Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 1 2005 87 Fútbol y tenis se manejan por sus propias reglas en las sanciones por dopaje y no tienen controles de sangre El Real Madrid ganó (76- 66) al Prokom y allana su camino hacia la segunda fase de la Euroliga 7: 54 minutos en el microscopio Real Madrid Casillas 0 Salgado Helguera Samuel Roberto Carlos Beckham Guti Zidane Raúl Morientes Ronaldo Pavón 1 0 Solari 8 1 4 3 2 2 1 1 4 1 0 0 0 00: 0000: 4001: 1201: 5703: 0003: 1003: 5605: 5707: 540 INTERVENCIONES 4 4 5 3 4 4 4 9 5 5 5 6 6 3 3 3 3 3 3 5 4 Real Sociedad Riesgo Rekarte Luiz Alberto Labaka Garrido Karpin Mikel Alonso Aramburu Gabilondo Nihat Kovacevic El Madrid vivió más de media hora de paroxismo, desde que salió a calentar hasta que Lizondo Cortés pitó el final. En medio, concentración, compromiso, excitación, besos, collejas... El desbocado abrazo de Raúl a Vanderlei TEXTO: JULIÁN ÁVILA JUGADAS Jugadas de ataque Por la derecha Por el centro Por la izquierda Centros al área Remates a puerta Remates fuera Remates de cabeza Faltas cometidas Saques de banda Paradas del portero Saques de esquina Penaltis Fueras de juego 7 1 4 2 1 0 0 0 2 3 3 0 0 0 EL PARTIDO, MINUTO A MINUTO Luiz Alberto saca de portería Pase en profundidad a Ronaldo, Riesgo para el balón Cabezazo de Raúl hacia Morientes, detiene el guardameta Disparo de Morientes, atajado por el portero Guti lanza el pase en largo hacia Ronaldo Labaka comete penalti sobre Ronaldo Zidane transforma en gol el penalti Helguera impide el disparo de Nihat dentro del área Fin del partido Infografía ABC MADRID. Michael Owen fue el primero en abandonar el vestuario del Madrid con una sonrisa casi nerviosa. Miró a los periodistas a la vez que retorcía el dedo índice de la mano derecha contra la sien. ¡Esto es de locos! debía pensar el delantero inglés. Su gesto resumía lo que se había vivido en ocho minutos y medio trepidantes sobre el césped. Hasta que Luiz Alberto puso en movimiento el balón, los jugadores del Real Madrid y el cuerpo técnico se refugiaron en una parafernalia estimulante. Todo parecía diferente ya en el calentamiento. El trotar inquieto para activar los músculos; la respiración acelerada para calmar los nervios; el trago de agua para escupirlo de inmediato; los continuos gestos de compromiso de técnicos y jugadores; los besos de Solari o de Ronaldo; los pescozones del preparador físico Antonio Mello... Todo cercano al delirio. EN EL PALCO RAFAEL MARICHALAR desde luego, se enteró. Antonio García Ferreras, director general de Comunicación, hombre curtido en lo suyo, impecable profesional, llevó de Madrid a Miami lo que sucedía en el Bernabéu. Era Radio Real Madrid en el más puro directo. Luego puso en contacto al presidente con Sacchi, Raúl, Casillas, Roberto Carlos y al entrenador Luxemburgo. Hay noticias de que Florentino celebró por todo lo alto la victoria. Estaba radiante y confiado de que con el nuevo año nazca un nuevo Madrid. Ferreras apostilló: El Madrid ha sorprendido a todos ganando a lo grande A Sacchi, muy cerca, junto a Ramón Martínez, no le cabía en la cara la sonrisa: Nunca en mi vida había visto cosa igual. Es la primera vez. El Madrid, bien, muy bien y se perdió, camino del vestuario. Con Florentino en el Caribe, su sustituto, el que hizo de presidente, fue Fernando Fernández- Tapias. Fue escueto y contundente: Jugando así, ganaremos todo Y Butragueño, a su aire: El fútbol tiene esta grandeza José Luis Astiazarán, presidente de la Real Sociedad, se equivocó en sus deseos. Quería un 1- 2, no un 2- 1. Al final salió a la carrera sin decir palabra. Le esperaba un avión. Cuando Ferreras retransmitió el partido a Florentino MADRID. Fueron 22.000 mil espectadores. Y uno de ellos, desde el palco, retransmitió el partido, con el móvil pegado a la oreja, segundo a segundo, jugada a jugada. Florentino Pérez quería estar informado al momento Y, Faltaban veinticinco minutos cuando para las seis cuando el perfil de Raúl se hizo visible por el túnel de vestuarios. Los más de diez mil aficionados madridistas que por entonces estaban en la grada rugieron como en las grandes citas. Los jugadores de la Real, ya en el campo, no se inmutaron aunque debieron quedar impactados visto el resultado posterior. Vanderlei Luxemburgo siguió el calentamiento desde fuera, muy cerca de su zona técnica. Embutido en un abrigo oscuro, entonces se le veía tranquilo (después se demostró que no era así) Veinte intensos minutos duró la puesta a punto del Madrid. La Real se retiró al vestuario para cambiar la ropa de entrenamiento por la de juego. El Madrid no lo hizo. Había salido desde el principio con el mono de trabajo debajo de la sudadera para no desenchufarse. La espera al rival y al colegiado se hizo algo angustiosa para los madridistas, aunque estuvo cargada de compromiso. Solari besó uno por uno a los compañeros, mientras que Mello repartía cariñosas collejas. La viveza del juego puso las pulsaciones en cotas elevadas; el penalti y el gol de Zidane, al borde del infarto. Luxemburgo tuvo su cuota de protagonismo en los ocho minutos largos, sobre todo todo cuando tenía el marcador a favor. Su escenificación fue un espectáculo. Estaba tan metido en la faena que la zona técnica se le hizo pequeña. Gritó para colocar a sus jugadores en el campo; chilló para hacer los dos cambios; y saltó cuando todo se acabó. Raúl, que fue sustituido, fue el primero en fundirse en un emotivo y desbocado abrazo con el técnico. Después vino la celebración colectiva y la mini fiesta en el vestuario.