Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 1 2005 Nacional 21 Hallan muertos a un bebé y a su madre, inmigrante marroquí, que dio a luz sola La mujer, que se desangró, y su hijo fallecieron hace unos veinte días b Una hermana de la fallecida, que Fallece de infarto al ser informado del asesinato de su hijo b El joven murió a tiros en una zona de copas del centro de Cáceres durante un enfrentamiento con un grupo de muchachos; el presunto asesino ha sido detenido ABC CÁCERES. El padre de un joven de 19 años que en la madrugada de ayer falleció en Cáceres tras recibir un disparo, murió de un infarto al conocer la noticia de que su hijo había perdido la vida. El muchacho, A. C. y su progenitor, G. C. Z. pertenecen a una familia cacereña muy conocida y a la que popularmente llaman Los Chispas La muerte del joven se produjo sobre las tres y media de la madrugada de ayer en las proximidades de la céntrica Plaza de Albatros, donde existen numerosos locales de copas. Según testigos presenciales, el agresor realizó cuatro disparos contra la víctima, uno de los cuales alcanzó el cuello del joven, que murió desangrado en el suelo. El origen del suceso no está claro, ya que mientras unos testigos afirman que A. C. defendía a su novia de un grupo de jóvenes que la estaba increpando y que uno de ellos fue el que le disparó, otros aseguran que la víctima intentó defender a la compañera del supuesto agresor, a la que estaba maltratando. desconocía el embarazo, fue la que dio la voz de alarma. Ninguno de los dos cuerpos presentaban signos de violencia ABC PLASENCIA (CÁCERES) Murió sola, desangrada, poco después de dar a luz. El cuerpo sin vida del recién nacido estaba sobre una cama y el de ella, una inmigrante marroquí de treinta y seis años, en el pasillo de la casa. Madre e hijo fallecieron entre el 17 y el 20 del pasado mes de diciembre y fue anteayer cuando se encontraron los cadáveres. Sus vecinos de la calle Ancha, en la localidad cacereña de Plasencia, sobrecogidos, afirman no haber escuchado ni un grito de socorro. Los servicios de asistencia médica tampoco recibieron una llamada de la parturienta pidiendo ayuda. La Policía busca ahora al padre y marido de los fallecidos. La inmigrante marroquí y su bebé murieron en silencio y nadie sabe nada. Ni siquiera una hermana de la fallecida tenía conocimiento del embarazo. Fue esta la que dio la voz de alarma ante las repetidas veces que llamó al timbre del domicilio, en el tercer piso del número 92 de la calle Ancha, sin recibir respuesta. La mujer, que desde mediados del mes pasado no había visto a su hermana, fue a pedir ayuda a la Policía Nacional. Los agentes, al comprobar que, en efecto, nadie daba señales de vida en el interior de la vivienda, avisaron a los bomberos, que fueron los primeros en entrar en la casa. Allí, en el pasillo, sobre una mancha de sangre coagulada, estaba el cuerpo de la inmigrante marroquí. Los bomberos siguieron inspeccionando el piso y en una pequeña habitación encontraron el cuerpo del recién nacido. Limpio y con signos de haber sido cuidado, yacía el bebé sobre una cama. La mujer parió sola, sin la ayuda de nadie, en la casa que tenía alquilada. Ahora la autopsia tendrá que determinar la causa de su muerte y la de su hijo, que no se sabe si nació con o sin vida o si fue un parto prematuro. Los únicos datos que ha podido aportar la Policía es que la madre debió morir por culpa de una hemorragia, que no llamó a ningún centro de asistencia para pedir ayuda y que se encontraba en situación legal con permiso de residencia. La fecha de la muerte también la tendrá que determinar la autopsia, aunque todo parece indicar que los fallecimientos se produjeron entre el 17 y el 20 del mes pasado. No obstante, las primeras investigaciones han revelado que los cuerpos no presentaban signos de violencia, por lo que la Policía relaciona las muertes con un parto que se complicó La mujer murió sola y también vivía sola desde hacía varios meses en Pla- Calle de Plasencia (Cáceres) en donde vivía la inmigrante marroquí sencia. Era madre de otros dos niños, que en la actualidad no residían con ella. El paradero de su marido también es una incógnita, por eso la Policía intentaba ayer localizarle. EFE No es un caso aislado Para el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, la muerte de esta inmigrante marroquí y su bebé no es un caso aislado Estremecido por el hecho de que la mujer muriera en soledad, sin atreverse a pedir ayuda recordó que todas las personas que transitan por España tienen derecho a asistencia sanitaria Por ello, reclamó la elaboración de programas eficaces de infor- mación y detección de personas en situación de riesgo Y Nuñez Morgades afirmó que el de Plasencia no es un caso aislado al recordar el de una mujer que hace unos días dio a luz en los lavabos de una discoteca de Zaragoza, donde abandonó al bebé. Sobre este hecho, el Defensor del Menor criticó la indiferencia insolidaria de los que pudieron verla y no avisaron a los servicios de emergencia. Al mismo tiempo, advirtió a las mujeres embarazadas que no quieren quedarse con sus hijos que tienen la posibilidad de renunciar a ellos en el mismo centro sanitario para su adopción nacional, en la que hay miles de personas en lista de espera. El presunto agresor, detenido Al lugar de los hechos acudieron diferentes medios sanitarios que no pudieron hacer nada por salvar la vida del joven. El juez instructor, que procedió al levantamiento del cadáver, ha ordenado el secreto de las diligencias. Mientras, la Policía localizó y detuvo anoche al presunto autor de los disparos, que consiguió darse a la fuga. No obstante, los investigadores contaban con dar pronto con su paradero, ya que el agresor es conocido por varias personas que en esos momentos se encontraban en la plaza de Albatros. La Policìa ofrecerá hoy todos los detalles sobre la detención del presunto asesino. A la muerte del joven se suma la de su padre, que al ser informado de que su hijo había sido asesinado a tiros sufrió un infarto. El progenitor fue trasladado a un centro sanitario de Cáceres, pero todos los trabajos de reanimación a que fue sometido por los médicos no pudieron salvarle. Los dos cuerpos fueron trasladados al tanatorio San Pedro de Alcántara de la capital cacereña y hoy tendrá lugar el entierro de ambos. La muerte de estas dos personas ha causado en la capital cacereña una gran conmoción, ya que los fallecidos pertenecen a una familia muy conocida. Son ya 111 las personas que han perdido la vida en la carretera en Navidad ABC MADRID. Un total de 111 personas han fallecido en las carreteras españolas en los 85 accidentes de tráfico mortales ocurridos desde las tres de la tarde del pasado 23 de diciembre cuando se inició la Operación Navidad hasta las ocho de la noche de ayer, según informó la Dirección General de Tráfico. En los accidentes resultaron además heridas 101 personas de diversa consideración- -53 con lesiones graves y las 48 personas restantes con heridas de carácter leve- El accidente más grave de ayer se produjo en la provincia de Lugo. Un niño de siete años, Iago Ferreiro Sánchez, resultó muerto en el término municipal de Baralla. En el siniestro tam- bién resultaron heridos graves otro menor de ocho años y dos adultos. El accidente ocurrió sobre las cuatro de la tarde en el kilómetro 462,750 de la carretera A- 6, sentido Madrid, al salirse de la vía el vehículo por el margen izquierdo, chocar contra la barrera metálica de seguridad y posteriormente volcar. La Operación Navidad del pasado año se saldó con 165 accidentes de tráfico mortales en los que perdieron la vida 195 personas y otras 162 sufrieron heridas- -101 graves y 61 leves- pero se prolongó durante dos días más que este año. El balance definitivo de tráfico de las fiestas navideñas actuales se cerrará a las doce de la noche del próximo 9 de enero.