfeld, declaró en una entrevista retransmitida por radio que no se debía dar demasiada importancia a las declaraciones de Josep Borrell. El mismo Borrell se distanció de esas declaraciones, tanto en su conversación con el presidente (Kwasniewski) como en una conferencia de prensa en Bruselas, señaló Rotfeld. S. I. Josep Borrell y Polonia El diario británico Financial Times se ha hecho eco de la polémica suscitada por el presidente del Parlamento Europeo, el socialista español Josep Borrell, que ha acusado a Polonia de seguidismo con respecto a la política exterior de Estados Unidos. Se basa el rotativo inglés en una información aparecida en el diario polaco Gazeta Wyborcza, según la cual Borrell había criticado el papel de Polonia en Ucrania y en Irak. Según este diario, el presidente del Parlamento Europeo declaró en la Fundación Foro Nueva Economía de Madrid que Polonia estaba más cerca de Ucrania que de los otros miembros de la Unión Europea (UE) Polémica sobre el Holocausto El cardenal alemán Joachim Meisner desató ayer críticas en la comunidad judía al comparar el aborto con los crímenes de Hitler. Herodes hizo matar a los niños de Belén, después Hitler y Stalin hicieron aniquilar a millones de personas, y hoy, en nuestros días, se mata a millones de niños no nacidos dijo el arzobispo de Colonia en su homilía del Día de Reyes. En declaraciones que publica el diario Saarbruecker Zeitung, el presidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania, Paul Spiegel, criticó al cardenal por comparar el aborto y la eutanasia con los crímenes nazis. Según Spiegel, frases así suponen una ofensa para la víctimas del Holocausto. S. I.