Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid CABALGATA DE REYES LA NOCHE DE LA GRAN ILUSIÓN JUEVES 6 1 2005 ABC La carroza de Madrid 2012, a su paso por la Puerta de Alcalá (Viene de la página anterior) Las ocas, muy disciplinadas, marcharon con paso marcial por las calles del centro La Cabalgata, dato a dato Veintiséis carrozas y 17 formaciones de músicos, pasacalles y vehículos de época desfilaron por las calles de la capital. Un total de 54.000 bombillas iluminaban las espectaculares carrozas, que convirtieron las arterias del centro en una zigzagueante serpiente de colores. Alrededor de 3.000 kilos de caramelos endulzaron el paso de la comitiva. Catorce fueron las intervenciones que realizó el Samur, todas de carácter leve, al tratarse de torceduras y fracturas debido a caídas. Hubo una patología cardíaca de poca consideración, Los Reyes Magos fueron representados por los concejales José Enrique Núñez (Melchor) Manuel Troitiño (Gaspar) ambos del PP, y Ramón Silva Buenadicha (Baltasar) del PSOE. nuevo del emperador o La Sirenita eclipsaban los adornos navideños, aunque los Reyes Magos terminaran siendo los verdaderos protagonistas de la noche. Eso sí, debían de andar escasos de caramelos, o eso pensó un niño, atónito, cuando un paje de Rey Melchor se le acercó para coger caramelos de su bolsa y lanzarlos entre el expectante público. Pero no dejes que te los quite bromeó una madre que, desde luego, estaba disfrutando como una niña. Como también disfrutaron los elefantes indianos- -procedentes del Circo- -que acompañaban al Rey Baltasar. Se están comiendo todo decían los niños, sorprendidos al ver cómo los grandes animales aspiraban todo lo que encontraban en su camino. Cuando estas carrozas pasaban, cada uno coreaba el nombre de su rey favorito. Yo prefiero a Melchor, pero he pedido pocas cosas aseguraba una pequeña de tan sólo 3 años. Otra, al ver aparecer a Baltasar, no podía decir ni palabra, porque lo veía por primera vez. Contra el frío, humor Con una puntualidad inusitada en Madrid, llegó la Estrella (hinchable) de la Ilusión al cruce de la calle de Alcalá con Gran Vía a la hora prevista, las 19.40. Para entonces, el público que se congregaba en torno a las vallas calentaba el frío atardecer de invierno con simpáticas exclamaciones del tipo de ¡La calefacción, subidla un poco! Los primeros aplausos los arrancó el Escuadrón Ecuestre a su paso- ¡Precioso, precioso! gritaba una mujer a pleno pulmón- pero los primeros caramelos llegaron de manos de los bomberos, adultos y pequeños, que flanqueaban dos coches de época de este Cuerpo tan admirado por los chavales. Los cisnes de la carroza del Zoo- Aquarium de Madrid fueron los primeros animales verdaderos en desfilar por las calles del centro, aunque no los únicos. Mención aparte merece el grupo de ocas que, a las órdenes de un profesional pastor apretaban su paso marcial- -a la orden de po, po, po, po, po -o se paraban, momento en el que intentaban, retorciendo el cuello, deshacerse de las molestas bolas de Navidad que les colgaban del cuello. En la muchedumbre, caras de ilu- Queridos Reyes, hemos sido malísimos... pero estamos arrepentidísimos rezaba una pancarta El cuarto centenario de El Quijote y la candidatura olímpica tuvieron un papel protagonista durante el desfile sión e impaciencia por la cita, al amanecer, con los regalos de sus Majestades de Oriente. Pero en las carrozas, como en la de Madrid 2012, también las sonrisas de algunos medallistas olímpicos unían oreja con oreja. Tal era el caso de un alborozado Feliciano Mayoral, consejero delegado de la candidatura olímpica de Madrid, quien desde su trono reveló a ABC que le había pedido a los Reyes que traigan los Juegos Olímpicos a la capital La animación también caminó a pie la larga tarde de ayer. Entre los pajes que más trabajaron estuvieron los de La abuelita que no pararon de hacer bromas a los chicos, tratando quizá de paliar la excesiva amplitud de ciertos Sus Majestades de Oriente, con el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz- Gallardón, y la concejal de las Artes, Alicia Moreno tramos del recorrido, algo que dificultaba que la mayoría de los caramelos llegara a manos del público. Todo fuera por evitar los molestos caramelazos que, en esta ocasión, tuvieron un efecto búmeran, al ir a parar a alguno de los niños del cortejo. Las carrozas estuvieron bastante acertadas si se tiene en cuenta la concepción tan particular- -casi laica- -que el Ayuntamiento de la capital tiene de la Cabalgata desde que su máxima responsable es la concejal de Las Artes, Alicia Moreno. Aunque también las hubo tremendamente sosas, rozando lo aséptico, como una en la que aparecía una chica mitad mujer, mitad pez, que pretendía hacer las ve- FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ ces de una sirena. Eso sí, chapeau por la chica de una de las carrozas de la Concejalía de Las Artes que mantuvo durante todo el recorrido el equilibrio sustentada, solamente, por un aro y un lienzo de tela. Hubo grandes aplausos para ella por parte del público, quien no dejó pasar por alto su hazaña. Lástima que una de las carrozas del Ayuntamiento no pudiera terminar su recorrido, puesto que, a la altura del Teatro Alcázar, en la calle de Alcalá, su cargamento de paja prendiera fuego al estar demasiado cerca de las bengalas que abrían paso a la imponente Reina de las Nieves. Afortunadamente, el suceso quedó en una simple anécdota y no hubo que lamentar heridos, aunque sí