Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ELECCIONES PRESIDENCIALES EN PALESTINA EL CENSO, EN MANOS DE SHARÓN JUEVES 6 1 2005 ABC La resolución 194 del Consejo de Seguridad de la ONU ampara el derecho de los refugiados al retorno Mahmud Abbas reclama a Israel la liberación de todos los presos políticos palestinos mala, Mahmud Abbas (alias Abu Mazen) ha prometido que no descansará hasta lograr el reconocimiento israelí al derecho al retorno y compensaciones económicas para los refugiados palestinos (1,4 millones en Jordania; 370.000 en Líbano; 370.000 en Siria, además de los 800.000 de Gaza y los 570.000 de Cisjordania, éstos últimos con derecho a voto) y la liberación de todos los presos políticos, incluido un Marwán Barghuti, que desde ayer ha dejado de estar aislado en su celda. Todo de acuerdo con la resolución 194 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, aprobada el 11 de diciembre de 1948 y renovada cada año desde entonces: Los refugiados que deseen volver a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos tendrán que ser autorizados a hacerlo lo antes posible mientras que aquellos que no deseen regresar deberán recibir indemnizaciones por sus propiedades perdidas Entonces huyeron unos 760.000 refugiados (todas las cifras son de la Unrwa, agencia de la ONU para refugiados) mientras que 400 ciudades fueron destruidas por las tropas judías. Hoy suman casi cuatro millones, incluyendo a los de los Territorios Ocupados. Casi todos, en situaciones muy precarias y no sólo por culpa de Israel (que nunca aceptará su regreso para mantener la mayoría judía del Estado) sino también de esos países árabes (Siria y Líbano, sobre todo) que los han abandonado a su suerte sin querer integrarlos nunca entre su población. Una mujer palestina transita frente a los carteles de propaganda con los candidatos para las elecciones presidenciales AP Tres millones de refugiados y emigrantes palestinos, sin derecho a voto Israel dice haber hecho ya demasiadas concesiones con Jerusalén Este refugiados de Jordania, Líbano o Siria; ni los emigrantes en todo el mundo; ni los 8.000 presos encarcelados en Israel podrán emitir el domingo su sufragio J. CIERCO JERUSALÉN. No todos los palestinos en edad de poder hacerlo tendrán derecho a voto en las elecciones presidenciales del domingo. No todos los palestinos, de origen, de nacimiento, de corazón, de nacionalidad imposible, de pasaporte inservible, podrán depositar su papeleta en la urna. Los tres millones de palestinos de la diáspora, la mayoría refugiados en los malditos campos de Líbano o Siria; en la vecina Jordania (único país árabe que aceptó concederles la nacionalidad local) en las Monarquías del Golfo Pérsico o en ese Occidente cada vez más reacio a todo lo que huela a Islam, no están siquiera incluidos en un censo electoral con otras lagunas. Tampoco podrán citarse con la mayor expresión de una democracia, esa que se exige a los de dentro bajo la ocupación de un país extranjero, los 8.000 presos palestinos en las cárceles y campos de detención israelíes. El Gobierno de Ariel Sharón no se lo ha permitido pese a los requerimientos de organizaciones de derechos humanos locales e internacionales, que, visto lo visto, han acabado por recurrir al Tribunal Supremo de Israel. Bastante hemos hecho al permitir el voto de los palestinos de Jerusalén Este como sucediera en 1996 ha respondido el ministro israelí de Segurib Ni los dad Interior, Guideón Ezra, a una carta enviada por el titular palestino de Asuntos de los Prisioneros, Hisham Abdel Razek. Hace nueve años, en las elecciones ganadas por Yaser Arafat, los presos palestinos encarcelados en Israel tampoco pudieron votar. Pero entonces no eran ocho mil, muchos de ellos administrativos (es decir, sin haber sido acusados de delito alguno ni juzgados) sino unos pocos cientos. Refugiados y presos. Dos banderas tan importantes en la lucha de los palestinos por la creación de un Estado soberano, independiente y viable, que no han dejado de ser enarboladas a diario por los siete candidatos a las presidenciales del domingo. La lucha continúa El que más ha hablado de ellos, sin duda, el seguro vencedor de unos comicios marcados sobre todo por el boicot de la oposición, con Hamás al frente, y no tanto por la emoción de la campaña. En todas sus apariciones públicas, en todas sus intervenciones, desde el primer discurso con el que abrió la carrera electoral el pasado sábado en Ra- Dieciocho militares argelinos caen abatidos en una emboscada de terroristas islámicos EFE ARGEL. Dieciocho miembros de las Fuerzas Armadas argelinas murieron en una emboscada tendida por un grupo terrorista, informaron medios locales. El atentado tuvo lugar la noche del domingo en la región de Biskra, unos 400 kilómetros al sur de Argel, y la responsabilidad del mismo apunta al radical Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) una banda terrorista dirigida por Abdelmalek Durkhal. Medio centenar de extremistas vestidos con la indumentaria de los combatientes afganos se apostaron a ambos lados de una carretera, entre las aldeas de Sidi Khaled y Rais el Midha, e hicieron detonar un potente explosivo al paso de una caravana militar. Acto seguido ametrallaron los vehículos y, aunque una parte de sus ocupantes pudo responder a la agresión, murieron dieciocho de ellos, entre los que figura un oficial superior del Ejército. Otros diecinueve militares resultaron heridos y fueron hospitalizados en los centros sanitarios de la región, mientras que el comando salafista logró replegarse a sus refugios de montaña. El Ejército mantiene en la zona un operativo de rastreo con la finalidad de localizar a los agresores, pero hasta el momento no se ha dado ninguna información oficial sobre lo ocu- rrido. Fuentes locales creen que el comando terrorista estaba dirigido por uno de los principales cabecillas regionales del grupo salafista llamado Mokhtar Belmokhtar, conocido por su apodo de Belauar el Tuerto Este terrorista operaba en las zonas saharianas fronterizas con Mali y Níger, donde se dedicaba al contrabando, pero el atentado ocurrido en Biskra confirmaría que se ha replegado a una región intermedia entre el Sahara y la estepa. La noticia de este atentado se produce cuando el Gobierno argelino, por medio del Ministerio del Interior, informó de la detención de trece miembros del Grupo Islámico Armado (GIA) y afirmó que esta banda terrorista se encuentra prácticamente desmantelada. El grupo salafista, por el contrario, contaría con varios centenares de seguidores a los que se considera los más peligrosos entre los integristas armados.